Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El fado gay de Joao y Tiago

PORTUGAL-MUSIC-GAY-FADO-QUEER
03/10/2019
|
TEXTO: THOMAS CABRAL/ AFP FOTOS: PATRICIA DE MELO MOREIRA / AFP

Se hacen llamar “Fado Bicha”, que es casi como decir “Fado loca”, y entre los dos exploran una faceta poco ortodoxa de este género musical de la tradición portuguesa

Con una larga peluca negra, medias de reja y minifalda a tono, “Lila Fadista” levanta un abanico a la altura de su barba mientras canta al dolor y a la revuelta de una comunidad gay ausente hasta aquí del universo del fado, la música tradicional de Portugal.

Tiago Lila, su verdadero nombre, está acompañado por Joao Caçador, quien, aferrado a su guitarra eléctrica, se oculta bajo un sombrero de largas alas que solo deja ver su pantalón leopardo y sus tacones altos.

Juntos, ambos artistas forman el grupo “Fado Bicha”, que se puede traducir como “Fado Queer” o “Fado Loca”.

Desde 2017, dieron 150 conciertos en Portugal, España, Francia o Bélgica, y animan con regularidad las veladas de un hotel de Lisboa para turistas gay.

El dúo se apropia del patrimonio del fado para contar los amores de un pescador con un vendedor de mariscos, la desesperanza de un bailarín homosexual encerrado en un hospital psiquiátrico o el orgullo de una mujer transexual convertida en líder de los militantes a favor de los derechos de las personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexo).

“Cuando canto el fado, siento una energía muy femenina (…) Comprendí rápido que no hay lugar para mí en el medio del fado tradicional”, cuenta el cantante de 34 años, quien dejó la escuela de fado que frecuentaba para crear su alter ego travesti.

- Clásicos con nuevo rostro -
“Es la solución que encontré para vivir mi sueño sin tener que renunciar a una parte de mi identidad”, dice este psicólogo de profesión.

Lila no duda en apropiarse de las canciones más famosas, inclusive las cantadas por la gran diva del fado Amalia Rodrigues, fallecida hace 20 años, reescribiendo sus letras.

PORTUGAL-MUSIC-GAY-FADO-QUEER

El uso de la guitarra eléctrica en vez de la clásica que acompaña una guitarra portuguesa de doce cuerdas, es también “una forma de liberación y subversión”, afirma Joao Caçador, instrumentista de 30 años que estudió el jazz y sigue tocando para empresas musicales de fado tradicional.

“Es la primera vez que oigo fado y es conmovedor. Es necesario que los artistas se comprometan así, es genial lo que hacen por nuestra comunidad”, dice Guillaume Bellon, turista francés de 31 años alojado en este hotel situado en un barrio elegante de Lisboa.

“Yo no distingo si es cultura gay o no. Canta con su alma, con todo su ser”, dice Ana Pereira, quien vino a escuchar al dúo en un festival de música y de arte emergente.

De hecho, subrayan los dos artistas que crecieron en los suburbios de Lisboa, este género musical surgió al margen de la sociedad, en los barrios populares de la ciudad a fines del siglo XVIII para terminar inscrito en el patrimonio immaterial de la Unesco en 2011.

- La sombra de la dictadura -
Maria Severa, cantante que vivió a mitad del siglo XIX, “es considerada como la primera leyenda del fado y era gitana y trabajadora sexual”, subraya Lila con una maliciosa sonrisa.

Frente a un proyecto como el “Fado Bicha”, hay gente tradicional que critica, dice Carlos Sanches Ruivo, propietario del hotel donde el toca el dúo. Sanchez Ruivo es presidente de la Cámara de Comercio y Turismo LGBTI de Portugal.

PORTUGAL-MUSIC-GAY-FADO-QUEER

“Pero nosotros queremos salirnos de este statu quo que sigue ligado a un sombría etapa de nuestra historia”, agregó el empresario franco portugués de 51 años refiriéndose a la dictadura de Antonio Salazar cuya política cultural reposaba sobre “tres F”: fado, fútbol y Fátima, en referencia al santuario católico del centro del país.

Tiago Lila y Joao Caçador comenzaron a grabar un primer álbum que será producido por Luis Clara Gomes, artista conocido por su proyecto de pop electrónico “Moullinex”.

“Lo que me gusta del ‘Fado Bicha’ es su capacidad a rendir homenaje a la herencia del fado virtiéndolo a un universo filosófico con el que me identifico”, dijo el productor.