<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Integrar, no solo incluir: un proyecto para hacer el fútbol accesible

En esta columna, Carlos Domingues analiza una manera diferente de integrarse al fútbol cuando l físico no da para jugar un partido de fútbol. Conoce la iniciativa de Víctor Ocando, Adapt The Game

Integrar, no solo incluir: un proyecto para hacer el fútbol accesible

Dejo de lado mi columna regular en El Estímulo. Hoy hago una entrevista relacionada al fútbol, pero desde otra perspectiva.

A decir verdad, nunca había tomado en cuenta el tema de la accesibilidad al fútbol, desde la visión de las personas con discapacidad. Y es que hasta que no te toca de cerca conocer esta situación, generalmente la ignoramos. Yo tuve la fortuna de conocer a Víctor Ocando, un abogado, con Máster en Derecho Deportivo, que tiene una iniciativa extraordinaria. Es venezolano, vive en Arizona y su proyecto necesita ser visibilizado.

Un atleta adaptado

Les extiendo las palabras de cómo se me presentó. Nada de limitaciones. “Soy un atleta adaptado”. “¿Qué es eso?”, le pregunto. Ahí me explicó con detalle: “Formo parte de un programa de la Universidad del Estado de Arizona, que se enfoca en rehabilitar personas con discapacidad con entrenamientos funcionales; no solo es terapia física normal, sino es algo más, tipo crossfit”.

El “atleta adaptado” rompe con la terminología tradicional sobre la denominación de la persona con discapacidad, porque desde ésta perspectiva se adapta a las dificultades. “He podido sobreponerme a mi condición y hoy la veo más bien como una bendición”, asegura.

¿Cómo se interesó Víctor en desarrollar un programa de integración de las personas con discapacidad al fútbol? “Tengo discapacidad motora desde que nací por una parálisis cerebral. Desde niño quería jugar al fútbol, era mi principal motivación. Mi terapista me dijo que no podía porque no caminaba como las personas sin discapacidad. Luego pensé en ser entrenador, pero también necesitaba la aptitud física. Así que me formé en derecho deportivo. Obtuve una beca semipresencial en el Instituto de Estudios Superiores de Derecho y Economía en Madrid, España. Desde ahí, pude trabajar en el fútbol en Venezuela”, contestó.

Y así, generó vínculos con el fútbol venezolano, comenzando desde su Maracaibo natal hasta llegar al campeonato profesional y la Liga FutVE. Eso sí: se declara un apasionado del fútbol, un punto necesario para poder desarrollar las ideas que quieras impartir en este deporte: “Trabajar en los despachos lo vivo de la misma manera como si estuviera jugando, con la misma pasión. Yo no me enfoco en lo que no pueda hacer y sí me enfoco en lo que pueda hacer. En los despachos, trabajo todos los días, a toda hora, es algo bastante demandante. Para eso tienes que tener pasión por el fútbol, porque así se trabaja en el fútbol”.

Adapt The Game

Su proyecto, Adapt The Game, abarca todas las aristas que relacionen a la atención de personas con discapacidad en el fútbol. “Las vivencias y experiencias me han permitido adelantar este proyecto; soy una persona con discapacidad que conoce la industria y además soy un aficionado. Lo veo en una visión de 360 grados. Quiero ayudar a otras personas en mí misma condición para que puedan disfrutar el fútbol”.

¿Cómo quiere ayudar? “La premisa principal del proyecto es crear capacidades para que las personas con discapacidad puedan disfrutar y trabajar en el fútbol, creando la mejor experiencia para el aficionado, garantizando con organizaciones, clubes y ligas, la accesibilidad universal. No es lo mismo integrar a incluir a las personas con discapacidad. No es lo mismo que te invite a una fiesta a que te invite y te saque a bailar en la fiesta. Hablamos de integrar, no solo de incluir. Hacer partícipes a las personas con discapacidad. Promovemos todo. No solo poner una rampa en el estadio, es promover la disposición de audios de los partidos para las personas con discapacidad visual, por ejemplo. El proyecto promueve la generación de oportunidades laborales para las personas con discapacidad dentro de las organizaciones de fútbol a través de la educación accesible, de mentorías para empleados y empleadores, para alianzas y otorgamiento de becas”, explica.

El proyecto nace en medio de una situación cuando nadie está yendo a los estadios por la pandemia, sin embargo, ya ha tenido muy buena aceptación: “Ha tenido muy buena acogida, con aliados y profesionales del sector que trabajan en FIFA, Conmebol, algunas federaciones en América y Europa. Hemos establecido alianzas valiosas”.

Adapt The Game es una consultora con fin de lucro. “Quiero que se replique en ligas de béisbol, otros deportes y federaciones no solo de Venezuela, sino del mundo. Ofrezco el acompañamiento, la mentoría, la posibilidad de evaluar cualquier entidad deportiva en aspectos de inclusión y liderazgo ejecutivo, así como de sus instalaciones deportivas y las estrategias para mejorar la experiencia de los aficionados con discapacidad en los escenarios deportivos”.

Víctor es otro venezolano haciendo país fuera de él. Víctor, sin victimizarse por sus dificultades, nos enseña cómo integrar a todos al hermoso espectáculo que es el fútbol. Y nos enseña que sí, hay gente que quiere disfrutar del fútbol y no lo está haciendo.

Deje el ocio y ¡Póngase a leer!

Crecer arropado por la cultura del conocimiento, jugar entre clásicos de la literatura, descubrir los mundos y los personajes que se esconden en los libros, vivir de la magia de cada cuento y reflejarse en la vida de tus personajes favoritos, así transcurre la historia de un niño que creció en medio de las bibliotecas.

Maduro prepara a Nicolasito, su futuro “heredero bolivariano”

En las más férreas dictaduras los autócratas salen del poder por enfermedad, vejez o la muerte, como acaba de ocurrir con la salida de Raúl Castro y otros dirigentes del Partido Comunista con promedio de 90 años de edad y 60 en el poder. Pero cuando dan ese paso suele aparecer “el sucesor” que se ha ido forjando de la mano del autócrata. ¿Se encamina Venezuela a un modelo en donde impera la sucesión por encima del voto elector?