Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El SUV del mañana ya está aquí

Tesla-feature-ub
04/08/2017
|
FOTOGRAFÍA: TESLA

Con más potencia que muchos superdeportivos y capacitado para una futura conducción autónoma, el Tesla Model X P100D sería el auto ideal para una reedición de Volver al Futuro

Elon Musk aseguró que sus vehículos revolucionarían el mercado y, de alguna manera lo ha conseguido. Solo basta con echar una mirada al Tesla Model X P100D para tener una idea: con un tamaño promedio para autos de su tipo, es capaz de albergar hasta siete pasajeros, y su sistema es tan potente que puede ir de 0 a 100 km/hora en el mismo tiempo que cualquier superdeportivo. Ah, y sin gastar una gota de gasolina.

El tercer integrante de la familia Tesla es un potente SUV que incluye no pocos detalles crossover, sedán y gran turismo, una combinación que la firma americana ha logrado manejar de manera magistral para crear un vehículo único en su tipo: gran capacidad, tecnología futurista y amigable con el ambiente.

tesla4

Relativamente bajo para ser un SUV, el diseño está dominado por las curvas y las superficies limpias. Por carecer de motor al cual enfriar, en el frontal sin parrilla sobresalen los juegos ópticos de luces LED, mientras que al fondo destaca el muy disimilado spoiler. Por supuesto, nada de tubos de escape.

Sin cerraduras, los laterales destacan por las puertas ‘alas de halcón’, versión Tesla de las alas de gaviota de Mercedes, pero que este caso dan acceso no a una, sino a dos filas de asientos traseros. De allí su gran tamaño y el apelativo al halcón. Cuentan con sensores para medir distancia con posibles obstáculos para evitar golpes en los lados o arriba.

En el interior, el confort es una de las premisas. Versátil como todo SUV, los asientos pueden tener tres configuraciones: 2-3, 2-2-2 ó 2-3-2, de modo que puede albergar cinco, seis o siete ocupantes, que pueden moverse con total comodidad en el suelo plano y jamás escucharán ruido alguno del motor.

TeslaInterior Teslainterior1
Por su sencillez, el tablero puede resultar complicado para quienes estamos acostumbrados a los controles tradicionales: aparte de dos botones para abrir la guantera y para las luces intermitentes, todo se maneja desde una pantalla de 46 centímetros: desde la música hasta la disposición de asientos, pasando por el control de velocidad.

Otra pantalla en el mismo lugar de siempre ofrece las indicaciones básicas (velocidad, carga de batería, etc.), mientras que el amplísimo parabrisas ofrece una visual sin parangón. Cueros, telas de alta calidad y acabados de lujo complementan en habitáculo.

Potente como pocos

Equipado con el sistema más potente de la gama, el Modelo X P100D cuenta con los habituales dos motores de todo auto eléctrico: uno para el eje delantero de 193 kW y otro para el trasero de 375 kW. La combinación aporta unos 450 kW (la suma no es aritmética), lo que equivale a 612 caballos, una potencia que ya envidan muchos deportivos que presumen de sus cualidades.

tesla5

Obviamente, el rendimiento se ve mermado por los más de 2,5 toneladas de peso del auto, buena parte de los cuales se debe a las baterías ubicadas en el suelo del vehículo, las cuales ofrecen una autonomía de 545 kilómetros, según afirma la empresa.

Sin embargo, el peso no es problema para que este potente modelo vaya de 0 a 100 km/hora en tan solo 3,1 segundos y alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima.

De transmisión automática, no tiene botón ni llave de arranque: el motor se enciende al pisar el pedal de freno, mientras que el freno de mano se destraba al seleccionar la marcha de arranque. Los frenos son de discos ventilados y pinzas de cuatro pistones. Como en todo eléctrico, son de tipo regenerativos (utilizan la fuerza de frenado para cargar la batería) con ABS, mientras que la tracción eléctrica es permanente en las cuatro ruedas.

Entre las muchísimas chucherías tecnológicas cuenta con una suspensión neumática, la cual permite variar en hasta cinco niveles la altura de la carrocería libre al suelo. Además, incorpora el sistema Autopilot 2.0, que gestiona el acelerador, el freno y la dirección de forma autónoma, de manera que el conductor contará con una asistente permanente. Tracción eléctrica permanente en las cuatro ruedas.

En pocas palabras, el Tesla Modelo X P100D es sin duda uno de los eléctricos más avanzados del mundo y por el cual cualquiera con disponibilidad estaría dispuesto a pagar los 150.000 dólares que cuesta. La ecología aún no es barata.