Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Jazztick, el grupo que mezcla el jazz con la música de videojuegos

Jazztickdestacado
02/08/2018
|
TEXTO: AFP | FOTOGRAFÍA: JAZZTICK

La mezcla parece atípica pero el grupo Jazztick, integrado por cuatro chilenos, ha abierto una nueva ventana en el panorama musical local fusionando el jazz con la música de videojuegos

“El mundo del jazz y los videojuegos no están tan alejados. Ambos dejan espacio a la improvisación. En el piano, las notas y la melodía me pertenecen. Ante mi consola, soy el dueño de mi personaje y de mis actos”, justifica Max González, el pianista de la banda, que creció empapándose de la música de los célebres pianistas estadounidenses Bill Evans y Chick Corea.

Los sonidos del saxo, del bajo eléctrico, de la batería y del piano se mezclan con los “pings”, “crash” y otras detonaciones estridentes de “Super Mario Bros” o “La leyenda de Zelda”, juegos de los años 1980-1990, o de los recientes “Métal Gear” y “Castlevania”.

Un viaje en el tiempo, en el que jugadores melómanos nostálgicos y amantes del groove se reúnen en torno a una propuesta musical de jazz-fusión, de influencia funk y latino.

“Los videojuegos son muy populares en Chile. Hemos crecido con estos sonidos. A través de nuestra música transportamos a nuestro público a la infancia”, dice por su parte Sebastián Vera, bajo y fundador de Jazztick, en 2014.

La banda de amigos consagra ahora su vida a la música. Se dieron a conocer tocando en las calles de la capital chilena, llevando el jazz a la cultura popular.

“Algunos transeúntes se paran porque se sienten atraídos por nuestro swing. Pero la mayoría descubre este registro musical a través de nuestras melodías de juegos famosos”, dice el batería Víctor Becerra, de 20 años.

Actualmente, en todo el mundo proliferan los grupos especializados en la interpretación de bandas originales de sagas exitosas. Compuesta para sumergir al jugador y centrar su atención, la música de los videojuegos, a menudo instrumentales, ofrece una amplia paleta de registros.

En Chile, la industria del videojuego está en plena ebullición. Según las previsiones de Newzoo, centro de análisis y empresa de asesoría especializada en la industria videolúdica, el país ocupará la 43ª posición a nivel mundial a finales de 2018, y se estima que los ingresos procedentes de la venta de juegos virtuales alcanzará los 205 millones de dólares.