Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La vida oscura dentro de la Mansión Playboy

Hughplayboy
11/10/2017
|
FOTOGRAFÍA E INFORMACIÓN: GQ MÉXICO

Tras la muerte de Hugh Hefner las historias sobre la Mansión Playboy han empezado a salir al aire en la voz de varias de las conejitas que pasaron por la experiencia de vivir en lo que fue el palacio de los sueños de todos los hombres por muchos años.

Lo que para muchos era un sueño hecho realidad y plasmado en la tierra parece que más allá de ser el recinto de muchas fiestas llenas de lujuria, sexo y libertinaje también fue como una especie de cárcel para cada una de las mujeres que allí residieron.

La icónica casa fue comprada por Hefner en 1971 y en 2016 la vendió a su misma empresa por 100 millones de dólares.

playboymansion

Todos sus secretos se mantenían de las rejas para adentro porque para poder entrar a la misma, tenías que tener un trabajo previamente establecido para realizar dentro de las instalaciones o tener una invitación, además de que al momento de la entrada se tenía que pasar por un riguroso sistema de seguridad.

Dentro de la mansión todo estaba establecido y había que regirse bajo cada una de las extrañas reglas del lugar, tales como la de cumplir un toque de queda a las nueve de la noche todos los días, a menos que hubiese una fiesta.

Cada una de las playmates que dormían en la casa recibían todos los lunes una paga de 1.000 dólares, la cual era hecha en efectivo directamente desde el bolsillo de Hugh.

Respecto a lo que podríamos pensar que era un ambiente en el que el sexo y el amor no faltaban, resultó ser todo lo contrario según cuenta la ex novia “oficial” del empresario, Holly Madison, en su libro ‘Down The Rabbit Hole quien afirma que Hefner nunca la besaba ni la acariciaba.

En cuanto al sexo se refería, era tan desconectado y duraba tan poco, que casi no recuerda el cuerpo de él sobre ella cuando lo hicieron la primera vez.

No obstante, también confirmó que él era extremadamente celoso y que si alguna de sus conejitas mantenía una relación sentimental fuera de la casa, esta era expulsada inmediatamente de la mansión.

hugh

Agenda sistemática de la mansión cada semana

Lunes, noche de hombres: Hugh recibía a sus amigos, con quienes cenaba, platicaba o veía una película.
Martes, noche de familia: El magnate recibía a su esposa y dos hijos, quienes vivían en un departamento contiguo.
Miércoles, salida: Las “conejitas” tenían que estar listas a las 10 para salir con Hef a algún antro de Los Ángeles.
Jueves, día libre: Un día para descansar, aunque a las 9:00 pm tenían que estar en la cama.
Viernes, otra vez salida: Igual que los miércoles.
Sábado, noche de películas: Las “conejitas” y Hugh veían una película en la casa.
Domingo, fiesta en la alberca: Y después otra película.