<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

30 años de ska latinoamericano

A mediados de los 80s Los Fabulosos Cadillacs (Argentina), Desorden Público (Venezuela) y La Maldita Vecindad (México), empezaban a dar sus primeros pasos en el under musical de su país. Inspirados en el ska, influenciados por bandas como The Clash, encantados con la corriente del two tone y todo el boom de bandas británicas que llegaban a sus manos, así se forma este triunvirato de lo que progresivamente se fue conociendo como el sonido mestizo o como algunos prefirieron acuñarlos: Alterlatinoque. Y es que en estos días todos están celebrando 30 años de fundados.

30 años de ska latinoamericano

LOS FABULOSOS CADILLACS

Los primeros en editar un álbum unos años después de fundados. Su disco debut Bares y Fondas (1986) les abrió las puertas, temas como “Yo quiero morirme acá», «Basta de llamarme así», «Galápagos» y «Silencio hospital” se convirtieron en clásicos inmediatos. En el camino se decantaron por el dub, reggae, rock, hardcore, salsa, candombe, cumbia, entre otros géneros con los que han coqueteado. Sus temas con Celia Cruz o Rubén Blades son bien conocidos en Latinoamérica y la canción “Matador” su marca importante. Han tomado descanso en tres ocasiones, una carrera intermitente que aun así no ha tumbado el mood de celebración. “Lo que nos espera ahora es muy importante porque no solo van a ser shows, sino que además estamos proponiéndonos hacer nuevas canciones y volver a compartir en una banda de verdad, una banda activa. Eso lo hace muy diferente a los shows que hemos hecho últimamente. En esta gira, que empezaremos en Chile, vamos hacia un terreno desconocido”, comentaba el saxofonista y fundador Sergio Rotman al diario El Mercurio.

[sublimevideo settings=»youtube-id:pjPA7CXutDw; autoresize:fit» width=»800″ height=»450″]

DESORDEN PÚBLICO

Al tercer año de haberse fundado lanzan su álbum homónimo Desorden Público (1988), criticado, censurado y altamente exitoso por su temas “Políticos paralíticos”, “Esto es ska”, “Mal aliento”, “Skápate conmigo”, entre otros. Un ska primogénito que fue la semilla para el caldo de sonidos que vinieron en las tres décadas de trayectoria. Salsa, cha cha chá, reggae, cumbia, ritmos caribeños en su mayoría y una fuerza musical en directo que cautiva, han sido la marca de la banda. Es la única de las mencionadas que no se ha tomado un receso o hiato, desde que se formaron no han dejado de tocar, convirtiéndose en una de las agrupaciones de culto en Latinoamérica. Enmarcados en un gira nacional, así como México, Estados Unidos y Panamá, la celebración de estos 30 años viene con energía. Junto a la Maldita Vecindad tienen una presentación en el Palacio de Los Deportes de México. “Estamos activos y llegamos a los 30 años sin estar cansados ni carentes de creatividad. Queremos hacer muchas cosas, pero estamos claros que nuestro país tiene muchas variables difíciles de manejar con el tiempo, como los asuntos económicos y la volatilidad social, y esto lo expresan de viva voz o secretamente todos los productores”, le decía al diario Ultimas Noticias, su vocalista Horacio Blanco a comenzando el año.

[sublimevideo settings=»youtube-id:OfS-1IJajzc; autoresize:fit» width=»800″ height=»450″]

LA MALDITA VECINDAD

Le tomó cuatro años a los mexicanos para editar su álbum debut La Maldita Vecindad y Los Hijos del 5to Patio (1989). De aquí se dio a conocer los temas “El Supermercado”, “Morenaza” y “Mojada”. Sus inicios se oye un poco de ska, punk, son jarocho, jazz, rock y rap. Latinoamérica los recuerda por el clásico “Pachuco” que tanto vimos en el canal de música MTV Latino. Con seis discos editados y cinco recopilaciones, la agrupación se ha mantenido fiel a su sonido. Durante el 2011 decidieron anunciar su separación y fue hasta su presentación el año pasado en el Vive Latino que se reunieron con las ganas de celebrar tres décadas de historia. “Es una oportunidad de agradecer a toda la gente de una manera concreta, como nosotros lo sabemos hacer, a través de nuestra música y nuestras presentaciones, ahora con esta oportunidad que tenemos de dar

muchas cosas que este es el momento de concretar, los contenidos visuales que tenemos, la música que tenemos desde hace tiempo y que no hemos grabado, ese es otro proceso, otra etapa, más que nada mucho del material que queremos seguir tocando, el disco Circular Colectivo lo tocamos muy poco, esta es una oportunidad para tocar estas rolas que nos encantan, que nos sentimos identificados con ciertos temas, con cierta musicalidad, con cierta lírica que queremos darle continuidad”, explicaba Pato luego de su participación en el Festival.

[sublimevideo settings=»youtube-id:jRN6n9Wgq2Q; autoresize:fit» width=»800″ height=»450″]

 

¿Cuál es el límite de Soteldo?

En esta columna, Carlos Domingues comenta como el propio jugador ha roto paradigmas y parece estar más cerca de cruzar el charco, algo por lo que muy pocos apostaban desde su debut en Zamora