<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Adela Loconte, la venezolana que retrata el rock en Nueva York

Ser salpicado por el sudor de James Hetfield, toparse en un pasillo con David Gahan, que Wayne Coyne -cantante de los Flaming Lips- se baje los pantalones ante ti o que Yoko Ono alabe tu aura. Eso puede sonar a las vivencias de un fotógrafo de Nueva York, Londres o Berlín asiduo a navegar por la galaxia ‘rock star’; pero sorprende que salgan de los labios de una venezolana nacida en Caracas, que ha disparado a las más grandes celebridades del rock con el lente de su cámara. Adela Loconte tiene 39 años de edad y nació en una urbanización de Las Mercedes, desde donde saltó a Londres, Barcelona hasta Nueva York, ciudad que ha convertido en su base para fotografiar a lo más variado del rock. De Anthrax a Metallica, pasando por The Cure o The Stone Roses hasta figuras como Iggy Pop, Lenny Kravitz, PJ Harvey, Thom Yorke o Yoko Ono, han posado ante la mirada de esta artista.

Adela Loconte, la venezolana que retrata el rock en Nueva York

Entre ostras y cervezas al calor de una playa venezolana, Loconte cuenta a El Estímulo cómo pasó de ser una estudiante de un colegio en Las Marías para convertirse en una respetada fotógrafa, cuyas imágenes se pueden encontrar en revistas como Vanity Fair, InStyle, People, Rolling Stone, NME, Billboard, The New Yorker y en diarios como The Mirror o The Guardian.

Reservada para explicar una carrera tan vibrante como la de algunos de sus retratados, esta caraqueña de ascendencia italiana parece ser una versión rockera de la protagonista de La La Land. “Trabaja y lo vas a lograr” dice que es el lema de su vida.

FranzFerdinandAdela Franz Ferdinand

Antes de instalarse en el bohemio barrio neoyorquino de Williamsburg, Adela viaja a Londres para estudiar fotografía en la University of Arts London. Luego vive en Barcelona (España), donde se forma como productora de festivales y revistas como CMYK International Magazine Culture Festival y el Sónar Festival.

En 2007, llega a Nueva York y trabaja para la televisora local Channel 13, y en sus «tiempos libres» sale a “disparar con la cámara”. También, se dedica a la producción de fiestas para el colectivo musical Sheik ’n’ Beik. Luego, se convierte en reportera de la agencia Getty Images.

Amante de las bandas musicales, Adela cuenta cómo descubre su “misión” en la vida. “Durante un toque me di cuenta de que ahí estaba lo que me gustaba y decidí que iba a enfocar mis esfuerzos en hacer fotos de conciertos”.

DavedGahanAdelaLoconteDave Gahan

De allí, la industria musical y las celebridades se convierten en su ‘core’ (núcleo) profesional. Giras musicales, grabaciones y retratos tras bastidores ocupan buena parte de su agenda.

Cuenta que el año pasado conoció a Dave Gahan, vocalista de Depeche Mode, entrando a un evento. Años antes, en 2013, había sido seleccionada entre 25 fotógrafos para un concierto de su grupo en Austin (Texas).

The Stone Roses la contrata para ser su fotógrafa oficial en el Madison Square Garden luego de no haber tocado en la ciudad por más de 20 años. “Fue un gran privilegio ser parte de una noche tan épica”, relata.

TheStoneRosesAdelaLoconte2The Stone Roses

Adela no limita sus gustos con su trabajo diario. En su portafolio figuran también míticas bandas del metal como Metallica o Anthrax. Recuerda cómo, arrinconada entre 90 fotógrafos, logró hacer una buena foto a James Hetfield durante un festival en Atlantic City.

“Era una mezcla de metal con bandas más industriales. Estaban Pantera, Sepultura y todas las grandes. Yo estaba feliz ese día”.

 

También retrató a Zakk Wylde, pero su interés no está solo en el rock duro: el dj Steve Aoki, Beck o el dúo Capital Cities también han posado ante su lente. La caraqueña, además, cuenta el reto de registrar imágenes entre la multitud y los movimientos que suponen los conciertos. “Lo más difícil de fotografiar conciertos está en la luz, la gente y los movimientos, pero tienes que jugar con esos elementos”.

De Morphine a Yoko Ono

 

Adela recuerda que una tarde, caminando por Williamsburg, le llegó la información de que Morphine iba a presentar su documental en el barrio. Eran momentos difíciles para esta banda porque su cantante, Mark Sandman, había fallecido años antes en 1999 de un infarto durante un concierto en Roma.

“Siempre escuchándolos, pensaba en la tristeza de que nunca los vería tocar y menos fotografiar. De pronto, caminando hacia mi casa me encuentro con que habían hecho un documental sobre la banda y se presentaban, ya sin Sandman, cerca de donde vivo. Pude retratarlos. Fue divertido conversar con ellos. De hecho, uno está muy enterado de lo que pasa en Venezuela”.

Se ríe cuando rememora el día en el que fue a retratar Wayne Coyne, cantante de los Flaming Lips. «Se bajó los pantalones para su portrait«.

En cuanto a celebridades, su cámara también ha captado a grandes figuras como Madonna o Yoko Ono, segunda esposa del fallecido ex-Beatle, John Lennon. En la presentación de un libro, la artista japonesa le soltó a la venezolana: “Tienes muy buena energía”.

SexPistolsAdela Glen Matlock, bajista de Sex Pistols

De Caracas a Nueva York

 

Para la fotógrafa, el proceso para lograr entrar al mercado estadounidense se trata de “trabajar y trabajar” y de “estar en el momento preciso a la hora precisa”. “Tienes que disparar con la cámara constantemente, toda la semana”, reflexiona.

Reconoce que no podría haber desarrollado su carrera si no se hubiese ido del país, pues en Nueva York, a diferencia de la capital venezolana, hay cientos de conciertos todos los días. Adela no niega que extraña “el clima perfecto de Caracas, su brisa, sus playas, sus montañas y la simpatía y el humor del venezolano”, pero -aún entre la nostalgia- ella es una historia de lo posible en otras fronteras.

IggyPopAdelaLoconte Iggy Pop

"Kingdom", la apuesta de Netflix a las artes marciales

La vida ordinaria de peleadores dispuestos, como dijo Hemingway, “a cambiar su vida por un buen espectáculo de violencia”, es narrada desde un drama familiar que evoca tanto al yonqui de Burroughs, el realismo sucio de Bukowski y lo grotesco de Palahniuk, en una serie deportiva que, quizás, terminó demasiado pronto