7 recomendaciones de la Academia de Ciencias para el regreso a clases

Tras el anuncio del regreso a la escuela en Venezuela, muchos padres y maestros tienen dudas sobre la seguridad de retornar a la presencialidad en un país con un índice aún bajo de vacunación y casos activos de covid. Ante esto, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales generó un documento con recomendaciones para volver al aula

7 recomendaciones de la Academia de Ciencias para el regreso a clases

Tras 18 meses de confinamiento debido a la pandemia por covid-19, el retorno a las clases en el país ha tardado mucho más de lo esperado. Según los datos de la Unesco, las escuelas abrieron en 117 países, mientras que solo 18 países mantienen las aulas cerradas, entre ellos Venezuela. Sin embargo, el reinicio de las clases presenciales ya es un hecho y ante esto los padres, estudiantes y profesores plantean dudas sobre el cómo retornar a clases en un país donde aún se mantienen los casos positivos de covid-19.

En un documento publicado en su página web, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman) señala que existe mucha incertidumbre acerca de si están dadas las condiciones para tal retorno.

LEER TAMBIÉN: Vuelta a los salones de clases, ¿es seguro para nuestros niños?

Según expertos epidemiólogos, la pandemia podría durar un par de años más. “Esto plantearía la disyuntiva de esperar a que desaparezca la tasa de contagios para retornar a las clases presenciales, con el costo que eso supone
en términos de deterioro de calidad académica y abandono escolar, o tomar medidas efectivas para disminuir el riesgo de contagio de la comunidad educativa y reiniciar la incorporación progresiva y planificada a los planteles”, señala el documento.

¿Por qué retornar a clases presenciales?

La educación de los niños es uno de los grandes retos en esta pandemia. El informe del Banco Mundial de 2020 muestra un importante déficit de conocimientos que se han debido adquirir. El documento señala que la pobreza de aprendizaje, que se define como el porcentaje de niños de 10 años incapaces de leer y comprender un relato simple, creció de 51% a 62,5% en América Latina .

El deterioro educativo afecta no solo a nivel individual, sino que trae implicaciones macroeconómicas para los países.  Según el Banco Mundial, “la enorme pérdida de educación, capital humano y productividad se podría traducir en una caída de ingresos agregados a nivel regional de 1,7 billones de dólares”.

En Venezuela la situación de las clases a distancia no es la mejor. La Academia de Ciencias señala que “la inestabilidad o inexistencia del servicio de internet en las regiones más apartadas del país, sumado al cada vez más difícil acceso a la tecnología por su alto costo y la ausencia de competencias para impartir una enseñanza, que, por remota, requiere de plataformas inexistentes en las escuelas públicas y de didácticas no adquiridas por la mayoría de nuestros docentes, han hecho del regreso a clases presenciales una necesidad imperiosa”.

Además. el documento asegura que otro de los efectos perversos de la ausencia de clases presenciales en Venezuela tiene que ver con el abandono de los estudiantes y de los profesores. “Se presume que para el 2020 un 30 % de profesores y maestros han dejado de ejercer su profesión”.

Ante esto, “llamar a clases presenciales en nuestro país debe suponer la toma de medidas urgentes para garantizar la mayor seguridad posible a estudiantes y docentes y evitar la posibilidad de un riesgo cierto de contagio masivo”. De esta manera. Acfiman plantea 7 requerimientos especiales que se deben tomar en cuenta a la hora de retornar a las aulas.

1. Vacunación del personal

En Venezuela hay 840.909 trabajadores en el sector educativo, incluyendo docentes, trabajadores administrativos, obreros y madres procesadoras. De ellos, en esa fecha, 378.495 (45 %) estaban vacunados. El resto del personal estaba distribuido entre el que estaba convocado para la vacunación y un 14 % que no había sido contactado, porque no se habían podido comunicar con ellos.

“Es indispensable, por lo tanto, que todo el personal docente, administrativo y obrero y los estudiantes elegibles (mayores de 18 años en este momento) completen su esquema de vacunación antes del reinicio de las clases en los planteles educativos”.

Foto: Daniel Hernández

2. Garantizar bioseguridad sanitaria en planteles educativos

La garantía de condiciones razonables de operatividad no se puede restringir a la limpieza de las instalaciones. “Es necesario que las escuelas cuenten, por una parte, con las condiciones básicas para su funcionamiento, incluyendo los servicios públicos y, por la otra, con el instrumental necesario para garantizar la bioseguridad”.

  • El uso obligatorio de la mascarilla en los espacios interiores y exteriores de los ambientes escolares es una condición necesaria para el regreso a clases.
  • Deben, además, mantenerse las aulas ventiladas, limitar los aforos para garantizar el distanciamiento físico
    y promover las actividades educativas en los espacios abiertos de la escuela.
  • Es imprescindible poner empeño en garantizar el suministro de agua y electricidad, así como garantizar el mantenimiento necesario a sanitarios y comedores.
  • Dotar a todos de las mascarillas recomendadas (K-95) y tener un lote disponible para el recambio, pérdida, deterioro o desgaste.
  • Instalar dispositivos de desinfección en la entrada de los establecimientos, disponer de suficientes cantidades de gel o alcohol en la entrada de las aulas.
  • Garantizar el distanciamiento físico de los estudiantes a través de un rediseño del ambiente escolar en las aulas.

3. Implementar rutas de transporte escolar

Según la Academia de Ciencias, es necesario atender la deficiencia del transporte público, porque de nada vale implementar medidas de seguridad en los planteles si no se controla un posible foco de contagio masivo por causa del transporte público.

“Alcaldías y gobernaciones deben poner a disposición de estudiantes, maestros, profesores y personal administrativo y de servicios, rutas escolares provistas de desinfectantes a ser aplicados antes de ingresar a la unidad. Se debe usar mascarilla, las ventanas deben estar abiertas para permitir la libre circulación del aire y los usuarios deben mantener cierta distancia entre ellos”.

4. Reactivar los planes de alimentación

Antes de la pandemia, muchos niños en Venezuela habían dejado de asistir a las escuelas. Una de las razone para esto era la desaparición paulatina de los programas de alimentación en las escuelas.

“Es imprescindible reactivar tales programas, garantizando también la idoneidad de la calidad nutricional de los alimentos servidos. Las condiciones de vida de muchas familias venezolanas no les permiten prescindir de un posible ingreso adicional por la incorporación temprana de sus hijos al trabajo o en otros casos, la imposibilidad de enviar a la escuela a un hijo por no tener cómo garantizarle el desayuno y la merienda”, señala el documento.

5. Estrategias diferenciadas por región

La Academia de Ciencias señala que no todas las escuelas y universidades poseen las mismas características. Las condiciones y capacidades dependerán del tamaño de las aulas y la ventilación original, así como por la región geográfica donde se encuentren, por lo que cada aula tiene características diferenciadoras desde el punto de vista epidemiológico.

“En esos casos, lo recomendable es establecer unas pautas de evaluación y dejar que sea la comunidad educativa
la que evalúe sus particularidades y diseñe la estrategia más adecuada para la reincorporación progresiva a las aulas”.

6. Alternativas educativas particulares

No todos los niños podrán retornar a las clases presenciales. Además de la pandemia, existen condiciones especificas en regiones e instituciones que complican el regreso a clases. Por esto, la Academia de Ciencias recomienda desarrollar opciones ajustadas a la diversidad de condiciones que permitan la formación efectiva y de calidad para todos.

“La división de la población estudiantil deberá ser flexible para responder a las necesidades particulares de cada nivel educativo (preescolar, primaria, bachillerato y universitario) y de cada plantel educativo”.

7. Atender a las insuficiencias salariales

Atender con urgencia el sueldo de los docentes de todos los niveles del sistema educativo es primordial para el regreso a clases. En Venezuela, los maestro no solo reciben los salarios más bajo de América Latina, sino que se encuentran por debajo de los estándares internacionales de pobreza extrema.

“Obligar la reincorporación a las aulas, a quienes no devengan una remuneración suficiente para adquirir alimentos, vestido, cubrir gastos de transporte ni poder obtener un seguro médico suficiente para cubrir gastos de medicina y hospitalización en caso de contagio, supone un enorme desprecio a ese sector, ya suficientemente maltratado, como lo es el gremio magisterial”. señala el documento.

educación