Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

“Quería sentir cualquier cosa que me recordara que estaba viva”

Depresion
05/11/2017
|
FOTOGRAFÍA: PIXABAY.

Suena la alarma. El reloj marca las 6:00 de la mañana y el sol comienza a alumbrar los rincones de tu habitación. Te sientas en el borde de la cama, tenso y adolorido. Tus ojos, agotados, quedan fijos en una media que dejaste en el piso anoche. Pasan los minutos y las ganas de iniciar el día no llegan a ti. Ya el cuarto está iluminado y tú sigues a oscuras.

Los trastornos depresivos, contrario a lo que nuestros pares suelen decir: “qué aburrido eres”, “ríete un rato”, “déjate de vainas, vamos a tomar unas birras”, no son como un velo que cubre la cara, algo que se puede quitar sin más ni menos. Es como decirle a alguien con un tobillo fracturado: “camina, eso se te pasa”.

Según el Manual Merck de Diagnóstico y Terapia, en su versión para el público general, el trastorno por depresión se caracteriza por “la existencia de un sentimiento de tristeza lo suficientemente intenso como para interferir en el desarrollo de las actividades habituales y/o por una reducción del interés o del placer en actividades que solían ser del agrado de la persona afectada”.

Dependiendo de la intensidad de la patología, el paciente va perdiendo las ganas de hacer cualquier cosa, incluso de buscar ayuda profesional y, en casos extremos, de vivir. Y si no quiere buscar ayuda, ¿cómo se sale del cuadro depresivo? La depresión se convierte en un pozo en el que la persona se hunde cada vez más, y mientras más baja, menos quiere volver a la superficie.

via GIPHY

La salida suele estar, según Ricardo Pulgar, psicólogo de la Universidad Central de Venezuela, en el apoyo de las personas allegadas al paciente. “La mayoría de los que tienen depresión grave, van al médico porque alguien los lleva. Es muy difícil que alguien vaya por su propia cuenta”, explicó.

Asimismo, agregó que “el paciente empieza a sumirse en un mundo donde nadie le quiere, donde no vale nada, y donde no hay una motivación o voluntad propia de salir de eso”.

De acuerdo con Pulgar, el tratamiento para este trastorno consiste en una terapia dirigida a encontrar la razón de la depresión y “mejorar la estructura del Yo (como Sigmund Freud denominó a la parte consciente de la mente humana) para hacer que esa persona tenga mecanismos de defensa más fuertes”.

via GIPHY

Por otra parte, Valeria Valle, psicóloga de la Universidad Metropolitana, aseguró que esta terapia se debe complementar con antidepresivos y ansiolíticos, debido a que el trastorno depresivo usualmente va de la mano con uno de ansiedad. Explicó que la ayuda psiquiátrica es fundamental para alcanzar una terapia exitosa.

“No tienen sentido de vida”, explicó Valle sobre los afectados. “Con los medicamentos y una terapia constante, el profesional se va dando cuenta de que el tratamiento puede avanzar un poco porque el discurso del paciente cambia. Empiezan a tener más motivación y a querer salir adelante”.

La depresión y sus testimonios

Una mujer de 22 años, que prefirió quedar en el anonimato, recordó su experiencia: “Estás sumido en la doble cara de estar absolutamente consciente de ti mismo y a la vez de no sentir nada. Es como que te desconectas. La gente, la vida, las cosas, nada de eso se relaciona contigo. Ellos son felices y tú no… ellos sienten cosas y tú no”.

Al recordar su punto más bajo, confesó sentirse entumecida generalmente: nada ni nadie le interesaba. No comía, no lloraba y mucho menos reía. “Solo me lanzaba al suelo de mi cuarto a ver el techo, esperando sentir frío, calor o cualquier cosa que me recordara que estaba viva”.

Sentía una falta de propósito profunda y que tomaba raíces en ella conforme pasaban los días. “Ni siquiera quería hablar, no le veía sentido a expresarme. Estaba atrapada en un hueco y nada de lo que alguien decía podía cambiar eso, porque no concebía la empatía”, agregó.

composition-1217184_1920

Esta dualidad del ser propio, de saber lo que está pasando pero de no tener fuerzas para zafarse es lo que caracteriza al espiral depresivo para muchos. Sin embargo, algunos se anclan a un lugar seguro para evitar seguir cayendo, aunque eso no signifique subir: algo o alguien que les mantenga los pies en la tierra.

“Mi familia”, dijo la joven. Cuando sintió que no le importaba a nadie, aquellos que la vieron crecer se convirtieron en su rayo de luz. “Fue mucho tiempo después que conseguí una conexión con la música. Porque yo tocaba algo y la gente sentía algo. Esa conexión emocional fue como una rehabilitación para mí: lenta pero segura”.

Al darse cuenta de que lo que ella hacía tenía un impacto en los demás y que hasta podía ayudarlos con sus problemas, se comenzó a disolver el velo gris que cubría su día a día. Desde esa epifanía, se aferra a su arte como si fuese su vida. Después de todo, eso fue lo que la salvó.

man-2734073_1920

Asimismo, un hombre de 23 años que también quiso quedar en anonimato, comparó el trastorno a estar “en una especie de burbuja que se iba haciendo cada vez más pequeña” y le asfixiaba cada vez más. “Empecé a olvidar que incluso las cosas más pequeñas e insignificantes podrían haber cambiado el curso de las cosas para bien”.

Explicó que perdió a personas importantes en aquella época en la que, en retrospectiva, “sí tenía razones para sentirme deprimido, ya sea por situaciones particulares o por la poca habilidad que tenía para manejar mis emociones”.

Sin embargo, reconoció que habría querido hacer las cosas de una forma distinta: “pude haber involucrado más a mis seres queridos, por pocas ganas que tuviese de hacerlo”.

Comentó que tal vez sí quería ayuda, solo que él mismo no se permitía el hecho de reconocerlo. Definió al trastorno como un “auto-saboteo constante” en el que uno mismo se impide salir del problema, a veces afincándose en la idea de que no hace falta ayuda externa.

via GIPHY

“Te conviertes en tu mejor compañía y en tu peor enemigo al mismo tiempo, y ese es el gran problema. ¿Cómo peleas contra ti mismo cuando el único apoyo que tienes eres tú?”.

Él considera que no ha salido definitivamente de esa opaca burbuja. Tal vez ya no esté quitándole el aire en cada respiro, pero sigue ahí, nublando su juicio de vez en cuando y evitando que sepa manejarse a sí mismo y a sus emociones.

Pero no deja que esto le haga caer. Su ancla es intentar, poco a poco, “elevar todo eso a algo más, algo positivo”, y recordarse que no es la misma persona de antes. “Creo que cuando la gente pasa por algo así, quedan marcadas”, y esas cicatrices son las que le recuerdan a lo que no quiere volver.

Estos son tan solo dos testimonios, una microscópica fracción de la población afectada por este trastorno a nivel global. Según la información publicada en febrero de este año por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas sufren de depresión y hasta 800 mil se quitan la vida al año.

La luz al final del túnel

Ciertamente, combatir la depresión es un proceso largo y arduo, que involucra tanto al paciente como a sus seres queridos; algo que no debe ser afrontado en soledad. Si ves a alguien cercano a ti particularmente decaído, aburrido o “flojo”, tal vez haya algo detrás de esos síntomas. Hablar con esa persona, intentar entenderla e incluso llevarla a un profesional o a instituciones de orientación podría ayudarla mucho más de lo que crees.

Las siguientes enlaces pertenecen a algunas organizaciones de apoyo para personas con trastornos psicológicos y tendencias suicidas:

Teléfono de la Esperanza: fundación internacional cuya sede en Venezuela está en Valencia, estado Carabobo: 02418433308

Psicólogos en Caracas: un portal web con directorio de profesionales en psicología y psiquiatría ubicados en la capital del país, que incluye su especialización, dirección y número de contacto: www.psicologosencaracas.com

Centro Integral de Atención Psiquiátrica y Psicológica (CIDAPSI): ubicado en Macaracuay, Caracas: www.pac.com.ve/sitioweb/centro-integral-de-atencion-psiquiatrica-y-psicologica-macaracuay

Listado de Psicólogos y Psicoterapeutas en Caracas: un directorio parecido al ya mencionado. www.psicologos.co.ve

All About Depression: portal orientado a la ayuda de patologías psicológicas (contenido en inglés) www.allaboutdepression.com

Ayuda Psicológica Gratuita: portal que ofrece guiatura a través de la introspección y autoayuda del mismo paciente: www.ayudapsicologicagratuita.com