Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La fiebre del romance: cuando la mujer decide ser infiel

Infielfeature
08/02/2018
|
TEXTO: ASTRID SALAZAR (@ASTRIDSTEPHANYS) | FOTOGRAFÍA: PETER BIZIOU

La aventura fuera del matrimonio es cada vez más frecuente y cada día más confesada por las mujeres. El mito de la mujer monógama ha quedado en el pasado. Y aunque pocas mujeres estén dispuestas a admitirlo, las aventuras fuera del matrimonio no ocurren espontáneamente, incluso, la mayoría de las veces están más que planificadas.

Para una mujer una aventura no es comerse un helado, ni una tos repentina. No es algo involuntario, lleva su tiempo y planificación. Abajo aquellos comentarios de “sucedió sin planearlo”, “el destino así lo quiso”. Falso. Comúnmente, para ir con tu amante a la cama, hay que gastar dinero. Debes comprarte lencería nueva, vas a la peluquería, te depilas. Hay un coqueteo previo, conversan, se besan. Todo se piensa. Todo está previsto. Sin olvidar los detalles. Las mujeres así somos.

via GIPHY

Claro, es muy fácil dejárselo todo al destino, para así minimizar nuestra culpa. No responsabilizarnos por completo de nuestra falla, de nuestro desliz. Aunque es una actitud inmadura, suele ser muy común en estos casos.
Ahora bien, una aventura que implique solo un encuentro sexual es fácil de encontrar. Pero cuando esta aventura comienza a prolongarse, los encuentros son más seguidos y ese estar con el otro se hace inevitable. Estamos ante la presencia de… ¿Un romance? Sí, un romance. La fiebre del romance, lo llamo yo.

Cuando las circunstancias, los escenarios y el tiempo son apropiados, la fiebre del romance puede atacar a cualquiera, debilitando la resistencia de las mujeres más íntegras, más religiosas, o más amantes de sus maridos. Si contraes esta fiebre del romance, ni el temor a Dios, ni el riesgo de un divorcio te detendrán.

via GIPHY

La fiebre del romance puedes contraerla por muchas causas, ya sea la soledad, algún conflicto, la rutina, una venganza. Cualquiera de estas causas te pueden hacer vulnerable. Y sin mucho pensarlo, te encontrarás en los brazos de una persona que, al igual que tú, esté dispuesto a “pecar” juntos.

En mis consultas, es común escuchar que la soledad es el mayor detonante para la infidelidad de la mujer. “Es mi amigo del trabajo, quien siempre me acompaña a almorzar, a quien le cuento mi día a día. Quien, a veces me da la cola hasta mi casa”. Hasta que un día, deciden dar un paso más y besarse.

Comienzan los encuentros semanales o interdiarios, y de allí, al romance. Se olvidan los moralismos porque simplemente la mujer encuentra a alguien que llena ese vacío, pues no basta con los encuentros, ese amante le llena de mensajes románticos cada mañana, le regala chocolates, flores. Le halaga resaltando siempre sus virtudes. “Cuando se lleva más de diez años de casados es difícil que tu marido aún haga estas cosas”. Cuando aparece un hombre que te transporta al éxtasis, ¿quién puede sentirse culpable, sintiéndose tan placenteramente bien?

via GIPHY

Consciente, ambos –mujer y amante- que una aventura solo es una aventura. Ninguno piensa en divorciarse, porque aunque el romance extramarital, le coloque picante y sabor a su vida rutinaria, no quieren perder su estabilidad. Pero la adrenalina de escaparse juntos, es más poderosa que otra cosa, pues el romance en secreto es más impetuoso y por ende, excitante.

Otra de las causas más escuchadas, para que una mujer sea infiel, es el reencuentro con su primer amor, esta historia es muy conocida. “¡Ayyy, amiga! Es que me conseguí a Luis, ¿te acuerdas? Mi primer novio. Quien yo decía que era el amor de mi vida. Está bellísimo. Sí, estoy casada, él también está casado. Pero fue inevitable, “el destino así lo quiso”. Tenía tiempo sin sentir lo que él me hace sentir”.

También nos encontramos con las aventuras que transforman, estas son mis aventuras más favoritas. Luego de que la mujer tiene la fiebre del romance o aun estando en ese romance, comienza a percibirse distinto, a tener mayor confianza, seguridad en todos los ámbitos de su vida. Su imagen cambia física y mentalmente, y ¡Zaas! Cambian no solo al marido y al amante, sino también cambian su estilo de vida.

via GIPHY

Mujeres que se van del país, de la ciudad, comienzan una nueva carrera, hasta un nuevo trabajo. Teniendo como resultado no una aventura extramarital, sino una aventura de transformación y evolución de modo positivo y esclarecedor para su vida.

A veces las aventuras fuera del matrimonio no tienen como finalidad hallar una nueva relación que reemplace a la ya existente, sino como una forma de potenciar nuestra experiencia vital. En nuestra búsqueda de felicidad, y de esa gran aspiración por conseguir el máximo bienestar en nuestras vidas, aquellas mujeres felices quienes deciden serle infiel a su pareja, lo hacen porque es una forma de vivir en el romance, con la adrenalina que implica lo prohibido, sin tener que renunciar a los beneficios o comodidad de su vida diaria.

Las razones por las cuales una mujer pueda ser infiel son muy variadas. Algunas de estas historias acaban tristemente, pero otras enriquecen la vida de la misma. Hasta en la literatura nos encontramos con Madame Bovary, protagonista de la obra de Gustave Flaubert, que después de tener varios amantes se envenena con arsénico y muere. Así como también el personaje de la novela de Leon Tolstoi, Ana Karenina quien tras una discusión con su amante, se dirige a la estación, donde se suicida lanzándose a las vías del tren.

via GIPHY

De igual forma, no olvidemos a la mujer más infiel del Siglo XX en el ámbito literario Lady Chatterley, en la novela ‘El amante de Lady Chatterley’ de D.H Lawrence, quien necesita de algún modo llenar el vacío que le ha creado un hombre con la mitad del cuerpo destrozada e inservible para amar. Lady Chatterley lo engaña repetidamente con un guardia estatal, con quien entrelaza una relación basada sobre todo en la atracción física.

La realidad, casi siempre supera a la ficción. Existirán muchos motivos para que una mujer engañe y decida tener una aventura extramarital, así como también son incontables las consecuencias que pueda traer dicha aventura. La mayoría de las mujeres infieles saben que una aventura no va a cambiar su vida. Pero, aun así se atreven a ir más allá, planificando cada detalle, enamorándose, entregándose, como en la canción ‘Piel de ángel’: “A escondidas, cada tarde”, siendo “conversación predilecta de gente que se cree perfecta”.

 

Astrid Salazar | Instagram: astridstephanys | Twitter: @astridstephanys

Poeta, editora, sexóloga, docente y directora de Ediciones Dirtsa Cartonera nacida en Maracay. El poema es su lugar y la poesía el camino que transita. Piensa que la vida es más llevadera si tiene una dosis de café diaria.