Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

GoT: La rueda fue pulverizada

Jon Daenerys HBO
21/05/2019
|
FOTOGRAFÍAS: HBO

SPOILER ALERT: SI NO HAS VISTO EL ÚLTIMO EPISODIO NO SIGAS LEYENDO. Ya todo terminó: te guste o no. Y cada quien está en su lugar

 

La historia de la “Canción de hielo y fuego” ha llegado a su fin. El 19 de mayo representó el cierre de una serie que ha dejado la vara de exigencia muy elevada para las próximas que vendrán. Sin importar el choque de posturas por cómo fue ejecutada la octava temporada, Game Of Thrones se quedó grabada en la memoria de buena parte de la humanidad

Apartando si te gustó o no la culminación de Game Of Thrones, considero que hay que desenmarañar lo que nos dejó “The Iron Throne” -el nombre del capítulo final- que dirigieron sus creadores David Benioff & D.W Weiss.

La semana pasada les mencioné dos cosas: la confirmación de la locura Targaryen y la profecía que le dieron a Daenerys en la Casa de Los Eternos ( que aparece en el segundo libro de la saga de George R.R Martin).

“Deberás cabalgar tres monturas: una hacia el lecho, otra hacia el terror y otra hacia el amor. Deberás encender tres fuegos: uno por la vida, otro por la muerte y otro por el amor.Conocerás tres traiciones: una por sangre, otra por oro y otra por amor”.

Cuando les mencioné esta profecía faltaba saber cómo iba a ocurrir la tercera traición a Dany. El candidato principal era Jon Snow y así ocurrió.

Finalmente Daenerys de la Tormenta había logrado su cometido: conquistar King’s Landing para tomar el trono de hierro. En el momento de que la reina dragón se dirigió a su ejército se podía percibir que su sed de sangre y fuego se había elevado y que iría por más.

Ella estaba consciente de que Tyrion la había traicionado, pero no vio venir que su mano la abandonaría tras la masacre que había ejecutado. Su círculo se volvió a achicar.

Por supuesto, a partir de ese momento, el destino del último Lannister se encontraba en las manos de una Targaryen. Tyrion tuvo que recapacitar de la peor manera para buscar solución y detener la tiranía de Daenerys.

Tyrion creyó en Daenerys, pero como él muy bien le dijo a Jon Snow, su amor por ella hizo que se cegara y no pudiera detectar al monstruo en el que se transformaría. Por lo que le dijo unas palabras al hijo de Rhaegar Targaryen que le hicieron tomar una dolorosa decisión: “A veces el deber es la muerte del amor”.

El joven norteño hizo lo que tenía que hacer y así se cumplió la profecía.

 

La culminación de un sistema político

sansa, arya y bran

Cuando Drogon olfateó el cadáver de su madre todos pensamos que Jon terminaría rostizado. Pero la criatura hizo algo que nos dejó atónitos: quemó el trono de hierro.

La destrucción del trono de hierro representa el mantra que había repetido innumerables veces Daenerys: el quiebre de la rueda del poder. Esa quema simboliza el fin de la tiranía, del absolutismo. La reina dragón tenía un concepto noble por el cual pelear pero sus ansias por querer llegar al poder le nublaron la razón.

Tanto que criticaron a Jon Snow a lo largo de esta última temporada y él hizo algo que muchos no serían capaces de hacer: inmolarse políticamente por el bien común.

Muchos políticos dicen que son capaces de hacer lo que sea para poder ayudar a los demás, pero ¿hasta qué punto? Jon sabía lo que estaba haciendo Daenerys y su amor por ella lo mantenía frenado, pero en el momento en que vió la masacre que cometió tuvo que accionar para evitar que más personas cayeran en el fuego Targaryen.

De esta manera Jon Snow se convirtió en un “queen’s slayer”, título similar al que acompañó a Jaime Lannister a lo largo de su vida.

El nacimiento de una era

Con el fin del absolutismo en los Siete Reinos, los lores y las damas tenían que buscar una solución que les permitiera cohabitar en paz.

Sam Tarly intentó proponer un sistema democrático. Y se burlaron de él. De la mente afilada de Tyrion surgió la solución: una monarquía electiva, esto consiste en elegir al rey o reina por votación dentro de un grupo selecto, que en este caso estuvo conformado por las casas más importantes de Westeros.

“¿Qué une a la gente? ¿Los ejércitos? ¿El oro? ¿El poder? ¡Las historias!”, esas fueron las palabras que utilizó Tyrion para presentar a su candidato: Bran Stark – el cuervo de tres ojos- quien representa la “memoria” del mundo y por las experiencias que permitieron afinar su inteligencia y astucia para este momento.

El rey, Bran “El Roto” Stark es la transición hacia el “nuevo mundo” y como todo gobierno en esta etapa debe tomar decisiones que puedan dolerle: para poder mantener la paz y asegurar la vida de su hermano (primo) Jon, decidió enviarlo nuevamente al muro para que prestara otra vez su servicio a la Guardia de la Noche.

 

El cierre redondo

cierre redondo

¿Recuerdan cuando Jaime Lannister hace varias temporadas atrás vio el libro de los miembros de la Guardia Real? Bueno, debido al título que se forjó como el “matarreyes”, la historia fue cruel con él y solamente había un párrafo burdo sobre su trayectoria.

Cuando dicen que la historia la escriben los ganadores, es cierto porque Ser Brienne Tarth esta vez se encargó de redimir lo que había hecho Jaime Lannister desde el asesinato del Rey Loco. De esta manera, el caballero león finalmente pudo conseguir su redención.

El norte fue el bastión de la rebeldía de la serie porque se encontraba en la lucha constante por recuperar algo: su independencia. Desde que Torrhen Stark se arrodilló ante Aegon Targaryen para salvar a su pueblo del fuego, los norteños no habían abandonando ese ideal y lo terminaron de conseguir con la líder que se forjó bajo la violencia y la conspiración en carne propia, Sansa Stark, la Dama de Winterfell.

Arya Stark, la guerrera que nunca quiso ser dama decidió viajar a nuevas tierras y ver qué puede descubrir. Aunque la sed de venganza le permitió sobrevivir y poder crecer como una hábil espadachín se dio cuenta de que ese camino eventualmente la iba a destruir, así como le pasó a The Hound.

El “bastardo” de Ned Stark desde que comenzó Game Of Thrones sabía cuál era su lugar: más allá del muro, con la Guardia de la Noche. Aunque el destino le hizo desviarse de ese sitio debido a sus valores, eventualmente regresó a donde pertenecía. A pesar de que Jon nunca aspiró el poder, siempre fue un buen líder y entendía a la gente.

Este fue el final que nos mostraron David Benioff & D.W Weiss para Game Of Thrones. Y el escritor George R.R Martin en una entrevista reciente mencionó que el cierre de la serie y de los libros sería similar. Ahora tocará esperar a que los últimos libros para saber si esto será así.

Valar Morghulis.