Alimentar a la familia, un trabajo no remunerado

La naturalización de la división sexual del trabajo instaurada por la ideología de género, dificulta el reconocimiento social y económico contenidos en los procesos de alimentación que se desarrollan en los hogares, donde particularmente son las mujeres, a quienes social y culturalmente se les ha responsabilizado de proveer el cuidado de sus miembros

Alimentar a la familia, un trabajo no remunerado

Apropósito del Día Internacional de la Mujer, he decidido compartir algunas impresiones en relación con la comprensión teórica de las prácticas alimentarias como trabajo de cuidado no remunerado, el nivel de responsabilidad que recae sobre la mujer y cómo la centralidad del mercado condujo a desconocer el trabajo de subsistencia y el cuidado no remunerado, por no estar sometidos al intercambio monetario.

]]>