Alfredo Díaz: “En esa academia de beisbol hay hijos de militares de alto rango”

Al detectar casos de contagios de Covid-19 en una escuela de beisbol en Margarita, el Gobierno central señaló a Alfredo Díaz como responsable. Pero el gobernador de Nueva Esparta alega que su despacho fue despojado de competencias en materia de seguridad y salud. Y afirma que los responsables son los militares y las autoridades nacionales

Alfredo Díaz: “En esa academia de beisbol hay hijos de militares de alto rango”

Los buenos y los malos. Los que hacen las cosas bien y los que no. Ellos y nosotros. Durante todos estos, años una de las claves comunicacionales del chavismo ha sido plantear las cosas en blanco y negro, sin matices, proponiendo siempre a un enemigo, a un villano. El manejo de la emergencia por la pandemia no es una excepción. Ya la narrativa oficial tiene a un malvado local: Alfredo Díaz, gobernador del estado Nueva Esparta.

El 17 de abril el vicepresidente sectorial para Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, difundió las primeras informaciones sobre el foco de contagio de Covid-19 detectado en la academia de beisbol “Roberto Vahlis”, ubicada en la isla de Margarita. Y enfiló contra el gobernador Alfredo Díaz.

Dos días más tarde al reportar 21 nuevos casos de contagiados –para un total de 41- detectados entre las personas que de manera irregular permanecieron en esa academia a pesar del decreto de cuarentena, Rodríguez no solo responsabilizó a la Gobernación de esa entidad. También amenazó a Alfredo Díaz: “No se coma la luz”, le dijo. Y eso puede significar cualquier cosa.

Si nos atenemos a la versión oficial, el gobernador Díaz –opositor, claro- prácticamente sería responsable de permitir la entrada y salida de personas provenientes del extranjero y de permitir también el funcionamiento de esa academia privada durante la vigencia de la cuarentena.

Si atendemos a la explicación de Alfredo Díaz, nada podía hacer desde una gobernación despojada de casi todas sus facultades y competencias por parte del gobierno central: Díaz no decide ni en materia de salud, ni policial. Mucho menos en las instancias militares.

En mitad de ambos discursos quedan los 41 contagiados y el riesgo cierto de que en los próximos días se revele que la situación será más complicada de lo que ya es.

– ¿En algún momento los directivos de la academia solicitaron apoyo para sacar a las personas de sus instalaciones cuando se decretó la cuarentena?

– Una cosa que nosotros tenemos que aclararle al pueblo en general es lo siguiente: cuando Maduro decreta la alarma nacional, automáticamente se suspende toda aglomeración en el territorio neoespartano. Nosotros, inmediatamente, también decretamos la suspensión de todos los eventos culturales y deportivos. Fuimos a cada escuela, porque aquí hay 35 escuelas deportivas y 8 academias, tanto de beisbol como de beisbol y fútbol, y les comunicamos que tenían que cumplir con la cuarentena.

¿Quiénes son los responsables de hacer cumplir la cuarentena? Lógicamente las fuerzas policiales y militares. Y me pregunto, si el Gobierno nacional tenía conocimiento de que esa academia estaba funcionando, ¿por qué no actuó rápido para cerrarla?

Lógicamente, no fueron a cerrarla porque la misma estaba en conchupancia, es decir, amparada o avalada por militares de alto rango.

Ahora bien, sabemos que los dominicanos entraron el 14 de marzo y se fueron el 15 de marzo, de acuerdo con la versión de Rodríguez. Pero la entrada el 14 de marzo se da un día después de que nosotros decretamos y exhortamos al Gobierno nacional a la suspensión de los vuelos de entrada y salida a la isla. ¿Cómo entraron esas personas a la isla? ¿Con qué salvoconducto? Nos preguntamos, ¿a quién están cuidando que no se dijo en su momento?

Nosotros, como Gobierno regional, no vamos a aceptar que vengan a decir que somos los culpables de lo que está ocurriendo aquí cuando la realidad es que el mismo día 13 y desde el 14 nos fuimos a todos los muelles y puertos a cerrar la entrada y salida de embarcaciones.

Por cierto, muchas de esas embarcaciones de pescadores que faenan en las islas del Caribe cumplieron o han venido cumpliendo su cuarentena dentro de sus embarcaciones, y el equipo médico de epidemiólogos y de Protección Civil y Bomberos han hecho cumplir la cuarentena a los pescadores.

Jorge Rodríguez debe entender que todos los médicos de Venezuela –todos- y especialmente los epidemiólogos, todos, son dependientes del Ministerio de la Salud. Nosotros nada tenemos que ver con eso. Nosotros no le pagamos a esa doctora

¿Por qué no hicieron cumplir la cuarentena a esos jóvenes o a esos dominicanos que llegaron y entraron por el aeropuerto que está bajo la custodia y manejo administrativo del gobierno nacional?

No vamos a aceptar que por la ineptitud, por la indolencia o por la conchupancia de algunos personeros del gobierno hoy el pueblo del estado Nueva Esparta esté como esté.

Quiero dejar claro también que Alfredo Díaz no tiene bajo su administración ni la salud ni las fuerzas policiales y militares del estado Nueva Esparta.

– ¿La Policía del estado Nueva Esparta no es manejada por la gobernación?

– No. A nosotros nos arrebataron esa potestad apenas a tres días de ser elegido como gobernador de Nueva Esparta. Al tercer día nos quitaron las competencias en materia policial, de seguridad, en materia de salud, de saneamiento, en materia de alimentación, de transporte y en materia de obras. Nos quitaron todas esas facultades, que son, por mandato constitucional, netamente de la gobernación.

Sabemos por qué lo hicieron: porque este es un gobierno de talante autoritario.

– ¿La coordinadora de Epidemiología de la Gobernación efectivamente visitó la academia de beisbol, tal como señaló Rodríguez?

– Primeramente, Jorge Rodríguez debe entender que todos los médicos de Venezuela –todos- y especialmente los epidemiólogos, todos, son dependientes del Ministerio de la Salud. Nosotros nada tenemos que ver con eso. Nosotros no le pagamos a esa doctora, le paga el Ministerio de la Salud. Y debo decir también que esa persona es nombrada y avalada por el Ministerio de la Salud, por el ministro.

Por cierto, si esa doctora era la jefa de Epidemiología, ella es quien debió tener a la mano y girar instrucciones sobre todo lo que ocurre en materia de epidemias en el estado Nueva Esparta.

Yo estoy seguro de que lo que hoy está padeciendo, la privación de libertad de la doctora Carmen Hernández, es porque pudo haber diferencias, pudo haber estado en contra –estoy seguro de eso- de algunas cosas que estaban ocurriendo en esa academia o en el estado Nueva Esparta. Y por eso la privaron de libertad. Estoy seguro de que ella pudo haber levantado la voz para denunciar cosas que venían ocurriendo.

Alfredo Díaz

Y tengo que decir algo más: el Estado Mayor de la Salud se reunió con los epidemiólogos de Nueva Esparta después de 27 días. Es decir, que no estaban oyendo a los profesionales en la materia aquí en el estado.

Eso nos preocupó y por ello alertamos. Y ve hoy lo que está ocurriendo porque no se cumplió a cabalidad, primero, el decreto de Maduro que suspendía todos los vuelos de entrada y salida a la isla de Margarita. Ni tampoco se cumplió la orden de que nadie podía entrar a instituciones educativas o deportivas.

¿Y quiénes tenían que hacer cumplir eso? Los militares. Por eso los margariteños estamos preocupados, porque la situación sigue empeorando aquí en el estado Nueva Esparta.

– ¿La gobernación estaba o no al tanto de que se encontraban esas personas en la academia de beisbol?

– Nosotros, entre los días 13 y 15 de marzo, nos fuimos a cada escuela. Oye bien: a cada escuela. Te puedo decir cuántas escuelas tenemos: en Nueva Esparta hay 50 escuelas de beisbol, 35 pertenecen a los criollitos y las otras a la federación. Además hay 18 academias, 12 son de beisbol, 3 son de fútbol y 3 son de basket. Le comunicamos a esas academias el cese de toda actividad dentro de sus instalaciones. Eso se lo comunicamos el 13 de marzo y lo ratificamos el 17 de ese mes. Y el día 17 de abril volvimos a ratificarlo, porque sabíamos que allí ocurrían aglomeraciones.

Hicimos el llamado a los militares y policías para que custodiaran y –sobre todo- evitaranlas  aglomeraciones. Son ellos, los cuerpos policiales y militares, los que deben hacer cumplir los exhortos y los decretos del Gobierno nacional, así como también los decretos nuestros en Nueva Esparta.

A veces se nos escapa de las manos, pues hay muchas cosas que el gobierno no acepta porque las decimos nosotros. Pero si algo dijimos fue que había que cerrar la isla. Y a través de los muelles por donde entran las embarcaciones de nuestros pescadores no ha ingresado nadie que no cumpla con el protocolo de prevención. Es decir, donde nosotros hemos estado presentes, donde nos dejaron –por lo menos- trabajar, allí no ha ocurrido nada.

Ahora… ¿Ocurrió esto? Sí. ¿Por dónde ocurrió? Por el aeropuerto, que está bajo el mando nacional.

– Usted ha sugerido que esa escuela estaba operativa por una especie de conexión o protección de militares. ¿Cómo es eso?

– Hemos dicho, sobre esa escuela, que los jóvenes y los dueños entraron y salieron de la isla de Margarita después del decreto de Maduro. ¿Por qué entraron y salieron? Esos dueños tenían a esos jóvenes ahí y algunos de esos jóvenes son hijos de militares de alto rango, tanto de Caracas como de la región.

¿No sabían ellos que debían cumplir con la cuarentena? ¿Esos padres militares no sabían que debían cumplir con la cuarentena y permitieron que sus hijos permanecieran allí, en esa academia?

Eso no es culpa de Alfredo Díaz. Eso no es culpa del Gobierno regional. Eso es culpa de quienes deben hacer cumplir las normas, las leyes, los decretos emitidos por Nicolás Maduro. Y, sin duda alguna, no los hicieron cumplir. Ellos lo sabían. El gobierno sabía que eso estaba funcionando.

Yo me pregunto, ¿dónde está el consejo de derechos del municipio? ¿Dónde está la alcaldesa de ese municipio?

Nosotros estamos, como se dice, en una preguntadera de por qué ocurrió eso y por qué lo avalaron.

Si yo tengo a la policía o a las fuerzas militares bajo mi competencia, eso no hubiera ocurrido, porque nosotros sí estamos haciendo todo lo humanamente posible para que se cumpla el protocolo de prevención, se cumpla el decreto y se cumplan a cabalidad todas las normas de salud para poder cortar el contagio de este virus.

– Jorge Rodríguez le lanzó una amenaza directa y le exigió que no entorpeciera el trabajo de las autoridades sanitarias. ¿En qué sentido usted puede entorpecer o está entorpeciendo el trabajo de las autoridades de salud en Nueva Esparta?

– En ningún momento. Creo que a Jorge Rodríguez le han llevado mensajes muy distorsionados. Primero diciendo que el culpable de la entrada del virus es Alfredo Díaz. ¿Pero cómo soy yo culpable de un dominicano? ¿Cómo soy yo culpable de que una escuela esté funcionando cuando son los militares y policías los que deben mandar a cada quien a sus casas a cumplir la cuarentena? Son ellos.

Es más, yo alerté de que era necesario suspender todos los vuelos a Margarita. Bueno, no se cumplió el exhorto que hice. ¿Y de quién es la culpa? De los encargados del Gobierno nacional.

Debo decirle a Jorge Rodríguez que nosotros hemos venido trabajando desde el primer día. Es más, tanto es así que apenas el Gobierno nacional decretó la alarma, fuimos el primer Gobierno regional que emitió decretos para suspender actividades.

Y además exhortamos a todos y cada uno de los equipos médicos para que coordinaran planes de acción para combatir al virus. Para eso solicitamos y compramos de inmediato todo lo necesario para comenzar la desinfección, la entrega de tapabocas, informar en cada comunidad y activamos el cerco epidemiológico en todas las entradas y salidas de la isla. Y hemos ido con Protección Civil y Bomberos desinfectando a todo el estado Nueva Esparta y entregando kits de limpieza a nuestra gente.

¿Esos padres militares no sabían que debían cumplir con la cuarentena y permitieron que sus hijos permanecieran allí en esa academia?

Así que le digo a Jorge, que aquí estamos trabajando. Y le pido que todo lo que ellos han venido haciendo lo unifiquen con todo lo poco o mucho que nosotros también hemos venido haciendo.

Estoy dispuesto a que nos sentemo. Lamentablemente, la posición ideológica de enfrentamiento contra quienes hoy estamos gobernando democráticamente ha sido siempre algo que sentimos. Y que no compartimos. Hoy puedo ratificarle al Gobierno que Alfredo Díaz nada tiene que ver con lo que ocurre (con los contagios) en el estado Nueva Esparta. Sí puedo decir que los culpables son quienes han estado manejando a las autoridades militares y policiales, que han permitido la entrada y salida a la isla de Margarita a los que han traído el contagio del virus.

– ¿Teme que haya alguna acción penal en su contra?

– Cómo puede haber una acción penal en mi contra cuando la realidad es que no hay nada que nos diga a nosotros que Alfredo Díaz, bueno, tenía el virus en la mano y se lo pegó a esos muchachos o que contagió a todos, cuando la verdad es que Alfredo Díaz lo que ha estado es trabajando día y noche.

Lo que sí es cierto es que yo, como gobernador del estado, me preocupo por decirle al Gobierno toda la verdad sobre lo que no se está haciendo y que puede provocar cosas como las que ya se provocaron. Muchas de esas cosas que están pasando se las advertimos públicamente, pero como las dice un gobernador de oposición, no le hacen caso.

Nosotros vamos a seguir trabajando. Y le estamos diciendo a la gente que debemos cumplir con la cuarentena, que debemos cumplir con el toque de queda, porque esa es la única forma que tenemos para contener al virus.

Alex Saab sigue en Cabo Verde y de esto exactamente lo acusan en EE.UU y Colombia

El escándalo con las cajas de alimentos importados Clap es solo un detalle en el presunto prontuario del empresario colombiano Alex Saab, de acuerdo a los procesos judiciales que se le siguen en Colombia y Estados Unidos. En este último país enfrenta la posibilidad de ser condenado a 20 años de prisión. En Colombia se le incautaron bienes por varios de millones de dólares.

“Vamos a debatir sobre la democracia”

Todos vimos lo que ocurrió en México, los cuestionamientos al gobierno de Maduro por parte de dos mandatarios de la región y su respuesta: la invitación a debatir sobre ser o no ser un gobierno democrático. He ahí el dilema y aquí los comentarios de Carolina Jaimes Branger con algunas puntualizaciones importantes