<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Altos precios atentan contra tradiciones decembrinas

La elevada inflación hace que los más recientes anuncios oficiales de aumentos de sueldos y otros beneficios se vuelvan sal y agua, y los trabajadores con ingresos mínimos ven muy difícil poder comprar juguetes y estrenos para las festividades decembrinas.

Altos precios atentan contra tradiciones decembrinas

El 15 de octubre el presidente de la República Nicolás Maduro, decretó un amento salarial de 30%, lo que se tradujo en que el ingreso mensual de los trabajadores pasó de Bs 7.421, 68 a Bs.9.649, a partir del 1 de noviembre.

Ese mismo día el mandatario nacional dijo que, también sería modificado el cálculo del bono de alimentación que pasará de 0,75 unidades tributarias a 1,5 UT y se amplió a 22 a 30 días la base de cálculo, que en sumatoria daría Bs 16.399 mensuales, para los trabajadores.

Pero ni los ajustes hechos por el gobierno ni los tres meses de aguinaldo (Bs 28.944) decretado por el gobierno resultan suficientes para hacer frente a alto costo de la vida.

Javier Tovar, trabaja como portero en un organismo de Estado. Casado, padre de tres hijos: un jovencito de 13 años de su primer matrimonio, que estudia primer año de bachillerato; una niña de cinco años de edad y otro bebé que acaba de cumplir un año de edad, de su segunda relación.

Javier vivía alquilado junto a su familia en un anexo de una casa ubicada en la zona de Mariche, en el municipio Sucre. Allí pagaba Bs 3.000 mensuales, pero hace dos meses entregó el inmueble pues le aumentaron el alquiler a Bs 5.000, monto que ya no podía cancelar y se fue a vivir “arrimado” a casa de un tío en la parroquia San José, en el municipio Libertador.

“Ese aumento y los aguinaldos no alcanzan para nada, yo soy el único que trabaja en casa, mi esposa se encuentra desempleada y actualmente mata tigres en lo que le salga, pero el dinero no alcanza. Todavía nos estamos reponiendo del gasto que realizamos para equipar a los dos niños grandes para el inicio del año escolar y ahora, estamos sacando cuentas de qué podemos comprar con los aguinaldos”, dijo Javier.

Se acompañó a Javier y su familia a visitar unas tiendas en el centro de Caracas, Catia y Petare, para sondear los precios de los productos.

– ¿Precios justos? –

Llagamos a una tienda de ropa en donde había venta de pantalones blue jean y tenían etiquetas que mostraban precios justos entre Bs 12 mil y 15 mil cada pantalón, las camisas Bs 7 mil y las franelas más sencillas Bs 3 mil.

“Entramos a una tienda de zapatos y el par de botas que le gustó a mi hijo mayor marcaban un precio de Bs 16 mil, unos zapatos deportivos entre 12 y 15 mil bolívares, los más baratos me lo ofrecieron en Bs 6 mil, mientras que por  un par de zapatos para el bebé pequeño me dijeron que tenía que pagar entre 5 mil y seis mil bolívares. Es una locura”, señaló Javier.

En el caso de la ropa para la niña no cambiaron muchos los precios, un vestido puede costar entre los Bs 4 y 10 mil, los más sencillos; un par de botas cuesta Bs 10 mil y un unas sandalias entre Bs 7 y 10 mil.

En el mercado de San Jacinto, los precios son igual de elevados. “Allí nos ofrecieron pantalones a Bs 6 mil bolívares para cada muchacho, es decir, que si compraba 3 piezas eran Bs 18 mil, y solo me quedarían Bs 10.944 de los aguinaldos, para terminar de realizar las demás compras navideñas.

– Juguetes por las nubes – 
Los precios de los juguetes también son altos. Las muñecas Barbies originales tienen costos entre los Bs 7 mil y 20 mil, pero si vienen con accesorios como casas, caballos o carros, pueden costar hasta Bs 25 mil. “Mi hija quería una bicicleta y los precios que vimos no bajan de Bs 15 mil, no podré complacerla” señaló Javier.

Conversamos con varios dependientes de las tiendas al observar poca variedad de juguetes y nos informaron que este año no lograron obtener divisas para traer mercancía importada y que solo podrán comercializar lo que tienen en existencia.

Los juguetes electrónicos, como son las consolas de juegos, son sumamente costosos para el bolsillo de los trabajadores que ganen salario mínimo.

– Los buhoneros dejaron de ser opción –

En busca de las ofertas y con el fin de estirar los aguinaldos, Javier se subió en el metro y se bajó en el bulevar de Catia, donde encontró que los precios, en muchos artículos estaban a igual nivel, pero otros eran muchos más costosos.

“Después fuimos a la zona de Petare, a ver que nos podrían ofrecer los buhoneros que en otros años nos había resuelto los estrenos navideños de los niños, pero nada que ver, estos vendedores ambulantes tienen los mismos precios y en algunos casos hasta más caros que en las tiendas y además te exigen que pagues con efectivo, lo que me pereció una propuesta muy peligrosa ya que con los niveles de inseguridad, sería una locura andar en la calle con dinero encima, ya que te conviertes en una presa fácil para ser atracado en cualquier esquina”, afirmó.
Desesperanzados por los precios, Javier Tovar y su familia volvieron a su casa sin comprar ni un par de medias, ya que tienen que volver a calcular costos y ver cuáles serán las inversiones que podrán realizar en estas navidades.”Ni el aumento ni los aguinaldos sirven para nada, se los comió la inflación”.

 

 

CNE: elecciones se realizarán el 21 de noviembre

El presidente del ente electoral, Pedro Calzadilla, en transmisión emitida por Venezolana de Televisión, informó que la propuesta fue aprobada por unanimidad. El 26 de septiembre se hará el simulacro y la campaña electoral comenzará el 28 de octubre