Así va la economía colombiana a un año de la pandemia

Para este año, sin embargo, desde el Banco Central a través de su equipo técnico, viene siendo optimista en cuanto a las posibilidades de reactivación económica en Colombia, y una muestra de ello es que revisó al alza su pronóstico de crecimiento de la economía para el 2021 ubicado en un 5,2%, desde una estimación previa de un rango de entre 2% y 6% con un 4,5% como dato más probable.

Así va la economía colombiana a un año de la pandemia

Los países Latinoamericanos han sido especialmente afectados por la pandemia por coronavirus, producto de la imposibilidad de exportar sus productos a los mercados internacionales, y, además, de la constante depreciación de las monedas locales en relación al dólar, divisa en la que se realizan las operaciones mercantiles.

Según un informe que ha realizado el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), durante el año pasado, el Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia, ha caído un 6,8% interanual, en el marco de un 2019 que había registrado un aumento del PIB del 3,3%, el mejor registro alcanzado en el país en los últimos cinco años. Juan Daniel Oviedo, director del DANE, explicó, sin embargo, que el porcentaje de caída del PIB en Colombia durante el 2020, se ha mantenido dentro del rango previsto por el Gobierno, en conjunto con analistas y el Banco de la República (emisor), que proyectaron un descenso del PIB entre el -6,5 % y el -7,2 %.

En Colombia, la pandemia afectó directamente sobre los niveles de las importaciones, ubicadas globalmente alrededor del 13,2%.Para paliar los efectos de la pandemia por coronavirus en la economía nacional, el Gobierno aplicó, en sintonía a políticas de otros países, una ayuda directa a las familias a través del llamado Ingreso Solidario.

A un año del inicio de la pandemia, la pobreza es una realidad del país que más deja en evidencia el efecto devastador que tuvo sobre la situación económica y social de las familias. Junto con el desplome de la economía colombiana en un 6,8%, ya hay 4,1 millones de desempleados. En esa sintonía, en 2020, durante los primeros diez meses del año, cerraron 509.370 negocios.

Ante este panorama, para el Gobierno la centralidad era de qué manera activar una contención, y para ello, se tomó la decisión de declarar un estado de emergencia sanitaria primero, económica, social y ecológica después, lo que le posibilitó al Ejecutivo implementar medidas excepcionales. Ante estas políticas, el Gobierno creó un fondo específico centrado en atender la pandemia.

Crecimiento esperado

Según ha indicado Fenalco Bogotá, desde que se ordenó el cierre de establecimientos el 21 de marzo de 2020 con la orden del Gobierno de aislamiento preventivo obligatorio, se inició el peor año de la historia para la economía nacional. En ese período, han cerrado hasta 58.000 locales en solo Bogotá.

Por otro lado, según el portal de ofertas y promociones ofertero.com.co, en los últimos meses se registraron récords de visitas en categorías de farmacia y supermercado, es decir en aquellas relacionadas con insumos básicos, además de incrementos en electrónica y “hogar y jardinería”, relacionado con búsquedas de hacer más confortable los hogares, al pasar mayor tiempo en casa.

Para este año, sin embargo, desde el Banco Central a través de su equipo técnico, viene siendo optimista en cuanto a las posibilidades de reactivación económica en Colombia, y una muestra de ello es que revisó al alza su pronóstico de crecimiento de la economía para el 2021 ubicado en un 5,2%, desde una estimación previa de un rango de entre 2% y 6% con un 4,5% como dato más probable.

Los especialistas apuntan a un crecimiento de la economía para este año del 5%, y para la realización de esa proyección, se implementará un ajuste fiscal de mediano plazo, y también, una reforma tributaria con la que se busca un recaudo anual de 15 billones de pesos, apuntados no solo para cubrir gastos y deudas de pandemia (las obligaciones internas y externas del país ascendieron, al cierre del 2020, al 61 por ciento del PIB), sino también para evitar el riesgo de que el país pierda su grado de inversión.