Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Rápido, furioso y eléctrico

Corvete-feature-ub

Con dos ecológicos motores que aportan al menos 700 caballos de potencia, el Corvette eléctrico es capaz de alcanzar velocidades con las que sueñan muchos superautos a gasolina

Desde que apareciera en el panorama automotriz en 1953, Corvette pasó a convertirse en uno de esos nombres míticos que se relacionan directamente con altas prestaciones y velocidad, una realidad que no ha cambiado a lo largo de estas seis largas décadas y que no pareciera variar aun cuando asuma las condiciones que imponen los nuevos tiempos.

Y la mejor muestra de ello es que aun cambiando su legendario motor V8 por uno eléctrico hace que el bólido americano pierda su condición como uno de los deportivos de más alto desempleo. Eso fue lo que hizo la estadounidense Genovation, que tomando prestada la estructura de un Corvette Z06 de 2006 creó el auto eléctrico homologado para las calles más rápido desarrollado hasta ahora.

Se llama Genovation GXE y es el resultado de esta simbiosis entre un modelo nacido para la velocidad y un grupo de emprendedores que quieres mantener el mito vivo pero con las bondades de la energía alternativa y limpia.
Es así como la firma especializada en motores eléctricos sustituyó el V8 de 7.0 litros y 505 caballos de esta máquina de ensueños por una pareja de propulsores eléctricos capaces de producir nada más y nada menos que 700 caballos de fuerza y 800 Nm de par motor, potencia obtenida de un conjunto de baterías de 44 kWh.

genovation-2-1

El resultado es sencillamente asombroso. La más reciente prueba hecha confirma que el nuevo bólido ecológico es capaz de superar los 330 kilómetros por hora (no está mal escrito: son 330 km/hora), convirtiéndolo en el auto eléctrico más rápido el mundo, incluso capaz de medirse de tú a tú con cualquier superauto de motor carburado.
Sin ningún tipo de modificaciones adicionales, alcanzar esta asombrosa velocidad en parte se debe a la aerodinámica de esta maravilla de la industria americana, que se potenciada gracias a un centro de gravedad más bajo que el modelo original al ubicar las baterías en el piso.

En cuanto a la autonomía, los resultados tampoco son nada malos. Quizás no sean los más de 400 kilómetros que ya ofrecen varios modelos de auto eléctricos, pero son al menos 210 kilómetros los que se pueden recorrer antes de repostar energía.

Y la mejor noticia es que no el GXE no será solo un auto de exhibición. Sus propietarios planean producir 75 unidades para la venta, pero basados en el Corvette C7 Grand Sport, lo que podría redundar en un poco más de velocidad de punta. Lo malo será el precio sugerido; unos 750.000 dólares que pueden incrementarse según el kilometraje certificado.


VÍDEO: Este Corvette C6 eléctrico logra un… par Autobildspain