Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Roberto Saviano: “Hay que legalizar la cocaína”

ITALY-CINEMA-VENICE-FILM-FESTIVAL-MOSTRA
05/09/2019
|
TEXTO: AFP FOTOS: ALBERTO PIZZOLI / AFP

Al presentar en Venecia la serie “CeroCeroCero”, basada en su libro, el periodista y escritor italiano propuso la legalización de la cocaína como una manera de disminuir el poder de los narcotraficantes

El periodista y escritor italiano Roberto Saviano propuso desde la Mostra de Venecia, “la legalización de la cocaína”, al presentar este jueves dos capítulos de “CeroCeroCero”, la serie basada en su homónima novela dedicada al llamado “petróleo blanco”.

“Legalizar la cocaína significaría interrumpir el acceso a los pozos de petróleo de las organizaciones criminales, su legalización transformaría la economía mundial”, afirmó Saviano durante una conferencia de prensa a la que asistió con todo el equipo de rodaje.

“Es la única economía comparable al petróleo”, añadió el escritor tras el lanzamiento de la serie, una ambiciosa coproducción internacional respaldada por Amazon, Sky y Canal+, repartida en ocho episodios, de una hora de duración cada uno, y rodada en varias países, desde México a Italia, además de contar con un elenco internacional.

Dirigida por Stefano Sollima, célebre por “Gomorra”, la adaptación televisiva de la novela con la que Saviano saltó a la fama en 2006, la nueva serie fue rodada en seis idiomas distintos y describe con eficacia la ley que impera en esos mundos: traición, muerte y dinero.

ITALY-CINEMA-VENICE-FILM-FESTIVAL-MOSTRA

“Es una serie que debe ser vista y comentada, porque hace pensar y entender el mundo en que vivimos. Saviano ha arriesgado su vida para ello”, comentó el actor italiano Adriano Chiaramida, quien encarna a un anciano capo de la mafia italiana.

- Deseos de poder -

Las relaciones cruciales con la mafia de Calabria, la apertura de nuevas rutas para introducir la droga desde México pasando por Estados Unidos, pero también el deseo de poder que genera la cocaína, tienen como objetivo demostrar de que se trata del negocio más jugoso del mundo.

“La facilidad con la que se adquiere cocaína en el mundo la convierte en algo muy poderoso”, resume Saviano, de 39 años, quien llegó al legendario Lido veneciano acompañado por sus escoltas, medida tomada por las autoridades italianas hace una década, desde cuando lanzó su primer libro sobre la mafia napolitana.

“La cocaína se compra en Colombia por 2.000 euros por kilo, llega a México con un precio de 15.000 euros al kg, pasa a Estados Unidos por 27.000 euros y llega a Italia por 54.000 euros, a Inglaterra por 70.000 y a España por 45.000 euros. Nada en el mundo da más ganancias”, indicó para ilustrar el mecanismo económico que conlleva.

“La serie es una narración sobre el poder y la economía de nuestro tiempo, sobre lo que yo creo que es el capitalismo contemporáneo. Y el narcotráfico es una de sus armas”, explicó.

“Es que la vida de todos está afectada por el narcotráfico y sus ganancias. Independientemente de que seas consumidor. Ese es el corazón del libro y la razón de ser de la serie”, afirmó por su parte Sollima.

El director filmó parte de las dos primeras entregas en México, donde reconoció que encontraron dificultades, al abordar uno de los personajes más crudos, un militar de la Fuerza Especial de lucha contra el narcotráfico, interpretado por el actor mexicano Harold Torres.

ITALY-CINEMA-VENICE-FILM-FESTIVAL-MOSTRA

“Ha sido clave la investigación que realizó Saviano para el libro. Porque uno deja de ver la mafia como algo blanco o negro. O sólo lo negro. Entiendes que es la combinación de muchos factores y que no sólo se trata de un capo, sea colombiano o mexicano. El libro me permitió crear un personaje más profundo”, confesó Torres.

“El mafioso vive por el poder más que por el dinero. Y tener poder se paga: con odio, soledad, cárcel y muerte”, recuerda Saviano, cuyo libro fue hallado en la guarida y sobre la cama del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.