Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El engañoso proceso para ganar dólares en Snapchat desnudándote

Sex-feature-ub
05/10/2017
|
FOTOGRAFÍA: ALEJANDRO CREMADES

Hace un par de meses un artículo de VICE revolucionó las redes sociales. Según una experiencia relatada, ganar dólares como chica-Snapchat era pan comido. Se convirtió en un fenómeno en los feed de cualquier venezolano en Facebook. Cuestionamientos iban y venían para quienes no entienden de plataformas o no se sienten a gusto con su cuerpo. Alejándonos de las cuestiones morales, aquí revisamos, sirviendo de conejillo de indias, qué sucede realmente cuando quieres entrar a este mundo.

Snapchat es la red social que nació con un propósito: sumar contenidos creativos. Nativamente buscar fomentar con mayor intensidad la creatividad, el storytelling y la capacidad de contar historias condimentándolas con emojis, filtros, máscaras e informalmente los nudes en takeovers explícitos. Como saben, aquí estamos a favor de la poca ropa.

Tomó la vanguardia en la ruta para conseguir dinero fácil en el caso de ellas y en un catálogo para ellos. El selling line es perfecto para mujeres con necesidades, que abundan en Venezuela, y que buscan un ingreso fácil. Encontrar quien gaste dinero a través de la aplicación no suena a tarea complicada y ganarlo mucho menos. Hasta este momento.

En UB cuestionamos la simplicidad del asunto; la monetización e intereses de los propietarios de este tipo de cuentas en la red social y cómo ocurren las coberturas. El manoseo cibernético es posible con el uso de un smartphone y la disposición de una chica con deseos. Y con ellos, el grito desesperado de Snapchat que pide a los jóvenes y millennials que dejen de brindarle a la plataforma la funcionalidad del sexfie.

Antes, explicaré de manera muy breve la interacción basada en el artículo publicado en VICE a principios de año. La chica envía la solitud de “amistad” o la cuenta hace un casting de chicas añadiéndolas y esperando la confirmación de las solicitudes. Ella se identifica, confirma que es mayor de edad. El hombre, patrón de la cuenta en Snapchat, procede a hacerle ciertas preguntas y finalmente le da acceso con clave y usuario a la chica. Ella se mueve, se desnuda y hace lo que quiere. No hay límites ni reglas. Tetas, cara, nalgas, con ropa o sin ropa.

El rol de la plataforma cambia y se transforma en un catálogo de seducción. Un álbum de fotografías, videos y sonidos están disponibles. Presenciar un orgasmo o vivirlo es posible mediante una cantidad de dinero en transferencia por Paypal. La conversación, preferencias y requerimientos personales suceden cuando ella accede a brindar información de su cuenta personal en la plataforma.

Debemos advertirles. El takeover de este tipo de cuentas puede resultar un tanto complicado si se contacta a los “patrones” con la disposición incorrecta. No te bastará con tapar tu cara y solo mostrar las tetas. Debes ser más creativa. Utilizar un labial rojo, lencería oscura y el compromiso de tragar leche aun cuando no se tiene un miembro al frente. Debes estar consciente y preparada porque te querrá como su propiedad. Necesita adueñarse de tu cuerpo así sea cibernéticamente, quedando así toda la información grabada en los servidores de Snapchat y en las capturas del teléfono de Dimitri, muy probablemente.

Tengo meses buscándole la caída. Siguiéndole la pista. Interactuando con el chico para escaparme del momento incómodo que había propuesto en nuestra primera conversación. Intentando recabar información sobre lo que no se dijo en el artículo de VICE, sus porqué y hasta la identidad de la chica que lo gritó al mundo en el medio mexicano, la descubrí. Ya lo intuía, no podía ser tan fácil, sencillo y tan práctico como ella decía. Aquí les cuento mi experiencia queriendo hacer un takeover en la famosa cuenta de Snapchat:

El engorroso proceso de autentificación de identidad

La experiencia comienza a la espera de solicitud de aprobación. El usuario es @wetpussycreamy – su traducción al español sería algo como “@vaginamojadaycremosa” – y tardó unos cuatro días en aceptarla. Durante la espera me dediqué a publicar unas cuantas selfies, foto trampa y algunos videos un tanto “provocativos”. El pelito de medio lado y una buena canción nunca fallan. Puro pantalleo pues.

Me escribió al instante y en inglés. Intenté que hablase español. Ni una palabra. Primera traba para buscar “la salida fácil” en un país donde solo 200.000 venezolanos tienen la habilidad de escribir un correo básico en inglés , según estudios del centro de idiomas EF. Pero quién quita que el traductor de Google sea el elegido como salvación para estos casos.

UB-Usuario-Snapchat

Tras varias oraciones de cortesía, el hombre sin nombre me pide mi ID o identificación para comprobar que soy quien digo ser y estar seguro de mi mayoría de edad. Tuve mi cuestionamiento interno, pero decidí enviarle una captura de una identificación falsa que usaba por allá en el 2009 para entrar a locales cuando solo era una chiquilla.

El hombre, casi como un robot, accede a conversar conmigo casi un mes después del primer contacto. En la conversación se indignó al explicarme cómo es el meollo del asunto y los beneficios para ambos. Sabía que no era un proceso tan light y así resultó ser. Para mi sorpresa, requerimientos personales aparecieron en la conversación.

El fetiche del maestro

Desnudo con las piernas abiertas y entre ellas, sus manos con el deseo de tocar su miembro cada vez que pide a una chica un requerimiento personal. La usuaria posiblemente quede atrapada en este juego de manipulación, éxtasis y de dinero fácil. Un tipo con ganas de probarte a distancia. Él entiende el poder que tiene. No quiere dinero, solo quiere una cosa a cambio: que gimas con la intención de que seas suya.

Te hace saber que su nombre es Dimitri Norkham y rápidamente conectas con un estereotipo europeo. Meses después descubrí que está residenciado en Francia. No pude escuchar su voz, ni observar su cara. De lo que sí estaba segura era que el requerimiento de un hombre con ese perfil, no sería fácil. Arriesgado y poco convencional, resultó ser. Me recordó a la típica porno con un protagonista de cabello claro y un gran paquete al no se le entiende nada. Explícito y directo, el jugueteo comienza. Cohibirse no está permitido, te lo estamos advirtiendo, ¿pensaste que sería fácil?

UB-Usuario2-Snapchat

Capturas de pantalla de la conversación en Snapchat

Sus requerimientos personales: “El primero: una frontal y sexy selfie, totalmente desnuda. Necesito ver tus piernas abiertas, vagina jugosa y también tu cara. En una hoja blanca escribe “propiedad de Dimitri Norkham”, en mayúsculas y con marcador. Envíamelas en foto y video. El segundo: escribe mi nombre “Dimitri Norkham” en mayúscula con un delineador de ojos en tus senos, sin sostén. Tómate una fotografía y un video con tus piernas abiertas y donde pueda ver tu cara”.

En un primer instante puede resultar la propuesta agresiva. Te saca de tu zona de confort y a lo que estás acostumbrado. Un par de nudes o videos calientes nunca llegarían a este nivel de solicitud en un hombre venezolano o al menos eso pienso. Si lo analizamos, es una perversión bastante inteligente. ¿Caprichosa?, por supuesto. Es un¿na estrategia inteligente para cubrirse las espaldas o evitar acciones mal intencionadas. Yo rechacé hacerlas, los parámetros para mi investigación tienen un límite.

Sin embargo, seguimos en contacto. Jugueteó conmigo intentando que me convirtiera en una chica mala, con él no tenía ganas de serlo y menos a través de un smartphone.  Satisfacer a un hombre por Internet es muy fácil y engañoso, eso es un buen punto de partida. La misma plataforma te ayuda con sus funcionalidades: los filtros juegan a tapar imperfecciones y sus máscaras animadas te ayudan a convertirte en un fetiche. El flash incorporado de Snapchat es una solución mágica a locaciones oscuras y a escondidas, como debía hacerlo si accedía.

UB-Usuario3-Snapchat

Me cercioré de fijar las líneas en la conversación que me interesaban. Recordemos que en Snapchat todo el contenido es fugaz, se pierde pasada las 24 horas. Me envió un hipervínculo del artículo de VICE y respondí que conocía a la chica que había dado la entrevista. Perdí el interés en seguir intentándolo y cerréé la app.

Por momentos me sentí engañada. Ganar dinero mostrando recatadamente alguna parte de mi cuerpo es imposible. Si te lo propones es un todo o nada, al menos en los primeros pasos del proceso.  Los fetiches “raros” sí son comunes, incluso hasta un tanto exagerados si lo comparamos en las fotografías de pies que le solicitaban a la venezolana en el artículo mexicano.

UB-Usuario4-Snapchat

Sabemos y es posible que varias chicas lo han intentado o están pensándolo, antes de hacerlo, reflexiona. Para mí, el esfuerzo y el riesgo no vale la pena por unos cuantos dólares. Decidí  no intentar conocer la experiencia completa. Es probable que Dimitri sea el chico que logre tener el mayor premio. Obtener dinero fácil, en todo caso, es como en cualquier aspecto de la vida: realmente cuesta, aunque no lo sientas así al princpio.