Ministerio Público emite orden de arresto contra Alejandro Moncada

Tarek William Saab, le puso el ojo el miércoles 24 de noviembre y ya el nuevo concejal suplente de El Hatillo tiene una orden de arresto en su contra. ¿Por qué? A pesar de que es prácticamente un desconocido, unas publicaciones en sus redes sociales generaron indignación en la opinión pública por contener un lenguaje misógino y machista

Ministerio Público emite orden de arresto contra Alejandro Moncada

Desde el pasado domingo 21 de noviembre, mucha tinta ha corrido analizando los resultados de las elecciones regionales. Sin embargo, hay un nombre que fue tomando impulso en las redes sociales, tras quedar electo como concejal suplente del municipio El Hatillo del estado Miranda: Alejandro Moncada.

La atención sobre Moncada no es la que un político desearía. Todo lo contrario. Publicaciones viejas del opositor en su cuenta de Instagram, le jugaron en contra y el fiscal general de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, que tiende a cazar cualquier polémica en Twitter, informó este viernes 26 de noviembre que el Ministerio Público (MP) ya emitió la orden de arresto en su contra.

Esto se da dos días después de informar que el MP abrió una investigación al representante de la MUD por “la comisión de violencia Psicológica y Acoso u Hostigamiento a mujeres debidamente identificadas: quienes presentaran sus respectivos #denuncias contra dicho #aberrado”.

¿Y cómo fue exactamente que Moncada ejecutó esa “violencia, acoso y hostigamiento”, según Tarek? Pues precisamente por lo que dijo en sus redes sociales, palabras que fueron recordadas por un usuario llamado Alejandro Dumont, quien maneja la cuenta en la red del pajarito como @alejandrodumont.

La caída en desgracia de Moncada empezó con una invitación a “dos niñas”, para que lo acompañaran en un viaje a Tulum, una ciudad de la costa caribeña de México, en la Península de Yucatán. Esta publicación, sin fecha determinada, generó rechazo entre diferentes personas, y entonces el ahora concejal suplente respondió con otro clip que en el que dijo lo siguiente: “Acabo de publicar a un poco de zorras, de putas, que por Instagram me empiezan a atacar y no tienen las bolas de nombrarme. Yo sí puse que quería a dos jevas más para traerme a Tulum. Dejen la envidia, mis amores, que pa’ eso soy rico”.

La descarga no termina allí. El joven político aseguró que 60 mujeres habían aceptado su propuesta y después, que quienes le denunciaban en las redes sociales eran mujeres que él se había “agarrado” y las nombró una por una. Luego sentenció: “Que ustedes no se puedan pagar un viaje, no puedan disfrutar en familia con excentricidades, es su peo. Lo hago público porque yo no le tengo miedo a nadie”.

 

 

Debido a que salieron a la luz pública estas historias, Moncada apareció luego en un video pidiendo disculpas, no sin antes poner como privadas sus cuentas en redes sociales: “Todos somos humanos y cometemos errores, creo que es muy importante saber reconocerlos y, a partir de ese reconocimiento, poder generar cambios positivos que ayuden a construir un mejor futuro, individual y colectivamente. Mi respeto a todas esas mujeres dignas, trabajadoras, luchadoras”.

Sin embargo, el escándalo por las publicaciones del opositor no terminan allí. Una respuesta a un tuit en el que dice que “no siempre hay que respetar los derechos humanos” generó otra ola de comentarios en Twitter y es bastante obvio por qué: se trata de un político justificando una violación a un derecho universal. La argumentación para tal aseveración es que “las leyes se hicieron de manera muy arcaica y para un mundo muy distinto al real”.

Hasta las elecciones, Moncada era un perfecto desconocido. Fuentes dijeron a El Estímulo que en la lista del MUD quedó de séptimo, lo que significa que puede ocupar el cargo de concejal suplente. Aun así, se desconoce su carrera política y los trabajos ejercidos antes de ser candidato. Solo se sabe, por lo que él dice en su cuenta de Instagram, que es “rico”.

Y Zelaya… volvió, volvió, volvió

La nueva presidenta de Honduras tendrá un desafío mayor, puertas adentro, en la casa presidencial, cuando defina qué rol tendrá Manuel Zelaya ahora que ella es la jefa de Estado.