<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Así es Rodríguez María Fernanda, la mujer del “majomenos”

Una sublevación militar en un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Cotiza, una barriada del norte de Caracas, fue la gota que derramó el vaso. Los vecinos del populoso sector caraqueño aprovecharon la oportunidad para salir a las calles a protestar el lunes 21 de enero. Entre cacerolas y bombas lacrimógenas, reclamaban por las precarias condiciones en las que viven. Allí estaba Rodríguez María Fernanda.

La mujer no dejaba de golpear su olla con energía. Taca, taca, taca. “Todo caro, nada nos alcanza”, se quejaba en vivo frente a una cámara de televisión que transmite las noticias por Internet. Taca, taca, taca. “Somos grande, un pueblo grande”, soltaba con una bandera de Venezuela guindada del pecho. Y otra vez el taca, taca, taca a su cacerola, toda magullada de tantos trancazos. A ella nada la enmudecía, la indignación parecía inspirarla. Prometía salir a las calles a protestar, ese y cada día si le era posible. Le mentaba la madre a un mandatario escondido en su palacio, a quien comparó con un cerdo, mientras el pueblo pasa hambre, “qué arrecho”. Taca, taca, taca.

Datos útiles para mejorar nuestra comunicación remota

El uso de los dispositivos electrónicos se ha vuelto de uso obligatorio para mantenernos en contacto con nuestras audiencias de interés en estos tiempos de aislamiento forzoso. Estos recursos externos, así como los internos, pueden ser muy útiles y eficientes, cuando los sabemos aprovechar bien para una mejor comunicación.