Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Radiohead: la apoteosis del Primavera Sound

radio-feat
06/06/2016
|
TEXTO: LUZ CORTÁZAR FOTO: NICA ESTRADA

No es secreto que cualquier puesta en escena de una de las bandas más reconocidas del rock contemporáneo despliega un derroche de calidad, precisión, técnica y alucinantes efectos que hacen de Radiohead un gran formato, quintaesencia de la organización musical y de una verdadera ejecución eufórica y excepcional. La caraqueña Luz Cortázar nos da desde el main stage del Primavera Sound, en Barcelona, España, los personalísimos detalles dignos de cualquier fan avanzado y atento de la banda de Oxford 

Se trata de la cuarta vez que los veo. En esta ocasión tan multitudinaria como este festival ¡k-boom! Estos carajos eran “la cabeza de cartel”, y sin duda, los organizadores se concentraron en ella lo más posible. Mucho más que en las bandas pequeñas, cosa que no me ha agradado tanto, porque la gracia de el Primavera Sound es hacer tasting, y conocer cosas nuevas.

Es la primera vez que no hay coincidencias con las presentaciones entre bandas, así que en el recinto más grande del festival, donde Radiohead se montaría, no cabía ni un alma. Se esperaban 180 mil personas. Así fue cómo, al lado derecho del escenario hacia la torre de control esperamos el comienzo como si estuvieramos en esa canción de Amnesiac llamada“Pakt like sardines in a crushed tin box”.

A las 22:15 escucharíamos las primeras notas de “Burn the witch”. Comenzaron con un arreglo menos cabilla que el del nuevo álbum hasta que de pronto suben de nivel. Para continuar el orden su última placa, “A Moon Shaped Pool”, nos hicieron hacer ¡shhh!. Los asistentes tuvieron que guardar silencio para que sonara “Daydreaming”, en un calco pulcro y sentido del mismo álbum.

Y Así Las primeras cinco canciones se concentran en el nuevo disco”A heart shaped pool”: “Decks Dark” -bellezón-, “Desert island disk” y “Ful stop”, la cual me atrapó muchísimo en vivo y directo. Mucho más que en el disco.

Entra Colin Greenwood en el bajo. El grande. No podía dejar de pensar en lo duro que es este pana y en toda la estructura que le da a esta banda con tanto poder y nivel. Su entrada triunfal fue con las líneas de bajo de National Anthem. Sí. “Kid A” sigue siendo tan grande como recordamos en aquel viejo año 2000. No es un disco que ha envejecido sin gracia. Al contrario.

Luego prosiguió lo que para mi fue un inesperado gran tema,. Esa belleza contenida que emerge en estallidos llamada “Talk show host”. Una joya de las de aquella mitad de los años 90 que nunca esperé ver en vivo.

La octava fue “Lotus Flower” con un arreglo diferente al de su penúltimo LP, “King Of Limbs”. Tampoco hubo tanto baile de esa especie de middle age crisis de Thom Yorke. Lo que sí es que vuelve ese bajo motherfucker.

Y continúan con sendos hits del celebérrimo Ok Computer: “No Surprises” y “Karma Police”.

Llegó el momento en que Thom Yorke explaya al unísono unas maravillosas cuerdas: las del piano y sus vocales en “Pyramid Song”. ¿Cómo puede una voz como la de Thom puede ser tan dulce y violenta al mismo tiempo. Melódica y rugosa.

Son 30 años tocando y yo sólo pienso que tenemos en frente una banda de esas que recuerdan los abuelos. Respiro, y retoman por última vez el novísimo AMSP con “The Numbers”. Como para volver al presente de Radiohead.

“Weird Fishes/Arpeggi” prosigue en el repertorio. Puede decirse que esta pieza, con ese variado registro dentro de una misma canción, expone la esencia del sonido de la banda. He tenido la fortuna de escucharla en directo 3 veces y nunca me deja de volar la cabeza.

EL quinteto regresa a Kid A: la piedra angular de Radiohead; su antes y después.Poniendo todo en su lugar con “Everything in it’s right place”, sin dejar de meterse el fiestón de Idioteque. La que nunca falta y vuelve loca a la audiencia.

Llegó el rock n’ roll. Abordan a In Rainbows con “Bodysnatchers”. A mover las cabezas como si fuese 2007. ¡Puro headbanging, baby!

Nada más apropiado para rememorar a The Bends, experiencia casi religiosa. Todo empieza el punteo de “Street Spirit (Fade out)”. You can only immerse your soul in love with this song. PRECIOSO.

Le siguen “Bloom” (una versión bastante distinta a la grabada en King Of Limbs), Paranoid Android, Nude , 2+2=5 y… booya! There There.

Cuando salen del escenario y la gente asume que no tocarán más me da la impresión de que aún falta algo. El programa era de 2 horas. Vuelven a a la escena y empieza a sonar nada más y nada menos que “Creep”. Escuchar a la gente cantar a todo pulmón su primer hit me hizo pensar en que si tan sólo nos quedamos con las primeras impresiones podemos equivocarnos con facilidad. Estos tipos son mucho, muchísimo más que esa canción que fue el repeat de la adolescencia y los desamores.

Me sobra, me sobra mucho qué decir sobre esta banda. Ya la había escuchado en Oxford en 2001 antes de cumplir los 20. Habría preferido escuchar “True Love Waits” o “Gagging Order” (esta última no es más que una fantasía irrealizable).

Rescato todo lo demás. Su impecable puesta en escena, el sonido de una banda que suena mejor en directo que en estudio. años de trabajo cobran una notoriedad intachable.Las sinergias, las familiaridad en la que no tienes que hablar con el otro para entenderte.

Por dos horas, 5 personas se convierten en un ente capaz de tocar los rincones más profundos del alma y de la mente.

God-like-on-stage.