Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

GoT: “¿Qué le decimos al dios de la muerte?”

arya2

Les tomó 55 días de filmaciones lograr el episodio más largo y ambicioso de Game of Thrones y con él la secuencia de batalla más extensa en la historia de la televisión. El capítulo 3 de la última temporada fue más de lo que pudimos imaginar

Mantuvo a millones de personas con el corazón en la boca durante 82 minutos: ese es Miguel Sapochnik, el hombre que dirigió “The Battle Of Winterfell”, la batalla que dejó trastocado a más de uno y que hizo cuestionar la fe de todos los habitantes de los Siete Reinos.

Si no te suena este nombre te voy a mencionar los capítulos que ha dirigido a lo largo de la serie: “Hardhome” (episodio 8, temporada 5), “Battle Of The Bastards” ( episodio 9, temporada 6) y “The Winds Of Winter” (episodio 10, temporada 6). Esos eran los capítulos más fuertes e impactantes de la serie. Y este no podía ser la excepción.

Sapochnik nos narró la agonía de estar bordeando entre la vida y la muerte, de la lucha sin certezas contra algo superior en fuerzas. Y el silencio fue un factor clave para que todos los televidentes estuvieran atentos a los pasos de los personajes y así poder percibir la ansiedad, el estrés, el miedo, la incertidumbre, para poder compartir el pensamiento que rondaba en Winterfell en medio de la oscuridad: ¿moriré esta noche? ¿moriremos todos?

El director británico demostró en este episodio que ni la persona más experimentada está preparada para enfrentar las garras frías y afiladas de la muerte.

Aquí R’hllor (conocido también como el Señor de la Luz) dio evidencias de que sí existe para todos los que estaban presentes en la Batalla de Winterfell. Y su sirvienta más leal cumplió con su misión: Melisandre. Y esta vez sin errores.

La heroína de rojo

Quieran admitirlo o no, Melisandre, fue quien le salvó el pellejo a todos los que se encontraban agonizando o desesperados en la oscuridad ante los White Walkers al acecho.

Si estuvieron atentos se pudieron percatar de los momentos clave donde estuvo presente Melisandre:

1) Minutos antes de que comenzara la batalla todos se encontraban con el pensamiento de que esta sería la última noche en este plano. Hasta que llegó la mujer roja y le pidió al Señor de la Luz que los protegiera porque “la noche es oscura y alberga horrores” y allí surgió un sentimiento que mueve a cualquier ser humano: la esperanza, que se vio reflejada en las llamas que surgieron en las armas de los dothraki.

2) Cuando el pánico y la desesperación arropaban a los soldados mientras corrían para resguardarse en las murallas de Winterfell y Ser Davos intentaba darle la señal a Daenerys y Jon para que encendieran las barricadas, volvió a aparecer Melisandre para dar un respiro más a los vivos: la fe, que se vio cuando logró que sus plegarias fueran escuchadas para prender la pilas afiladas de madera y así frenar a los muertos.

3) “¿Qué le decimos al dios de la muerte?”, fueron las palabras que necesitaba Arya Stark para salir del trance del horror que la tenía ahogada y así salvar a Bran.

Sí, Arya fue la guerrera que aniquiló al Rey de La Noche, pero de no contar con el impulso de las palabras de la sacerdotisa roja, la vida en los Siete Reinos se hubiera esfumado por completo.

arya1

Los destacados en “The Battle Of Winterfell”

Personajes como Ser Beric Dondarrion, Edd , Theon Greyjoy y Jorah Mormont cumplieron con su misión de vida, ya sea por honor, redención o amor, como lo fue en el caso del caballero que acompañó a la Khaleesi desde sus comienzos.

La joven norteña Lyanna Mormont nos enseñó que la edad no es una limitante para demostrar valentía y responsabilidad. En lugar de refugiarse en las criptas decidió pelear al lado de sus hombres y murió exterminando a un gigante.

A pesar de los problemas “maritales” entre Jon y Daenerys, la Khaleesi demostró que sí está dispuesta a salvarlo de cualquier aprieto, aunque eso le haya implicado perder otro hijo dragón y casi perder su vida. Y, como vimos, espada en mano también sabe defenderse sin ayuda de sus dragones.

Por último y no menos importante: Arya Stark, la guerrera lobo fue quien logró preservar “la memoria del mundo”. Gracias a su heroica entrada y a su habilidad con las armas le puso fin al Rey de la Noche. Fue uno de los personajes con mayor presencia a lo largo del capítulo, se esperaba algo grande de ella, heróico, pero el desenlace fue una sorpresa para todos. Cuando todo parecía ya perdido, incluso ella misma parecía a punto de morir, Arya sentenció el final del terror de los White Walkers con la respuesta de los tercos, de quienes nunca pierden la esperanza: “Hoy no”.