6 razones para superar el ratón Vinotinto

No hay tiempo para sentarse a lamerse las heridas. Venezuela tiene tres días para recomponerse y buscar los tres puntos ante Paraguay, un rival directo y accesible. La noche barranquillera dejó un sabor amargo, pero la resaca se quita con más y mejor vinotinto

6 razones para superar el ratón Vinotinto

Que de fútbol todos sabemos un poco, se estableció desde que el balón empezó a transmitirse por televisión. La tentación de juzgar lo que vemos en la cancha nos come y en tiempos de redes sociales, apuramos los juicios que regularmente disparamos desde la cintura. Por eso, hoy todos amanecimos con resaca y publicando lo que nos pareció que estuvo mal en el debut de Venezuela, frente a Colombia, en Barranquilla.

La goleada, sin atenuantes, no da mucho para el análisis. Los fallos fueron claros y constantes. Se sabía que la línea de cuatro en el fondo era endeble y se partió rápido. Exactamente en 45 minutos. Se preveía que el ataque no sería igual sin Salomón Rondón y en efecto, fue romo como tijera de preescolar.  Lo que no se esperaba es que el mediocampo ni contuviera ni propusiera. Si hay una zona en la que ha crecido Venezuela, en los últimos años, es en la mitad de la cancha. Tomás Rincón no fue un líder ni Jefferson Savarino desequilibrante.

Podríamos pasar horas deteniéndonos en los gruesos errores de John Chancellor o de Ronald Hernández, incluso del nerviosismo y bajo nivel de Wuilker Fariñez. Sin embargo, todo esto ya es pasado.

En todo caso y cómo cantó Fito Paéz, ¿quién dijo que todo está Perdido? Aquí no venimos a ofrecer nuestro corazón, pero sí algunas razones para pensar que el futuro no tiene por qué ser tan negro como la noche barranquillera.

1- Esto es solo el principio

Como diría Trimagasi en El Hoyo, «obvio». Era de esperarse que Venezuela tuviera una mala presentación en su debut. Las razones son múltiples, desde las consabidas ausencias por COVID-19, hasta la falta de trabajo en cancha, debido a que la pandemia impidió que se realizaran concentraciones y amistosos antes de este choque. Venezuela no es como cualquier otro rival de la zona. Nunca lo ha sido. Basta ver que los desempeños de la Vinotinto siempre son mejores cuando el grupo se reúne por un buen tiempo en una misma sede. Es lo que le ha llevado competir en las últimas copas de América. De manera que es errado pensar que si un jugador tiene un buen presente, supongamos Yangel Herrera, ese presente se trasladará de igual forma al combinado nacional.

Cada jugada tiene un contexto y salvo que se pudieran traer a los mismos compañeros  del Granada a competir contra Colombia, es que se podría prever ciertos comportamientos parecidos. Y aún así podría fallar, porque se juega de acuerdo a lo que también propone el rival. Dicho de otro modo, debemos entender que casa partido es diferente a otro. ¿Si Venezuela jugaba con tres volantes defensivos habría sido más segura? Tal vez o tal vez Colombia habría reajustado sus líneas y habría respondido a esa propuesta de otra forma.

Como fuere, es falso que estos tres goles y tres puntos perdidos tengan incidencia directa en el futuro de Venezuela. Es una sentencia alarmista. Las eliminatorias son de largo aliento y Perú y Ecuador pueden dar fe de ello, como protagonistas y antagonistas de la eliminatoria pasada.

2- Venezuela no es tan mala

La imagen de Ronald Hernández superado y gateando o Chancellor caminando en cámara lenta, dejan una imagen de equipo amateur, pero no es así. Es cierto que está lejos del nivel competitivo que mostraron Brasil y Colombia, en la primera fecha. Pero sí hay material para disputar los puntos. Hasta ahora, salvo las dos selecciones mencionadas, apoyadas por la localía, el clima y el buen presente de sus jugadores internacionales, todo luce muy parejo.

Venezuela estará en la cola mientras no sume puntos y eso podrá mantenerse por algunas fechas hasta que el grupo encuentre soluciones. Salvo ese trecho con Noel Sanvicente, la selección siempre ha conseguido la manera de luchar. Otra cosa es que no le ha dado para ganar los partidos importantes. Pero en determinado momento, la Vinotinto tendrá a todos sus jugadores clave disponibles y eso cambiará el panorama. Esperemos, claro, que sea lo más rápido posible.

No olvidemos lo siguiente: el objetivo realista de Venezuela es luchar por el puesto que da repechaje. Ahí tiene que batirse duro contra Ecuador, Perú, Chile y Paraguay. Esos son los rivales directos de la selección nacional. Es un lugar común, pero el camino es repetir lo que hizo la representación meridional en 2002: sacar la mayor cantidad de puntos posibles en casa.

3- Hay jugadores en la banca para mejorar

Es una decisión que le atañe al cuerpo técnico, pero varios jugadores que no actuaron contra Colombia, o que tuvieron poco tiempo, podrían perfectamente asumir el liderazgo que faltó en Barranquilla, empezando por el portero. Joel Graterol es uno de los arqueros de mayor reputación en la liga colombiana, probado en Copa Libertadores. Su presente con el America de Cali es muy bueno. En septiembre se lució ante la Universidad Católica:

También Rómulo Otero podría ser una variante para generar faltas y apoyarse en las jugadas a balón parado, tomando en cuenta que le falta mucho tiempo de maduración al equipo de José Peseiro para generar un juego asociativo que derive en mejoras en el juego ofensivo.

Por supuesto, se da por descontado que Soteldo debería ser uno de los titulares contra Paraguay y probablemente, tras el fracaso del falso «9», Fernando Aristeguieta pueda comenzar desde el pitazo inicial.

4- Paraguay está en transición

Ni fuerte en defensa ni mucho menos letal en ataque, el equipo paraguayo continúa con su proceso de renovación, que le permita volver a los mundiales, luego de perderse los dos últimos. Le ha costado a la selección relevar a figuras como Óscar Cardozo y ahora su gran referente es Miguel Almirón (Newcastle), tras el estancamiento de Derlis González, un jugador que prometía mucho más.

En el partido contra Perú queda en evidencia lo que sufre con los centros al área. De hecho si pueden ver el partido completo, el visitante fue muy superior en diferentes pasajes del partido. Los dos goles peruanos suceden luego de balonazos al área, que confunden a los centrales o después de que la defensa permitiese segundas jugadas.

Por solo citar una zona en la que el técnico Eduardo Berizzo ha tenido múltiples problemas, el lateral derecho es una incógnita y se nota. Allí ha probado a Jorge Moreira (River Plate), Robert Piris (Club Regatas) y Juan Escobar Chena (Cruz Azul). También en la pareja de centrales hay dudas y los nombres Junior Alonso (Atlético Mineiro) y Fabián Balbuena (West Ham) se han turnado en esa posición.

En todo caso, siempre será mejor enfrentar a un equipo que sigue buscando su identidad que a uno con las ideas claras, como Colombia.

5- El calendario

El principio del calendario para Venezuela no es fácil. Después de enfrentar a Paraguay, la Vinotinto deberá chocar contra Brasil, como visitante. Sin embargo, antes de que finalice el año, recibirá a Chile y luego, en 2021, a Ecuador. Los siguientes encuentros serían en Perú y Bolivia. Todos estos rivales son directos y no es descabellado puntuar ante ellos. De manera el equipo de José Peseiro tendría un a posición diferente a la actual en marzo del año que viene. Por supuesto, el cuerpo técnico y la Federación Venezolana de Fútbol deben trabajar para que los próximos llamados no sean tan aparatosos y no se repitan casos como los de Fernando Aristeguieta y Yeferson Soteldo. Problemas de logística, retrasos en conexiones y desconocimiento de leyes por COVID-19 deben ser resueltos por la federación, los jugadores solo tienen una responsabilidad: jugar. Eso sí, hay que rezar para que no se lesione nadie más.

6- No hay tiempo para llorar

La eliminatoria no da tregua. Todo pasa muy rápido y el que fue bueno ayer, dará un traspié mañana. En tres días Venezuela enfrenta a Paraguay, un rival que fue exigido por Perú. Un buen resultado contra la albirroja levantará el ánimo de los fanáticos, pero más importante aún: el combinado nacional podrá trabajar con más calma la siguiente fecha.

De todas maneras, si aún quieres profundizar más en lo que se hizo mal y lo que se debe corregir luego del partido contra Colombia, te dejamos el Live que hicimos en El Estímulo, con Carlos Domingues: