5 comparaciones odiosas entre Thor Ragnarok y Justice League

Sí, es comparar peras con manzanas, porque Justice League equivaldría más a Avengers, pero bueno, estos dos blockbusters navideños se estrenan casi al mismo tiempo y en ambos se forma un equipo para evitar el apocalipsis, y en una hay valquirias y en la otra amazonas, que vienen siendo casi lo mismo.

5 comparaciones odiosas entre Thor Ragnarok y Justice League

1 El villano. Ventaja: Thor: Ragnarok

 
Inconmensurable paliza a favor de Thor: Ragnarok (dirigida por el maorí Taika Waititi). Estoy seguro de que, con el paso del tiempo, Hela será considerada una de las mejores villanas del cine de fantasía de todos los tiempos. Primero porque tienes que esperarte hasta los créditos para cerciorarte de que esa tipa es Cate Blanchett. Segundo porque es la primera vez que yo recuerde que Cate se ve tan buenota. Tercero porque esta Diosa de la Muerte realmente mete miedo (te queda la sensación de que esto es lo que se ha apoderado de Venezuela). Cuarto, reitero: su look luce fantástico (quizás falta un desenlace a su altura: tengo la esperanza de que la resuciten, además diosa mala nunca muere).
Justice League (dirigida por Zack Snyder, el creador de 300 y Watchmen que se me hace muy poco reconocible desde que se pegó a DC Comics) no tiene un villano con rostro reconocible, sino una animación digital (Steppenwolf), un pelón garrafal.

2 La jevita. Ventaja: Thor: Ragnarok

 
Lo sé: decir “jevita” es sexista. Pero es que Hollywood es sexista, porque de lo que se trata es de meter una jevita aquí y allá en un género históricamente masculino para meter el paro de la igualdad de géneros, y bueno, si de superheroínas hablamos, ponte a criar un muchacho en Venezuela. Tessa Thompson es una de las grandes revelaciones de Thor: Ragnarok, en gran medida porque se pasa toda la película rascada.
Una representación poco moralista del alcoholismo femenino no es nada usual y cada presentación visual de la Valkiria Negra (¿ah?) es fantástica: todavía se me paran los pelos por el momento en que sale de la nave con el uniforme de gala y al fondo estalla un fuego artificial. Hay alguna insinuación de un pasado lésbico que queda en el aire.
De las tres películas en las que ha aparecido Wonder Woman, probablemente Justice League es la más floja. No recuerdo ninguna escena realmente memorable de Gal Gadot. El personaje se hace un poco cansón, opaco y achicopalado. No quiero soltar un spoiler, pero pensé que tendría un rol más decisivo en la venganza de sus hermanas amazonas muertas. Por cierto que Diana Prince también acepta una copita del alcohólico Batman con papada que interpreta Ben Affleck (Christian Bale, I Miss You).

3 El sufrimiento. Ventaja: Thor: Ragnarok

 
Vamos a una película de superhéroes no para verlos ganar, sino sufrir. Thor: Ragnarok es una película bastante extraña no sólo porque transcurre casi toda en un planeta marginal con una especie de subcultura Changa-Tuki, Sakaar, sino porque Thor es sacado por completo de su zona de confort: pierde su martillo, pierde su melena, pierde su patria y pierde otras cosas más, hasta el punto de terminar casi irreconocible.
Por eso, aunque en general el tono de Thor 3 es humorístico, también es una de las películas de superhéroes más perturbadoras que recuerde (también vemos a Hulk en una disposición de ánimo cercana al relax, lo que contribuye no poco). Lo que puede venir de ahora en adelante para Chris Hemsworth en el Universo Marvel se me hace una total incógnita.
Creo que el que más se sufre Justice League es Batman, que se lanza una incursión kamikaze en algo que se parece a lo que quedó de la planta nuclear de Chernobyl.

4 La jodedera. Ventaja: Thor Ragnarok

 
De los tres nuevos personajes en Justice League, el que más sobresale es el hawaiano Jason Momoa (¿algún día será el Hulk polinesio de Taika Waititi?), sobre todo por su arrolladora presencia física, aunque su Aquaman no es demasiado acuático. Hasta uno que es hombre y hetero se estremece viendo los pectorales de aquella bestia. Cyborg no da ni frío ni calor y el Flash hebreo no está mal, aunque a uno le parece haber visto algo parecido antes.
Thor: Ragnarok se da el lujo de reclutar a Matt Damon como figurante y tiene un gallo tapao: el insuperable Korg. Loki (Tom Hiddleston) se parece cada vez a una mezcla de Alejandro Chabán con Renato del Circo los Valentinos, pero es fiel a su esencia ambigua.
En general, el fuerte del Universo Marvel es el humor y la constante reinvención-reciclaje y creo que ya en DC Comics deben tener claro que esa batalla está perdida de antemano. Pero Snyder tampoco ha acertado para encontrar el tono épico en su trilogía Man of Steel/Batman vs Superman/Justice League (de las tres, la menos peor es la segunda).

5 Escena escondida. Ventaja: Justice League

 
No seamos despiadados. Vamos a darle aunque sea un punto a favor a la superproducción de DC Comics, a pesar de su desprecio por el sano colorinche (hizo falta el color verde de la Linterna Verde).
La película de Zack Snyder termina con un pique tipo Rápido y Furioso equivalente a una carrera entre el Correcaminos y Speedy González.

6 Ñapa: la cita útil para el caso Venezuela. Ventaja: Thor: Ragnarok

 
“Asgard no es un lugar, Asgard es su gente”. Ya lo saben, venezolanos en el extranjero: si su patria queda destruida, ustedes son los encargados de mantener encendida la llama eterna de lo mejor de lo que somos (o éramos).]]>