<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

#6D| ¿Dónde está el diálogo?

Este martes 6 de diciembre se espera que se reúnan -o no- los representantes del gobierno y de la oposición en la mesa de diálogo. La tensión se incrementa, de modo que, podría -o no- implosionar la negociación entre el Ejecutivo y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

#6D| ¿Dónde está el diálogo?

Todo indica que la Unidad no asistirá a la que sería la tercera reunión plenaria que se espera se realice en el Hotel Meliá Caracas, pues la alianza opositora advirtió el 30 de octubre que se “retiraba del mecanismo hasta que el gobierno cumpliera” con los acuerdos adquiridos.

La Unidad, ese mismo día- cuando se cumplía un mes del inicio de las conversaciones- emitió un comunicado en el que enumeraba los “pendientes” del gobierno:

-Instaba a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a restituir las competencias constitucionales de la Asamblea Nacional, dejando sin efecto la condición del falso “desacato” del Poder legislativo.

-Exhortaba el nombramiento de dos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) y sus respectivos suplentes, de común acuerdo entre las partes, cuyos lapsos vencieron el pasado 3 de diciembre.

-Reclamaba la liberación de los presos políticos y la apertura del canal humanitario para la importación y distribución de alimentos, medicinas y suministros médicos.

A pocas horas de la reunión, la MUD continúa a la espera. Hasta ahora, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) no “ha cedido” en ninguno de los puntos. De hecho, el pasado viernes, el jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, emitió un recurso ante el TSJ en el que instaba al Judicial a designar a los tres rectores por “omisión legislativa”.

Rodríguez argumentó que la medida se debe a que la Asamblea continúa en desacato, de modo que la designación en consenso (gobierno y oposición) de los representantes del Poder Electoral, que había sido uno de los acuerdos de la mesa de diálogo, fue pateada.

A esta situación de tensión, se le suma una presunta carta suscrita por el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, que despertó la indignación en el oficialismo.

Aunque no ha sido vista públicamente, tanto voceros del chavismo como de la oposición, han confirmado su existencia.

El diputado chavista Diosdado Cabello contestó públicamente a la misiva. El segundo hombre fuerte del partido de gobierno dijo: “Pietro Parolin, respete que nosotros no nos metemos en las cosas internas que pasan en El Vaticano. No nos metemos con los padres acusados de pedofilia, son ustedes los que tienen que arreglar eso”.

Cabello también calificó de «irresponsable» a Parolin, y aseguró que la Santa Sede no tiene “derecho a proponer nada” en la negociación.

En la carta el Vaticano “demanda” que antes del 6 de diciembre se produzcan cuatro hechos muy similares a los exigidos por la MUD: “que se tomen las medidas para el ingreso de alimentos y medicinas al país para aliviar la crisis humanitaria; que las partes acuerden un cronograma electoral; que se restituya a la Asamblea las competencias que le establece la Constitución y que se libere a los presos políticos”.

Ninguna de estas acciones han sido concretadas. Tan solo se conoció que un tribunal de control dictó medida sustitutiva de libertad para el dirigente de Voluntad Popular y preso político Yon Goicoechea, según afirmó este lunes su abogado Ernesto Romero. Pero Goicoechea, al cierre de esta nota, aún estaba tras las rejas.

El rey de la televisión se ha ido: adiós, Larry King

Legendario es poco: Larry King consolidó una imagen y un estilo únicos en los medios radioeléctricos que devino en escuela para muchos. Este sábado se anunció que falleció en Los Ángeles y aunque no se ha informado oficialmente sobre la causa de su muerte, se sabía que estaba bajo atención médica por covid-19

¿Por qué muta el coronavirus?

El descubrimiento de variantes del coronavirus SARS-CoV-2 más contagiosas en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil añade incertidumbre a la posibilidad de atajar la pandemia. Los científicos, que esperaban estos cambios, hacen un llamado a la calma