Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La velocidad en formato ultraligero

Elemental-feature-ub

Copiando los viejos patrones de diseño adaptados a los tiempos que corren, Elemental RP1 se convierte en uno de los bólidos más ágiles del mercado gracias a su bajo peso

Si algo deja claro el Elemental RP1 es que no es necesario tener un gran nombre ni un diseño futurista para ser un verdadero superdeportivo con todas las letras del nombre. Ligero, simple y sin grandes despliegues de tecnología, este pequeño biplaza inglés ha sabido demostrar sus cualidades y pretende, en breve, tener un récord de velocidad que todos sueñan.

Fabricado en una pequeña factoría de Hampshire, Inglaterra, los diseñadores del Elemental RP1 emularon los parámetros de los primeros autos de carrera para dar vida a este auto especialmente desarrollado para circuito (que no para las carreras) pero que tiene permiso para circular por las británicas.

De rasgos bastante simples, destaca por ser un auténtico descapotado y tampoco utilizar parabrisas, elementos que reducen considerablemente el peso. Su agresivo frontal resalta por ser todo un difusor con aireadores laterales, mientras que las grandes curvaturas de los pasos de ruedas incluyen como únicos elementos los incisivos triángulos de las luces LED.

2017-elemental-rp1-23_800x0w

El reducido habitáculo sin mayores concesiones al lujo o la comodidad tiene lo indispensable: dos butacas de usa sola pieza, un volante, palanca de cambio, controles y ya. Nada de techo, y apenas dos refuerzos detrás de los respaldos de los asientos es lo único que protege a los ocupantes en caso de accidente; mientras que la retaguardia es todo un gran difusor que apenas deja espacio para las luces, la matrícula y la única salida de escape alta y central.

Utilizando aluminio ultra y mucha fibra de carbono los ingenieros logran que esta preciosidad solo pese 580 kilos, lo cual va en beneficio del desplazamiento. No obstante, no saldrá volando a altas velocidades: los dos difusores, las tomas laterales de aire y otras en la tapa del motor crean una fuerza de 400 kilos que literalmente pega el auto al suelo, es decir, la carga que ejerce es casi igual a su peso bruto.

2017-elemental-rp1-3_800x0w

De hecho, una versión que está siendo desarrollada para romper el record de velocidad en el circuito de Nüburgring Nordschleife llevará unos alerones traseros que incrementan esta fuerza de 400 a 1.000 kilos, una carga tal que en permitiría al Elemental correr de cabeza dentro de un túnel sin precipitarse.

Y todo ello se logran con un motor relativamente pequeño: un bloque Ford 2.0 Ecoboost turboalimentado de 320 caballos de potencia y 450 Nm de par motor, aunque también a gusto del propietario puede incluir un tres cilindros de 180 caballos.

2017-elemental-rp1-7_800x0w

No mucho caballaje en realidad, pero tratándose del peso pluma de este modelo puede alcanzar sin problemas los 265 km/hora y remontar de 0 a 100 km/hora en tan solo 2,8 segundos, una agilidad solo reservada hasta para los superdeportivos de rancio abolengo.

Esta potencia es manejada por una caja de cambios Hewland de seis velocidades que la envía en su totalidad al eje trasero.

Sin echar mano de los adelantos tecnológicos que permiten al auto decidir de forma casi autónoma cómo y cuándo actuar según la forma de conducción, la pericia de quien vaya al volante es la única ayuda para maniobrar todo este desenfreno de fuerza en formato ultra ligero. Es decir, todo se hace a la vieja usanza.