"Te dejo en el hotel lo que mereces": padre asfixia a su hijo de 2 años y huye

Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, argentino con nacionalidad española, asfixió en un hotel de Barcelona a su niño de 2 años y huyó, no sin antes mandarle un macabro mensaje a la madre, de la que se estaba separando

"Te dejo en el hotel lo que mereces": padre asfixia a su hijo de 2 años y huye

La primera señal de que algo muy malo estaba pasando, fue ver correr a un huésped del hotel Concordia de Barcelona a través del área de la piscina, trepar por la reja y saltar para perderse en la colindante serranía de Montjuic. El mal presentimiento se afincó porque ese mismo huésped se había registrado con un niño pequeño, y ahora huía solo.

Al mismo tiempo, y sin que los trabajadores del hotel lo supieran, una madre desesperada contactaba a la policía para advertirle que su esposo, del que se estaba separando y que estaba con el hijo de dos años de ambos, le estaba enviando mensajes amenazadores: “Te vas a arrepentir”, “Te dejo en el hotel lo que mereces”. Eso fue lo último que escribió.

Nada pudo evitar el desenlace trágico de la historia. Martín Ezequiel Álvarez Giaccio asfixió a su hijo de dos años, lo abandonó en la habitación 704 del séptimo piso del hotel. Y escapó. Hasta ahora no lo han capturado, a pesar que lo buscan por tierra y también desde el aire.

Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, único sospechoso por la muerte de su hijo de dos años. Foto cortesía

La policía encontró al niño debajo de la cama, aparentemente asfixiado con una almohada. Los paramédicos de las cuatro ambulancias que llegaron al edificio, una de ellas pediátrica, no pudieron reanimarlo. El pequeño se convirtió en otro desgarrador caso de una violencia que ahora tiene nombre en España: vicaria. Y no es más que cuando un padre mata a su hijo para causarle daño a la madre.

Un día de piscina, una noche de muerte

Álvarez Giaccio, único sospechoso de matar al niño, tiene 44 años, mide 1,78 metros, tiene el cabello rapado. Es argentino pero con nacionalidad española y más de 20 años de residencia en ese país. Recién separado de la madre del pequeño, vivía en la costa de Tarragona y ella en Barcelona, hasta donde viajó para, supuestamente, pasar un tiempo con el niño. Fuentes citadas por el diario español El Mundo aseguran que trabajaba en el sector financiero.

Según el periodista catalán Emili Puig, los compañeros de trabajo de Álvarez Gaccio aseguran que era una “persona muy centrada”.

Álvarez Giaccio no aceptaba la decisión de su mujer de separarse. En apariencia lo acató. Se marchó del hogar familiar a vivir con unos parientes en El Vendrell, Tarragona. Ella se quedó con el niño en la zona de Sants-Badal, en Barcelona.

Horas antes del asesinato, le tomó varios videos al niño en la piscina, y los mandaba por el móvil, se supone que a la madre. Así lo testificaron otros huéspedes del hotel, según el diario Nius.

hotel

Esta es el área de piscina del hotel Concordia de Barcelona, donde el niño pasó sus últimas horas y que el padre atravesó para escapar. Foto cortesía

Según ese mismo portal informativo, cuando recibió el terrible mensaje de “te dejo en el hotel lo que te mereces”, la madre corrió hacia el hotel Concordia pero el encargado de la recepción no la dejó pasar, a pesar de su visible desesperación. Ella llamó de nuevo a la policía quienes, finalmente, fabrieron la habitación e hicieron el macabro descubrimiento.

Intensa búsqueda

La policía catalana, los mossos, buscan al padre por la serranía de Montjuic, con drones y con escuadrones por tierra. Al momento de escapar vestía jeanes y camisa azul y no llevaba nada encima, ni morrales, bolsos o koalas. Piden colaboración ciudadana si lo ven, y lo reporten al 112 (número de emergencia solo válido en España).

Durante la búsqueda de Álvarez Giaccio por la montaña, empleadas de la municipalidad encontraron un cadáver pero no es el del sujeto que buscan, según informó el portal El Caso. Aunque no han dado detalles, se conoció que tiene muchos días descomponiéndose.

Los mossos controlan cualquier forma de salida de la zona, incluyendo estaciones de trenes y de autobuses, Sin embargo, el presunto filicida pudo haber escapado con la complicidad de alguien, apenas cometió el asesinato.