Agencias de la ONU lanzan campaña para combatir basura en los mares

A la iniciativa GloLitter se suman ya 30 países de cinco regiones: África, América Latina, Asia, el Caribe y el Pacífico, de los cuales 10 son asociados principales. La tarea se propone reducir y reciclar toneladas de basura marina, en especial los plásticos que acaban con los mares.

Agencias de la ONU lanzan campaña para combatir basura en los mares

Una iniciativa para reducir y reciclar los productos de plástico que emplea la industria naviera, en beneficio de los mares y costas del mundo, fue lanzada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Marítima Internacional (OMI), reseñó la agencia de noticias IPS.

Los residuos plásticos “tienen un efecto devastador en la vida marina y la salud de las personas. Esta iniciativa ayudará a proteger los ecosistemas oceánicos, así como los medios de vida de quienes dependen de ellos”, observó Manuel Barange, director de la división de pesca de la FAO.

El proyecto, denominado GloLitter, ayudará a los países en desarrollo a encontrar maneras de prevenir y reducir la basura marina, en especial los plásticos, derivada de los sectores del transporte marítimo y la pesca.

Una primera tarea será la adopción de las mejores prácticas para la prevención y reducción de los residuos plásticos marinos, incluidas las artes de pesca perdidas o descartadas.

Para eso, junto con campañas de concientización en los sectores de transporte marítimo y pesquero, se fomentará el marcado de las artes de pesca, para que se puedan devolver a su propietario en caso de descarte o pérdida.

Más 30 países se suman

“La basura marina es una calamidad para los océanos y el planeta. Me complace que más de 30 países se hayan comprometido a trabajar con nuestras organizaciones en esta iniciativa”, dijo José Matheickal, jefe del departamento de alianzas y proyectos de la OMI.

A iniciar GloLitter fueron convocados 30 países de cinco regiones: África, América Latina, Asia, el Caribe y el Pacífico, de los cuales 10 como asociados principales.

Esos países son Brasil, Costa Rica, Costa de Marfil, India, Indonesia, Jamaica, Kenia, Madagascar, Nigeria y Vanuatu.

Los otros 20 asociados son Argentina, Cabo Verde, Colombia, Ecuador, Filipinas, Gambia, Islas Salomón, Mozambique, Nicaragua, Panamá, Perú, Senegal, Sri Lanka, Sudán, Tailandia, Tanzania, Timor-Leste, Togo, Tonga y Viet Nam.

El proyecto promoverá el cumplimiento de instrumentos normativos ya existentes, como las directrices voluntarias sobre el marcado de las artes de pesca y la iniciativa contra las redes de pesca fantasmas, ambas de la FAO.

De su lado, la OMI promoverá los convenios internacionales para prevenir la contaminación por los buques, que prohíbe lanzar plásticos al mar desde las embarcaciones y el vertido de desechos, con la única excepción de ciertos tipos de residuos no nocivos.

Sistemas de recolección nacionales

Otro aspecto importante es la disponibilidad e idoneidad de las instalaciones de recepción de los puertos y su conectividad con los sistemas nacionales de gestión de residuos, y el proyecto prevé ayudar a los países participantes en planes portuarios de gestión de residuos.

Se procurará establecer asociaciones público-privadas para impulsar una gestión eficaz, que reduzca los costos para combatir los residuos plásticos marinos, disminuyendo el empleo de plásticos y alentando el reciclaje de sus productos y residuos.

GloLitter también comprende iniciativas piloto con organizaciones dirigidas por mujeres que trabajan en el sector pesquero, para reducir la utilización de plástico en la pesca y la elaboración y comercialización del pescado, y para recoger plástico con fines de reciclaje.

La iniciativa calza con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 de las Naciones Unidas, que consiste en prevenir y reducir la contaminación del mar y conservar y utilizar los océanos de forma sostenible, destacó el reporte de la OMI y la FAO.

 

La pandemia, los niños y tú: consejos para no perder la cabeza

Sin previo aviso, los niños han tenido que quedarse en casa y más aun en los países de América Latina donde el proceso de vacunación contra la covid-19 es incipiente. Los cambios siguen siendo muchos, el miedo, el estrés y la ansiedad han pasado de ser una respuesta natural del cuerpo a representar un verdadero problema de salud para niños y jóvenes