Alejandro Mayorkas, el cubano que dirigirá inmigración y Seguridad Interior de EE.UU /PERFIL

De ser confirmado por el Senado, Mayorkas, nacido el 24 de noviembre de 1959 en La Habana, será el primer hispano e inmigrante en dirigir el DHS, la entidad del gobierno federal encargada de la inmigración y la seguridad fronteriza.

Alejandro Mayorkas, el cubano que dirigirá inmigración y Seguridad Interior de EE.UU /PERFIL

Alejandro Mayorkas, designado el lunes por el presidente electo de Estados Unidos Joe Biden para dirigir el Departamento de Seguridad Interior (DHS), es un inmigrante cubano que ya anunció su intención de revertir la política antiinmigración del presidente saliente Donald Trump.

De ser confirmado por el Senado, Mayorkas, nacido el 24 de noviembre de 1959 en La Habana, será el primer hispano e inmigrante en dirigir el DHS, la entidad del gobierno federal encargada de la inmigración y la seguridad fronteriza.

Hijo de un judío cubano y una judía rumana que llegaron a Estados Unidos en 1960 huyendo de la revolución de Fidel Castro, Mayorkas, más conocido por su apodo «Ali», vivió en carne propia los derechos de los refugiados.

«Cuando era muy joven, Estados Unidos nos proporcionó a mi familia y a mí un lugar de refugio», escribió en Twitter.

«Ahora, he sido nominado para ser secretario del DHS y supervisar la protección de todos los estadounidenses y aquellos que huyen de la persecución en busca de una vida mejor para ellos y sus seres queridos», afirmó.

Experiencia en el asunto

Este abogado y exfiscal federal, que vivió primero en Miami y luego se radicó con su familia en Los Ángeles, conoce bien el cargo.

Como el cubano-estadounidense de más alto rango en el gobierno de Barack Obama, del que Biden fue vicepresidente, fue subsecretario del DHS entre 2013 y 2016. Antes fue director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) de 2009 a 2013.

Sobre todo, Mayorkas es considerado el arquitecto de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). Esta es la política migratoria instaurada por Obama por orden ejecutiva para permitir residir temporalmente a quienes fueron traídos cuando niños como inmigrantes indocumentados, también conocidos como «dreamers».

Desde su llegada al poder en 2017, Trump intentó cancelar el DACA, que ampara actualmente a unas 700.000 «dreamers», la mayoría latinoamericanos. Pero Biden ha prometido garantizarlo cuando asuma el cargo el 20 de enero.

Un mandato para reformar el DHS

Pero el reto que enfrenta Mayorkas va más allá de poner fin a las cuestionadas políticas migratorias de Trump, en particular la separación de familias y el aislamiento de niños para disuadir la inmigración irregular.

Creado en 2002 en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 para coordinar mejor la seguridad del país, el DHS cuenta con 240.000 empleados y combina 22 agencias federales. Las entidades previamente estaban distribuidas entre varios departamentos, como la Guardia Costera, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), la Patrulla Fronteriza, el Servicio Secreto y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema).

Y su misión se ha politizado fuertemente bajo la administración Trump. La semana pasada, por ejemplo, el mandatario republicano despidió abruptamente a través de un tuit al jefe de seguridad electoral dependiente del DHS, Chris Krebs, quien había rechazado sus afirmaciones de «fraude masivo» en la votación del 3 de noviembre.

«Después de la crueldad y la devastación causadas por la administración Trump, Mayorkas tiene un mandato para reformar el DHS», dijo Joaquín Castro, el legislador demócrata que encabeza la bancada hispana en la Cámara Baja del Congreso.

«Tiene la experiencia necesaria para llevar a cabo reformas muy necesarias», señaló en un comunicado.

Esperanza para los soñadores

Jeh Johnson, antiguo secretario del DHS bajo Obama, también celebró la elección de Mayorkas, al considerar que la credibilidad del DHS «realmente ha recibido una paliza» durante el mandato de Trump.

«No puedo pensar en nadie más calificado», dijo en un foro del centro de expertos CNAS.

Durante su periodo en el DHS, Mayorkas también negoció acuerdos de ciberseguridad y seguridad nacional con gobiernos extranjeros, lideró la respuesta del DHS a los virus del ébola y el zika. Ayudó a crear y administrar una campaña para combatir la trata de personas, y desarrolló un programa de ayuda de emergencia para los jóvenes huérfanos luego del terremoto de enero de 2010 en Haití, destacó el equipo de Biden.

Licenciado con honores de la Universidad de California en Berkeley y graduado de Derecho de la universidad jesuita Loyola Marymount en Los Ángeles, Mayorkas se inició en la administración pública en el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Allí fue fiscal federal auxiliar del distrito central de California y luego fiscal federal nominado por el expresidente Bill Clinton.

En el sector privado, Mayorkas trabajó en el bufete O’Melveny & Myers y en los últimos años en la firma internacional WilmerHale. También trabaja con organizaciones sin fines de lucro que dan servicios legales a los pobres, y colaboran en el reasentamiento de refugiados y la educación de jóvenes desfavorecidos, según el equipo de Biden.