<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Aún no ganamos la batalla contra la tuberculosis

 La lucha contra la tuberculosis logró "avances importantes" que permitieron salvar a 37 millones de vidas entre 2000 y 2013, pero el combate no está ganado, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que se evidenció medio millón de casos más de los esperados

Más de 20 años después de haber declarado que la tuberculosis era «una emergencia de salud pública mundial», la OMS destaca en su informe anual que «se realizaron avances mayores» durante los últimos años en el mundo, tanto en materia de nuevos casos como en las muertes resultantes de la enfermedad.

La tuberculosis sigue siendo sin embargo la segunda enfermedad infecciosa más mortífera en el mundo, después del sida.

Unos 9 millones de personas desarrollaron tuberculosis en 2013, 500.000 casos más de lo que se había estimado previamente, según revela un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El medio millón de casos «extra» se debe a que han mejorado las técnicas de detección, recolección y transmisión de la información y porque por primera vez se toman en cuenta las cifras detalladas de Nigeria, el país más poblado de África.

A pesar de ello, sólo 6 millones fueron realmente diagnosticados, por lo que «tres millones de personas están fuera del sistema, y por tanto no tienen acceso a tratamiento», afirmó en rueda de prensa Mario Raviglione, director del programa mundial sobre tuberculosis de la OMS.

«En la medida en que la mayoría de las muertes causadas por la tuberculosis son evitables, la cantidad de víctimas sigue siendo inaceptablemente elevada», destaca la OMS que insiste en la necesidad de «acelerar» los esfuerzos para alcanzar los objetivos de su plan «Alto a la tuberculosis» 2006-2015.

El 85 por ciento de los que desarrollan tuberculosis en el mundo se curan, por lo que la cifra acumulada de pacientes no difiere enormemente de los nuevos infectados.

Según el estudio, el total acumulado de personas que padecieron tuberculosis en 2013 se elevó a 11 millones.

Existen sin embargo importantes disparidades según las regiones, ya que algunas como las Américas o el Pacífico occidental ya alcanzaron el objetivo, contrariamente al África, la región mediterránea y parte de Europa, donde la tuberculosis «no retrocedió lo suficientemente rápido como para alcanzar los objetivos».

Los hombres son los más afectados, y más duramente que las mujeres. Representan cerca de los dos tercios de los fallecidos en 2013. Hubo por otra parte 80.000 niños muertos.

Más de la mitad (56%) de los nuevos casos de tuberculosis se detectaron el año pasado en el sudeste asiático y la región del Pacífico, las dos más pobladas del mundo, pero es en África donde la tasa de casos y las muertes con relación a la población total son los más importantes.

De 1,5 millones de personas fallecidas de tuberculosis en 2013, 360.000 estaban además infectadas con el VIH (virus del sida).
Se estima que, desde el año 2000, 37 millones de vidas se han salvado gracias a un diagnóstico temprano y a un tratamiento efectivo. Sin embargo, la OMS lamenta que, anualmente, se sigan perdiendo vidas de una enfermedad curable por falta de diagnóstico. De los 9 millones de personas que padecieron la enfermedad, 1,5 millones de ellos murieron.

Pese a ello, el informe destaca que la mortalidad está disminuyendo, y de hecho ha caído un 45 por ciento desde 1990.La tuberculosis sigue siendo la segunda enfermedad más mortal causada por un solo agente infeccioso.