<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Amnistía Internacional: Perú da la espalda a quienes huyen de Venezuela

Desde junio pasado, el gobierno peruano exige una visa humanitaria a los venezolanos que escapan de la crisis, una medida que según Amnistía Internacional pone a los venezolanos en situación de grave riesgo

Amnistía Internacional: Perú da la espalda a quienes huyen de Venezuela

Amnistía Internacional publicó un informe en el que criticó las políticas migratorias aplicadas por el gobierno de Perú a los migrantes venezolanos que buscan entrar en su territorio buscando mejor calidad de vida.

Desde junio pasado, el gobierno de Martín Vizcarra exige una visa humanitaria a los venezolanos que escapan de la crisis. Sin embargo, la escalada de requisitos comenzó en agosto de 2018, cuando exigían a los venezolanos presentar un pasaporte vigente de manera obligatoria. Después de que 800.000 venezolano  se establecieran en Perú y ascendieran a 120.000 las solicitudes de refugio desde 2017.

En su informe, la ONG denuncia que Perú incumple sus obligaciones nacionales e internacionales en materia de derechos humanos. Según Amnistía, debido a prácticas irregulares en la frontera: «sumadas a la restringida interpretación que hace de la protección internacional».

Titulado Buscando refugio: Perú da la espalda a quienes huyen de Venezuela, el informe documenta el rechazo de decenas de venezolanos cuando intentaban ingresar ilegalmente al territorio peruano en Tumbes, frontera con Ecuador.

«Amnistía Internacional insta a las autoridades peruanas a que garanticen el riguroso respeto de sus obligaciones internacionales y regionales para con los venezolanos y venezolanas que buscan seguridad. El gobierno debe aplicar urgentemente la definición de persona refugiada de la Declaración de Cartagena de 1984 y debe hacerlo mediante un reconocimiento prima facie o grupal, dado el considerable número de venezolanos y venezolanas que buscan asilo en el país», señaló la ONG en su informe.

Recomendación a Perú

También, recomiendan al gobierno que solicite apoyo financiero y técnico adecuado a la comunidad internacional: «que a su vez debería aumentar significativamente su asistencia y desarrollar mecanismos para compartir la responsabilidad por las personas refugiadas venezolanas».

Amnistía Internacional recalcó en su informe que Perú no es el único país de la región que intenta limitar la entrada de personas venezolanas en busca de seguridad. Entre junio y agosto de 2019 Chile y Ecuador impusieron medidas restrictivas similares que limitan el acceso a su territorio y a la condición regular.

«Chile, Ecuador y Perú, que representan un corredor para la circulación de las personas venezolanas, deben abstenerse de poner obstáculos y priorizar, en su lugar, la coordinación regional responsable sobre la base de un compromiso genuino con el cumplimiento de las obligaciones en materia de protección internacional, así como el principio de responsabilidad compartida», dice el informe.

Emergencia humanitaria

Venezuela se encuentra en medio de una emergencia humanitaria y gran crisis de derechos humanos, que comenzó en 2014, y de la cual han huido más de 4,8 millones de personas hasta diciembre de 2019.

«En un contexto de protestas sociales generalizadas, las autoridades han cometido graves violaciones de los derechos humanos, como detenciones arbitrarias, torturas y otros malos tratos, ejecuciones extrajudiciales, uso excesivo de la fuerza, desapariciones forzadas y violaciones del derecho a la salud y a la alimentación», dice la ONG.

Para leer el informe completo haga clic aquí. 

¿Cómo ayuda el Programa Mundial de Alimentos a migrantes venezolanos?

A nivel internacional la situación migratoria venezolana amerita una respuesta humanitaria y el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), con apoyo del Gobierno de los Estados Unidos de América, del Fondo Rotatorio de Respuesta de Emergencias de la ONU (CERF) y del sector privado, respondió con un plan de ayuda para los migrantes o “caminantes” del país caribeño