<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

A la dictadura cubana no le gusta "Patria y Vida"

El propio "presidente" Miguel Díaz-Canel se ha ocupado de responderle a los intérpretes y autores del tema. Y ha enfilado una batería de respuestas "espontáneas" de artistas fieles al régimen cubano. ¿Una canción amenaza al poder en La Habana?

A la dictadura cubana no le gusta "Patria y Vida"

Una canción de protesta incisiva de raperos cubanos viralizada en redes sociales desencadenó una airada respuesta oficial en La Habana y polariza la pugna cultural sobre la situación en Cuba.

El tema «Patria y Vida», que supera las dos millones de reproducciones en Youtube en una semana, es considerado una provocación por el gobierno socialista y la prensa oficial lo tildó de «burda injerencia política» en la soberanía nacional.

Al punto que desencadenó una respuesta del presidente, Miguel Díaz-Canel, y reacciones de casi toda la clase política, periódicos y noticieros oficiales de la isla.

La canción también divide a los usuarios de las redes sociales, donde muchos viralizan la divisa «Patria y Vida» mientras otros mantuvieron su apego a la histórica «Patria o Muerte».

Grabado en La Habana y Miami, en el video intervienen desde Florida el exitoso dúo Gente de Zona, los cantautores Descemer Bueno y Yotuel Romero -del grupo Orishas-, y en Cuba los raperos Maykel Osorbo y El Funky.

Con refranes de crítica contra el gobierno, la pegadiza canción proclama que «el pueblo se cansó de seguir aguantando». Y que espera «un nuevo amanecer».

Desvía la histórica consigna de la revolución cubana, «Patria o Muerte», acuñada por Fidel Castro en 1960.

El video alude además a íconos patrios como José Martí y al más reciente y disidente Movimiento San Isidro, con imágenes de la manifestación de cerca de 300 artistas independientes el 27 de noviembre pasado en La Habana.

En una contraofensiva, decenas de artistas de diferentes disciplinas afines al gobierno se reunieron el miércoles frente al Ministerio de Cultura. Con música y pinturas celebraron al héroe nacional José Martí, en un día de fiesta nacional, dijo el Ministerio en Twitter. Y las autoridades llamaron a la población a entonar desde ventanas y balcones el himno nacional a las 21H00, hora local.

Por cuarta vez desde que se estrenó el video, Díaz-Canel reaccionó el lunes en Twitter apelando a otros artistas cubanos.

«Tu canto provocador ni me asusta, ni me advierte; sé que mientras el sol fuerte de la dignidad irradie, aquí no se rinde nadie, Socialismo, Patria o Muerte», dice una estrofa de la décima de Tomasita Quiala, una popular poeta elogiada por el mandatario.

Días antes el presidente invocó a otro peso pesado del acervo cultural cubano, Silvio Rodríguez. «Así se canta a la Patria», sentenció el mandatario.

Tolerancia cero

La relación entre los creadores y la revolución ha pasado por momentos complicados en su historia y últimamente parece haber ingresado a otra zona de turbulencias.

Según María Isabel Alfonso, experta en cultura cubana del St.Joseph’s College de Nueva York, la avasalladora reacción del Estado «es una ratificación de que hasta ahora el gobierno cubano no ha sido capaz de adoptar una posición de tolerancia hacia manifestaciones artísticas que critiquen las fallas del modelo actual».

Pero en la isla muchos critican el mensaje de este rap de esmerada edición y producción visual. Para el historiador cubano de la música, Emir García, se trata de un «panfleto político de baja categoría».

Advierte que «se ha herido el orgullo nacional» y «ningún país admite que ataquen su orgullo de país, y eso nos pone a todos como Fuenteovejuna, todos aunados».

«Ninguna canción va a producir una situación de inestabilidad en este país», asegura por su parte el politólogo Rafael Hernández. Denuncia el producto de «una derecha recalcitrante» en Miami.

«Se ha trancado el dominó»

La canción irrumpe en Cuba en momentos en que las demandas de la sociedad civil se han incrementado en los últimos meses debido en parte a la reciente llegada de internet a la isla, apenas popularizado en 2018.

«Se acabó», cantan los raperos. «Después de 60 años se ha trancado el dominó», rematan, utilizando el emblema del juego tan popular entre los cubanos. Critican la dolarización de la economía en plena crisis.

En Miami el video fue recibido con aprobación y entusiasmo, pero en la isla despierta también reproches a artistas que se hicieron famosos en su país natal antes de comenzar a criticarlo desde la otra orilla.

Recuerdan el concierto que Gente de Zona, muy popular en Cuba, ofreció en 2018 en una abarrotada Ciudad Deportiva de La Habana, donde los músicos saludaron públicamente la presencia de Díaz-Canel.

Cuando visitaron Miami después de eso fueron criticados e incluso hubo pedidos de expulsión y cancelación de conciertos, lo que los motivó a radicarse en Florida.

«En síntesis, la controversia sobre el video Patria y Vida revela que las heridas entre los cubanos residentes en la isla y en el exterior, siguen abiertas», dice Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de la Florida.

Observa que aunque algunos de los músicos involucrados se han movido en las dos orillas, los «límites ideológicos entre Miami y La Habana se han afincado nuevamente».