Aristóbulo Istúriz muere del corazón durante una operación en Caracas

Varios medios ligados al gobierno de Maduro, así como cuentas personales de personeros del régimen, lamentaron la muerte de Istúriz, quien llegó a ocupar varios cargos en la llamada revolución bolivariana, desde que se sumó al llamado conspirador del entonces comandante de paracaidistas Hugo Chávez. Algunas de sus frases desde las mieles del poder quedan resonando

Aristóbulo Istúriz muere del corazón durante una operación en Caracas

Aristóbulo Istúriz, actual ministro de Educación del régimen de Nicolás Maduro y uno de los civiles más poderosos del régimen chavista en los últimos 20 años, murió cerca de la medianoche de este martes 27 de abril. Se quedó en la mesa de un quirófano complicaciones durante una operación de corazón abierto, confirmaron fuentes oficiales.

Varios medios ligados al gobierno de Maduro, así como cuentas personales de personeros del régimen, lamentaron la muerte de Istúriz. El antiguo maestro llegó a ocupar varios cargos en la llamada revolución bolivariana, desde que se sumó al llamado conspirador del entonces comandante de paracaidistas Hugo Chávez.

Vea también: VIDEO | Entre la lumpia y la teoría del queso rallado: 7 frases de Aristóbulo Istúriz

Una historia de escalada oportuna

Nacido el 20 de diciembre del año 46, Istúriz tenía 75 años de edad. Originalmente era un humilde maestro de escuela, militante de izquierdas, y conocido por su estilo populachero y cordial.

En los últimos años sus antiguos colegas del magisterio, así como educadores de hoy, le reprochaban su falta de sensibilidad social para defender el derecho a la vida digna de los trabajadores de la educación.

En Venezuela, buena parte de los profesores y maestros, activos y especialmente los jubilados ganan lo equivalente a unos 10 dólares por mes, contando salario y bonificaciones.

El portal Poderopedia lo define como un político con historia en la esfera pública, que ocupó casi todos los cargos de la administración pública de carácter político establecidos en la Constitución, menos el de la presidencial.

Además de ministro de Educación era vicepresidente del Socialismo Social y Territorial, designado por Nicolás Maduro el 4 de septiembre de 2018.

Fue primer vicepresidente de la Asamblea Constituyente (ANC), electa el 30 de julio de 2017 para usurpar las funciones de la Asamblea Nacional (congreso) opositor.

Colección de cargos

También se desempeñó como ministro de Comunas y Protección Social, desde enero hasta octubre de 2018. Además, fue vicepresidente de la República entre 2016 y 2017.

En su trayectoria política, militó en partidos como Acción Democrática y La Causa R. Luego ingresó al Polo Patriótico, plataforma electoral que reúne las organizaciones pro-Chávez, y al PSUV, recuerda Poderopedia.

En sus cargos públicos Istúriz llegó a ser gobernador del estado Anzoátegui, entre 2012 y 2016; alcalde el municipio Libertador de Caracas electo en 1993; diputado a la Asamblea Constituyente creada por Chávez para barrer las instituciones del Estado democrático. Más tarde, diputado a la Asamblea Nacional (Congreso), vice presidente de Venezuela, miembro de la Constituyente creada por Maduro para liquidar las funciones del parlamento opositor electo en 2015, y ministro de Educación.

Frases del Negro Aristóbulo

Aristóbulo Istúriz era conocido en la vida pública por su estilo desenfadado y “jodedor”. Era del tipo amiguero y simpático, todo un arquetipo de la política venezolana contemporánea de los tiempos finales de la democracia  y de comienzos del régimen autoritario chavista.

Algunas de sus frases todavía quedan rondando por ahí, como impronta de un estilo de ejercer el poder.

Era el año 2000 cuando Chávez aplica unas “megaelecciones” para barrer con la presencia del antiguo régimen en las instituciones del Estado renacidas a partir de la nueva Constitución del 99. Desde el partido Patria Para Todos (PPT, una escisión de La Causa R) , Istúriz espetó una famosa frase sobre su comandante:

“Chávez como que se fumó una lumpia”.

Traducción para el  público externo: la frase se usa en el lenguaje coloquial venezolano para ilustrar una situación desproporcionada, una actitud desbordada, como la de alguien que estuviera drogado tras haberse fumado un tabaco de marihuana del tamaño de una lumpia china.

Detonar desde adentro

Era el año 2008 cuando Istúriz fue derrotado como candidato al gobierno de la alcaldía metropolitana por Antonio Ledezma.

A la postre Ledezma sería despojado a la fuerza de las funciones y la autoridad conferida por el voto popular, mediante la designación de un funcionario ejecutivo designado a dedo por Chávez.

Ese tipo de funcionario designado por el chavismo cuando pierde elecciones se llamada “protector”. Refleja la inutilidad del voto popular dentro del régimen autoritario chavista.

“En el 2009 Istúriz fue capturado por la cámaras de televisión mientras insistía al público que había que hacer una transición del estado “capitalista y burgués”, a uno “socialista y comunal”, recuerda Poderopedia.

“Por eso yo he dicho que los mejores gobernadores serán los que primero ‘desbaraten’ la gobernación, los mejores alcaldes serán los que ‘desbaraten’ la alcaldía”, dijo.

Control de cambio como arma política

En otra de sus frases recordadas data de 2015. Fue cuando admitió que el control de cambios era un arma política para el ejercicio del poder.   

“Si quitamos el control de cambio nos tumban. Vamos a probar”, dijo en tono jocoso. Se refería a los riesgos que entrañaba flexibilizar los entonces duros controles, dentro de la compleja estructura de reparto del poder en el chavismo y fuera de él.

El control de cambios fue finalmente desmontado de manera gradual en los dos últimos años y en Venezuela impera de hecho una dolarización arbitraria en las transacciones comerciales y de negocios. Pero ese escenario fue obligado por la quiebra del Estado, la hiperinflación y la desaparición del bolívar como unidad de cuenta, de cambio y reserva de valor.

Este fin del control de cambios no derrocó al chavismo, al contrario del temor oficial que expresaba Aristóbulo Istúriz. Por el contrario, se ha fortalecido bajo el método de más autoritarismo, intolerancia a la disidencia y reparto de prebendas. Hay por aquí un sistema liberal de salvaje capitalismo de Estado y cercenamiento de las libertades políticas.

Ese régimen chavista determina hoy por ejemplo que los maestros colegas de Istúriz reciban bonos de 0,50 dólares (medio dólar) por mes como supuesta compensación a sus bajos salarios.