Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Erika De La Vega: “¿Poliamor es amor con un policía?”

erikabsas
19/10/2018
|
FOTOS: ALEJANDRO CAMINERO @CAMINEROIMAGEN

Pasó por Buenos Aires a hacer su show y nosotros hicimos lo nuestro: robarle un rato para conversar, saber en qué anda y reconfortarnos con su buen humor

Erika De la Vega está en cuatro patas en medio del escenario.

Algo que muchos de los asistentes -mayormente venezolanos- no se esperaban que iba a ocurrir dentro de la majestuosidad del legendario Teatro Ópera de la ciudad de Buenos Aires, en plena avenida Corrientes.

Pero sí. Está en cuatro sobre las tablas, bajo el spot, de nalgas al público, mientras parodia las dificultades de realizar un “69” durante la rutina sexual cuando se ha llegado a cierta edad. No sabemos si es la suya en privado, pero lo cierto del caso es que esta desconcertante pantomima forma parte -esta sí- de su “rutina” como comediante en el stand up “Tú no sabes quién soy yo”.

Con una sala prácticamente llena y bajo la producción de VyA, el show consiguió acercar la calidez humorística caribeña a los asistentes todavía entumecidos por la tardía llegada de la primavera porteña.

Y durante su paso por Buenos Aires la animadora brindó esta entrevista que finalmente nos revela un poco más sobre el enigma de su personalidad. Un poco en serio, un poco en broma, justo en ese punto medio que hace que esta mujer sea única e inimitable.

-¿Qué opinas de las llamadas “feminazis”, las feministas radicales?
-Yo siempre le tomo cierta distancia a la palabra “radical”. Yo soy de las que aplica en la vida el dicho “Ni muy muy, ni tan tan”.

-¿Por qué crees que se ha vuelto de nuevo a la llamada lucha feminista?
-Supongo que ha vuelto porque han sido pocas las batallas ganadas por las mujeres y esa lucha regresó para exigir que las normas, el trato y la recompensa fueran igual tanto para los hombres como para las mujeres.

-¿Cómo le piensas explicar a tu hijo- no sé si ya lo hiciste- que existe un tercer género, que ahora la cosa es masculino, femenino y binario?
-Ufffff eso ya lo sabe gracias a las series de Disney, a los videos de Youtube y a las noticas que ve a diario. Mi hijo nació en un tiempo en el que ya eso no hay que explicarlo sino que es parte del mundo.

-¿Qué te detiene a hablar sobre la realidad de Venezuela en tu stand up?
-La realidad política de Venezuela nos privó a los venezolanos de hablar de otras cosas. La política se convirtió en un mono tema. Hace muchos años que no hablamos del clima, de un chisme, del béisbol, porque simplemente la política nos enajenó, nos separó en bandos, nos llenó de rabia y de dolor. La política nos cambió a todos y nos ha dejado heridas profundas. Yo no veo espacio en mi stand up para reír de una situación que nos duele tanto. Prefiero aprovechar el momento y hablar de otras cosas de la vida y recuperar ese espacio que la política se robó.

 
ErikaBSAS-6
-¿Hasta qué edad se puede ser irreverente?
-Siempre se podrá ir contra la corriente, siempre.

-¿Piensas seguir con el stand up, presentar nuevo material?
-Llevo dos años y medio con “Tú no sabes quién soy yo” que a lo largo del tiempo se ha ido transformando. Aunque todavía me siento cómoda con los temas hay uno que otro que ya se aleja un poco de mí, para el 2019 quiero traer algo nuevo.

-¿Cuáles países has visitado en esta última gira?
-Los últimos meses estuve mucho tiempo en Miami haciendo una obra de teatro que se llama “Puras cosas maravillosas”, una obra inglesa que hicimos por primera vez en español en Estados Unidos. Fue una experiencia distinta, nunca había interpretado un personaje. Es una obra que mueve mucho, tanto a mí como al público. Toca el tema de la depresión pero en clave de humor, hay mucha improvisación y el público forma parte del elenco que necesito que me acompañe en diferentes escenas. Es raro porque así como en el stand up el público sale riéndose y conectamos a través de la risa, en esta obra pude conectar con la gente desde otro lugar, reconocernos desde las experiencias de pérdida, de dolor, de reflexión y mirarnos a los ojos y silenciosamente decirnos, “Sí, he estado triste y todo está bien”.
Por eso después de dos temporadas increíblemente exitosas en el Colony Theater, decidí darme un chapuzón de stand up en algunas ciudades de Estados Unidos, más Argentina y Chile que llevaba ya dos años que no los visitaba.

-Cuéntame sobre las anécdotas más relevantes de esta gira…
-Lo que más me gusta es que los venezolanos traigan y sumen al público de la ciudad que estoy visitando. Me encanta saber que públicos de diferentes nacionalidades entienden el show y que se aplique lo que decimos en Latinoamérica, que el humor más que separarnos, nos une.

-¿El matrimonio es anticuado?
-Es una institución que nunca pasa de moda. Por más que quieras vivir en pareja sin comprometerse mucho, siempre habrá un trámite que exija que te cases para que sea más fácil… Si te consigues a la persona correcta, la vida es más fácil enfrentarla entre dos que uno solo. ¡Ojo!, solo si consigues a la persona correcta.

-¿Qué piensas del poliamor?
-¿Eso es amor con un policía?

-¿Es muy difícil lograr la fidelidad total y absoluta?
-Mientras quieras ser fiel, pues es muy fácil lograrla.

-¿Sigues alguna rutina de ejercicios? Descríbela, por favor
-Sí, hago lucha, la lucha diaria para que no se me desparramen las carnes.

-Siendo francos, ¿cuántas veces te has hecho intervenciones quirúrgicas estéticas?
-Menos que Walter Mercado y eso que estoy contando mi cesárea.

-¿Las recomiendas?
-Si algo está realmente mal, dale. Si algo no está tan mal déjalo así, ya cuando te pones a inventar hay un solo paso para el desastre.

-¿Quién es el tipo que está más bueno de todos?
-Jon Hamm, de Mad Men.

-¿Y de la política venezolana?
-La política venezolana nos ha dejado a todos secos y a los chavistas gordotes de tanto lujo y banquete. La política hace tiempo que dejó de ser guapa en Venezuela.

-¿Bailas trap?
-Yo no entiendo cómo se puede bailar tan despacio y tan “agachadito”. Ya yo ni me agacho a recoger algo: lo agarro con los dedos de los pies. Imagínate bailar “agachaito”. Yo bailé hasta el techno merengue.

-¿Es muy difícil conservar la línea viviendo en Estados Unidos?
-¿Por qué? ¿Acaso hay algo que me quieras decir?

-¿Qué te gusta hacer en tus ratos de ocio?
-Mirar para el techo, estar en silencio y no moverme.

-¿Volverás a la televisión en algún momento?
-Como diría Sabina: los amores que matan, nunca mueren.

-¿Y a Venezuela?
-Uno no puede volver al país que nunca has dejado.

-Cuéntanos sobre próximos proyectos…

-Más tablas, más stand up, videos, podcast, retiros espirituales y meditación cuántica.

-Ahora ya a esta edad, ¿te arrepientes de no haber salido alguna vez en bikini en UB?
-Sí me arrepiento porque ahora veo fotos mías de esa época y aunque pensaba que estaba gorda, en perspectiva estaba como Jane Fonda. Pero bueno, supongo que a esa edad tenía buenas razones para no hacerlo y las cosas no salieron tan mal que digamos.

-¿Qué podemos esperar del futuro de Venezuela?
-Eric, yo espero que en el futuro nos podamos dar un abrazo y podamos hacer esta entrevista en Venezuela y no en Argentina, como nos ha tocado hacerlo estos últimos años. Si eso pasa, es porque ya la justicia llegó antes que nosotros.

-¿Qué tiene María Gabriela Chávez que tú no tienes?
-Un padre que destruyó a Venezuela.