<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

8 postres con nombre de mujer

María Luisa, Martha Rocha, Herminia, Melba, María Teresa, Catalina, Suzette... esos son solo algunos de los nombres femeninos que engalanan a la repostería del mundo. Para celebrar el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, contamos la historia de algunos de ellos

8 postres con nombre de mujer

Son las mujeres quienes le ponen sabor a la humanidad. La primera molécula gustativa que prueba un bebé es a través de la lactancia materna. La memoria del paladar se forma por comidas legadas de abuelas y madres, de recetas escritas por manos femeninas en cuadernos que guardan en sus hogares. Los dulces suelen ser el mejor ejemplo de esto y, por eso, celebramos el 8 de marzo con una lista de postres con nombre de mujer.

Son dulces de varios países, algunos muy conocidos dentro y fuera de sus territorios y algunos que marcaron su época, pero ya no se elaboran. Es el caso de las tortas venezolanas María Teresa y Herminia, por ejemplo.

Catalina

Las catalinas, también llamadas paledonias o cucas, son unas suaves galletas muy consumidas en Venezuela, sobre todo en Los Andes y los estados centrales Lara y Zulia.

Llevan el típico melado de papelón especiado, utilizado en muchas preparaciones. Algunas personas las comen con queso pero, en general, suele ser una merienda rendidora y fácil de conservar.

recetas, catalinas, cucas, foto patrick dolande, estilismo liselotte salinas

Foto: Archivo de Bienmesabe

Para leer la receta puede hacer click en este enlace de Venezuela Tuya. 

Torta María Luisa

Es una torta que se prepara en varias zonas de Venezuela, pero más en la capital. Está hecha con capas de bizcocho, mermelada de fruta (generalmente de guayaba) y crema pastelera y cubierta de merengue italiano. A pesar de su laboriosidad, permanece en el menú actual de postres venezolanos. Esto se debe, en parte, a que su receta está perpetuada en los libros de Armando Scannone, que son de amplia consulta por cocineros de todo el país.

Torta María Luisa preparada por la cocinera Mercedes Oropeza. Foto cortesía de @unavainita

Es una de las tortas que aparece en el libro de recetas venezolanas La cocina de Casilda, de 1953, según cuenta el investigador Rubén Darío Rojas en su columna El Fogón Creativo.

Ya en el año de la edición del libro se consideraba una «torta de antaño» que se hacía especialmente para celebrar los onomásticos. Scannone, por su parte, la hace con varias capas de mermelada de membrillo o guayaba y tanto el ponqué como el merengue llevan un punto de limón.

En Antioquía, Colombia, existe una versión de la torta María Luisa, aunque más sencilla que la caraqueña. Es un ponqué de vainilla con toques de naranja que se rellena con mermelada de mora o con dulce de leche. No lleva merengue encima sino solo azúcar en polvo.

Para conocer la receta de la torta María Luisa como se hace en Venezuela, hacer click en este enlace de Marylicious. Para hacer la de Colombia, en este enlace de My Colombian Recipes.

Tortas Herminia y María Teresa

Dos postres con nombre de mujer, además de la María Luisa, registra Graciela Schael Martínez en La cocina de Casilda, la torta Herminia y la torta María Teresa. Ambos postres pertenecen a la cocina caraqueña de antaño y se preparaban, especialmente, para celebrar los santos de los miembros de la familia.

postres con nombre de mujer

Foto: Rubén Alejandro Rojas

La torta Herminia se caracteriza por el añadido de almendras fileteadas y azúcar granulada en la superficie del pastel justo cuando está por salir del horno, para que quede “dorada por encima” y resulte “deliciosa” según aclara la autora.

Por su parte, «la Torta María Teresa se ajusta más al patrón de las tortas decoradas con merengue italiano, pero sin usar rellenos y aromatizando la preparación únicamente con vainilla, en lugar de la ralladura de limón que se encuentra en otras recetas similares», expresa Rubén Darío Rojas.

Bolo Martha Rocha

Es un postre brasileño que se creó a mediados del siglo pasado y no homenajea a una buena cocinera, como suele ocurrir con los demás postres con nombre de mujer. Este dulce está dedicado a una miss, la más famosa de Brasil de todos los tiempos: Martha Rocha.

La torta que lleva su nombre se ha convertido en un clásico de la repostería brasileña y se sigue preparando casi 70 años después.

A pesar de que Martha era miss Bahía, fue en Curitiba donde se elaboró por primera vez este dulce. Y fue doña Dair da Costa Terzado quien la realizó, según cuenta Universo Retro. 

postres con nombre de mujer

La miss y su torta. Foto UniversoRetro.com,br

Está hecho con varias capas de ponqué y relleno. Pero una de esas capas es muy especial: Es un disco de merengue o suspiro de cinco centímetros de alto. ¿Y por qué tan grueso? Porque representa «los cinco centímetros más» en las caderas, por los que Miss Brasil no ganó el Miss Universo ese año.

Obviamente, esa historia de las grandes caderas que la hicieron perder nunca fue comprobada. La versión la hizo correr un periodista, Joao Martins. Los centímetros de más, sin embargo, se quedaron en los recetarios y en el paladar de los brasileños.

Las otras capas son de dos clases de bizcocho, de vainilla y chocolate más crema pastelera, nueces tostadas, mermelada de durazno o ciruela y cubierta de crema batida e hilos dulces de huevo que simbolizan la piel blanca y el cabello rizado de Martha.

El disco de merengue, visible en medio de la torta, honra las caderas de la miss. Foto AnaMaríaBraga.globo.com

Para elaborar esta torta se pueden consultar las recetas de Ana María Braga en este enlace (en portugués).

Turrón de Doña Pepa

Este es un postre que los peruanos comen desde que están en el vientre materno, pues es muy tradicional en ese país. Aunque se puede encontrar todo el año, se consume especialmente a principios de octubre, cuando se celebra al Señor de Los Milagros.

Turrón de doña Pepa. Foto: Quericavida.com

A la vista, el postre es alegre, lleno de un brillo de almíbar y adornos de colores. Pero su origen tiene un comienzo triste… y un final feliz.

La historia la cuenta Ana Lucía Mori en el blog peruano Emarket. Asegura que el nombre de bautismo de Pepa era Josefina Marmanillo, a quien todos llamaban «doña Pepa». Era una esclava de la época del virreinato, muy famosa en todo el Valle de Cañete, donde vivía por su talento en la cocina.

Pero a Pepa la aquejaban problemas de salud. Sentía que se le paralizaban las articulaciones. Esto le impedía cocinar y la preocupaba. Le pidió al Señor de los Milagros (o Cristo de Pachacamilla como también lo llamaban) que la sanara y a cambio le ofreció viajar a Lima para agradecerle en persona.

Efectivamente, Pepa se curó y fue a Lima. Quería dar un discurso ante el Cristo pero no se le ocurría nada. Con la mente en blanco llegó a Pachacamilla y en la calle vio multitud de colores, sobre todo mucho morado, que es el color del Señor de Los Milagros (igual que el Nazareno en Venezuela).

También sintió variedad de aromas, de las comidas que ofrecían las «mixtureras» llevando sobre su cabeza bandejas con flores y frutas de mazapán, membrillos acaramelados y pastillas de canela y azúcar. Y, alrededor, las llamadas «vivanderas» vociferaban las delicias que vendían:  olluquito, cau cau (panza de res en guiso; en otros países le llaman mondongo), causa, ceviche, choclos (maíz), butifarras (sándwich de jamón con salsa de cebolla), anticuchos (pinchos de corazón de res sazonado), picarones con miel y mazamorra morada, entre otras.

Fue entonces cuando Pepa supo cómo iba a agradecer al Señor de los Milagros: creando un turrón aromático y muy gustativo, que representara su procesión. En su tope lleva varios colores, representando a las mixtureras. Y siempre lleva un detalle de azúcar morado, porque es el color de esta celebración.

Foto Turrón de doña Pepa. Cortesía Jamea Perú

Desde entonces, y durante 300 años, el turrón de doña Pepa ha sido el postre emblemático de la procesión.

La receta de este dulce colonial que se mantiene hasta nuestros días la comparte Qué rica vida en este enlace.

Peach Melba

La repostería francesa tiene dos postres con nombre de mujer que le han dado la vuelta a las mesas del mundo. Son el Peach Melba y la crépe Suzette.

Para El Comidista, la sección culinaria del diario español El País, el Pech Melba es el «melocotón más famoso de la historia de la cocina».

Aunque este postre basado en helado y melocotones tienen nombre de mujer, lo inventó un hombre. Y no cualquier hombre. Fue Auguste Escoffier, quizás el cocinero francés más famoso, que vivió hasta 1935 y que aún sigue siendo referencia mundial.

Dice El Comidista que Escoffier lo creó en 1894 cuando era chef del hotel Savoy de Londres, en honor de la soprano australiana Helen Porte Michel, cuyo nombre artístico era Nellie Melba. El Melba viene de su ciudad natal, Melbourne. Según la página 196 flavors, primero se llamó Melocotones al cisne (en referencia a la obra que presentaba Nellie Melba en esos tiempos). En 1900 lo cambió a Peach Melba.

postres con nombre de mujer

Foto: The Nosey Chef

El Peach Melba original solo lleva melocotones en almíbar (hechos en casa y no de vidrio o lata), frambuesas (primero enteras y luego en puré), almendras y helado de vainilla. Con el tiempo, a esta famosa copa de helado como siropes de chocolate o fresa.

«La receta del melocotón Melba del chef Escoffier que publica en sus memorias es casi similar a la que conocemos hoy en día, con un par de excepciones. Parece que el chef prefería los melocotones frescos que simplemente, escaldaba y pelaba, y luego, espolvoreaba con azúcar, en lugar de los melocotones cocidos en jarabe dulce», dicen Vera Abitbol y Mike Benayoun, del blog 196 flavors. Pueden leer su receta del Peach Melba y más de su historia en este enlace.

Y, si quieren ver una moderna versión creada por Le Cordon Bleu, pueden pinchar aquí.

Crépe Suzette

Son muchas las versiones que circulan sobre la Suzette que bautiza uno de los más famosos postres de mujer. Pero todas tienen, como origen, al chef francés Henri Charpentier.

El Larousse Gastronomique asegura que la crépe Suzette es una simple variación de una receta de su familia. Otros, que halaga a la acompañante del príncipe inglés Eduardo VII, a quien Charpentier le sirvió la crépe en el Café de París.  Y una tercera versión afirma que la Suzette era, en realidad, Suzanne Reichenberg, una actriz francesa.

Lo que sí es seguro es que dos cosas que diferencian a las Suzette de todas las demás crépes: el uso del licor Cointreau y ralladura de cáscara de un cítrico que suele ser naranja, aunque algunos usan mandarina.

Foto: BBC Good Food

En este enlace del blog Recetas de Rechupete pueden encontrar una receta muy fiel a la original que incluye consejos para un flambeado como el que hizo Charpentier.

La Suzette no es la única crepe francesa con nombre de mujer, pero sí es, definitivamente, la más famosa.

Y de ñapa.. la María

Este dulce viene en paquetes y, aunque existen algunas recetas, casi nadie las hace en casa. Sin embargo, la incluímos en este listado de postres con nombre de mujer por la importancia que tienen en el registro gustativo de los españoles y latinoamericanos. Las galletas María son la infancia de todos.

Las galletas María fueron inventadas en Londres en 1874 por James Peek y George Hender Frean. Ellos eran unos famosos reposteros que tenían su tienda Peek, Frean & Co. Allí toda la aristocracia londineses acudía a tomar el té de las 5 de la tarde y a comer sus ricos dulces.

postres con nombre de mujer

Foto Betania Ibarra

La galleta la crearon para la boda del príncipe Alfred de Edimburgo y la rusa María Alexandrovna, hija del zar Alejandro II. Para homenajear a su nueva princesa, los reposteros inventaron la galleta y la bautizaron como Marie Biscuit. Y como los ingleses son apasionados de todo lo que tenga que ver con la realeza, en poco tiempo hicieron de la María su galleta favorita y, como es tan versátil, su fama se extendió rápidamente por todo el mundo.

Actualmente se comercializan bajo distintas marcas pero siempre mostrando orgullosamente su nombre María en cada galleta.