<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Agotamiento de la renta petrolera atiza pugna por dinero bloqueado

A juicio del economista Víctor Álvarez, el subterfugio de no saber cuál es el gobierno que tiene el control real de las instituciones en Venezuela ha dado origen al despojo de los activos de la República, que ni siquiera pueden ser utilizados por Maduro ni por Guaidó para conjurar la amenaza del coronavirus

Agotamiento de la renta petrolera atiza pugna por dinero bloqueado

Datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) indican que en junio pasado la extracción de petróleo venezolano cayó a su nivel más bajo desde 1943. El bombeo fue de apenas 393.000 barriles por día (bpd), por debajo de los 573.000 bpd que se sacaron en mayo. Ello arroja una media, en el segundo trimestre, de 52% por debajo del promedio del período enero-marzo, cuando se ubicó en 821.000 bpd.

Las exportaciones también cayeron a solo 379.000 bpd en junio. La declinación en la extracción se acentúa por la caída de las exportaciones, la poca producción se tiene que almacenar y los tanques están sobresaturados, lo que obliga a reducir aún más la extracción de crudo.

Sanciones y pandemia

La combinación del endurecimiento de las sanciones y el impacto económico de covid-19 genera una baja demanda, exceso de oferta y déficit de almacenamiento que la gerencia de Pdvsa no sabe cómo manejar. Esta situación se torna desesperante para un gobierno urgido de recursos con qué atender la emergencia sanitaria y encarar la campaña electoral que se avecina.

Con los bajos precios de hoy, ningún tipo de crudo de Venezuela cubre los costos. El petróleo venezolano se vende a pérdida, y mientras más se produzca y exporte, más se perderá. Al no poder explotar ni almacenar el petróleo que se extrae, Pdvsa se ve obligada a paralizar las plataformas de perforación para la extracción de petróleo. Por esa razón tampoco hay taladros funcionando. Según datos de Baker Hughes, en junio no hubo taladros activos en Venezuela.

Fondos en disputa

Maduro intenta recuperar el control de tales fondos con el argumento de destinarlos a la lucha contra la covid-19, a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Pero el gobierno interino de Guaidó responde que los activos de la República en el exterior son propiedad del pueblo y no se puede permitir que se los roben unas cúpulas corruptas.

El agotamiento de la renta petrolera agrava las dificultades financieras del gobierno de Maduro, cuestión que ha recrudecido la pugna por el control de los fondos de la República que permanecen bloqueados en el sistema financiero internacional. A pesar de que el gobierno de Trump ha reconocido a Guaidó -lo que le permite la administración de estos fondos-, al gobierno interino tampoco le ha resultado fácil utilizar tales recursos, toda vez que se hallan sometidos a un régimen especial.

Juego trancado

La división de la comunidad internacional sobre quién gobierna legítimamente a Venezuela no solo se ha utilizado como excusa para negar las solicitudes de financiamiento hechas ante el FMI. También ha sido el idóneo pretexto para el bloqueo de los activos de la República, las reservas de oro del BCV y las cuentas de empresas del Estado venezolano en el exterior. El subterfugio de no saber cuál es el gobierno que tiene el control real de las instituciones en Venezuela ha dado origen al despojo de los activos de la República, que ni siquiera pueden ser utilizados por Maduro ni por Guaidó para conjurar la amenaza del coronavirus.

Nicolás Maduro, ¿esperanza del pueblo de Venezuela?

Una y otra vez la oposición se ha estrellado contra el poder chavista, que tampoco ha logrado anular completamente al amplio sector que le adversa. Así que algunos exploran otra opción: no cambiar al gobierno, sino hacer que el gobierno cambie. Pedro Pablo Peñaloza explica aquí esta estrategia que está en desarrollo

Stéphane Rolland y su alta costura Otoño 2021

El trabajo de la artista Béatrice Serre inspiró la nueva colección de este diseñador, que presentó unos bordados majestuosos sobre grandes volúmenes. Titina Penzini lo visitó en su atelier para conversar sobre la propuesta