Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Volkswagen: inspirado en Playstation

Maquinas-Julio-2014-1

VW GTI Vision Gran Turismo y Sony se unieron para hacer realidad un modelo desarrollado para un videojuego de PlayStation cuyas potenciales son casi las mismas de su símil digital

La primera sensación que tendrán muchos es que se trata de un auto que ya han visto. Incluso habrá quien experimente la sensación de haberlo manejado. Y estarán en lo cierto, pues el nuevo modelo de Volkswagen es la copia exacta del VW GTI Roadster Vision, el súper deportivo que defiende los colores de la casa alemana en la sexta versión del archiconocido videojuego Gran Turismo de PlayStation.

De la mano de Sony, propietaria de la consola de juegos de video, Volkswagen ha querido dar forma real a uno de sus modelos más populares en las pistas digitales, demostrando otra vez que el límite entre la ficción y la realidad es cada vez más sutil y difuso.

Aunque se trata de un auto conceptual, el GTI Roadster Vision Gran Turismo no tiene nada que envidiarle a su símil digital, pero tampoco a ningún deportivo de altas prestaciones, con los cuales se podría medir en pistas sin mayores problemas.
Maquinas-Julio-2014-2

De corte marcadamente futurista, una primera mirada deja claro que se trata de un auto desarrollado para la velocidad. Basado en la plataforma del Golf GTI, el agresivo porte frontal marca la diferencia entre uno y otro, destacando por la amplia parrilla rectangular enmarcada en la delgada línea del juego óptico de luminarias LED.

Sin techo al estilo de clásicos modelos deportivos, el bajo parabrisas y las cortas ventanas laterales ratifican la condición extremista del GTI Vision Gran Turismo, cuya visual lateral resalta por la baja altura (apenas 1,09 metros), las grandes llantas y los pronunciados faldones y molduras que, además de aligerar la resistencia al viento, dividen el auto en dos piezas asimétricas complementarias.

De la retaguardia no puede menos que decirse que es el súmmum de la deportividad: el paragolpes prácticamente desaparece para dar espacio a un amplio difusor de fibra de carbono de tres cuerpos sobre el cual descansa un inusual tubo de escape rectangular. Por encima de este, un inmenso alerón también de fibra de carbono ayuda a entregar la misma carga aerodinámica de autos de competición, lo que significa que pese a su bajo peso (1.400 kilos) y su gran potencia, el auto siempre permanecerá pegado al asfalto.

El minimalismo que se aprecia en el interior está ligado a la condición de un auto que privilegia la velocidad antes que la comodidad. De allí que el monocasco de carbono del habitáculo no exhiba aditamentos que vayan más allá de los necesarios controles ubicados en el panel en forma de V sobre la columna de la dirección.

De puertas batientes que giran hacia arriba, el confort y la seguridad se limitan a un par de asientos deportivos forrados en alcántara y ubicados extremadamente bajos, lo que permite que el pilar ‘C’ se convierta en barra antivuelco por encima de las cabezas de los pasajeros.

Maquinas-Julio-2014-1

Potencia de película

Aunque se trata de un auto concepto, Volkswagen no ha querido dejar a su nuevo roadster sin los atributos de un verdadero deportivo, y para ello no ha escatimado esfuerzo en equiparlo con lo mejor de que dispone. La primera muestra de ello está en las dos grandes entradas de aire sobre el capó, signo inequívoco de que debajo se esconde un motor tan potente que demanda aireación extra.

Y así es. Los desarrolladores alemanes han echado mano del poderoso propulsor que equipa el todoterreno Tuareg, un motor atmosférico TSI biturbo de seis cilindros en ‘V’ y 3.0 litros de cilindrada que entrega 503 caballos de potencia y 560 Nm de torque, fuerza suficiente para movilizar sin ningún problema las 1,4 toneladas de peso de este enigmático biplaza.

Tal potencia permite elevar la velocidad de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas 3,6 segundos y llevar el límite de velocidad por encima de los 309 km/h, marcas que si bien pueden significar poco en un circuito digital, en el mundo real superan las prestaciones de deportivos de postín, como el Ferrari FF, por solo nombrar uno.

Toda esta fuerza es agenciada por una caja de cambios manual de doble embrague DSG y siete velocidades, a lo que se une el sistema de tracción 4Motion que reparte toda la potencia de manera equilibrada a las cuatro ruedas, las cuales vienen provistas de frenos de discos cerámicos de 380 mm adelante y 356 mm atrás.

Maquinas-Julio-2014-3

¿Qué le hace falta al GTI Vision Gran Turismo? Solo ser producido en serie para demostrar las cualidades de superdeportivo de esta pieza única de la casa Volkswagen.

 

Texto: Jesus Hurtado