Accidente evitable: crisis del agua le costó la vida a Serenella Rosas

La crisis del agua es una problemática que hace cuesta arriba la vida de muchos venezolanos. Esta vez, fue la causante de la muerte de Serenella Rosas

El jueves 28 de noviembre el gremio de comunicadores venezolanos se vistió de luto por el fallecimiento de Serenella Rosas. 

El suceso ocurrió luego de que la periodista gastronómica y locutora se disponía a encender la bomba hidroneumática de su residencia, ubicada en Colinas de Bello Monte, en Caracas, cuando por una falla le explotó y le produjo una muerte de forma instantánea. 

Medios y compañeros de la periodista asegurar que el accidente pudo haberse evitado porque, en primer lugar, no debió tener contacto con la bomba de agua.

Caracas, al igual que todo el país, es víctima de una grave crisis en el servicio de suministro de agua que provoca racionamientos indiscriminados.

Esta realidad obliga a los residentes a mantenerse en contacto permanente con estos equipos para activar y desactivar el bombeo más de una vez al día.

Los cortes repentinos de electricidad, las recargas informales de gasolina y la instalación de bombas de gas son algunas de las actividades diarias que atentan contra la seguridad de la población.

El “accidente” que no debió ser

“Simplemente nunca debió ocurrir” señala José María De Viana, Ingeniero Civil contactado por El Estímulo para comentar sobre el caso. 

De Viana, quien fue presidente de Hidrocapital durante 7 años, comenta que una persona sin los conocimientos técnicos necesarios para operar la bomba no debería acercarse. 

“Estos sistemas de bombeo tienen algunos riesgos, pero estos son mayores cuando quien los manipula no los conoce. Si el agua fuera suficiente no tendrían por qué estar tocando esos aparatos”, afirma el también profesor universitario. 

Indica que lo más apropiado es que las bombas solo las maneje un personal calificado. 

Además, los técnicos expertos en este tipo de sistema, cuenta De Viana, escasean en el país debido a la crisis migratoria. 

“Más de la mitad de los técnicos de Caracas ya no están. Se fueron. Y muchos de los que se encargan de estos trabajos no tienen la preparación necesaria”, denuncia. 

Falta de mantenimiento

Luego de señalar que las personas no tendrían porqué saber dónde están las bombas, ya que estas funcionan en modo automático, De Viana asegura que estos accidentes no ocurrirían si el sistema se encuentra en perfecto estado. 

«La crisis económica hacen casi imposible que se les haga el debido mantenimiento a los sistemas de bombeo de agua en los edificios», agrega. 

El ingeniero agrega de la hiperinflación hace cuesta arriba los pagos necesarios, al igual que la escasez de repuestos. 

“Cada vez hay más problemas con el hidroneumático. No hay técnicos, no hay repuestos tampoco. Las familias no tienen el dinero para pagar los costos de la reparación”, comenta. 

Recomendaciones

La instalación de las bombas hidroneumáticas son procedimientos electromecánicos, por lo que existen riesgos asociados a cortes de electricidad y la acumulación de presión.

Lo más seguro para la población es mantenerse alejado de estos sistemas, pero esto no es posible por la crisis de agua que se mencionó anteriormente.

Sin embargo, De Viana recomienda, de ser posible, buscar un técnico especializado que le explique a las personas los protocolos para operar los sistemas con seguridad. 

Desde hace varios años se siguen acumulando el número de muertes que la crisis ha cobrado de forma indirecta.