<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Autismo: consejos para estos tiempos de covid-19

Ante la situación de incertidumbre ocasionada por la pandemia muchos autistas se encuentran en caos, con fobias o estereotipias fuera de control. Sobre esto conversamos con Daniel Millán López, psicólogo clínico español con más de diecinueve años de experiencia en el campo del autismo

Autismo: consejos para estos tiempos de covid-19

En ocasiones se escucha el término autismo relacionado con grandes intelectos o niños demasiado ansiosos, como es el caso del egocéntrico genio Sheldon Cooper, protagonista de «The Big Bang Theory». No obstante, esta condición posee más implicaciones que las abarcadas por la compleja personalidad del personaje interpretado por Jim Parsons.

El espectro autista, incluido el anteriormente conocido como Síndrome de Asperger, es una condición del desarrollo. Daniel Millán López, psicólogo clínico español con más de diecinueve años de experiencia en esta área, explica que en la actualidad se refiere mayormente como condición entre la misma comunidad autista: “Incluso entre psicólogos, se está proponiendo ya no hablar de trastorno, que ni siquiera es un equivalente a enfermedad sino a una desviación del curso normativo”.

En el autismo existen unas divergencias que dificultan la interacción con el entorno, una percepción que es diferente a la de los neurotípicos. Uno de los ejes fundamentales que hila y une a todas las condiciones autistas es el campo simbólico. “Nuestro mundo está lleno de señales, de metáforas, de cosas que quieren decir otras; para las personas que no pueden crear esas metarrepresentaciones, les cuesta comunicarse de una manera efectiva”, explica Millán. El lenguaje es un claro ejemplo: el sonido de la palabra “gato” en nada se parece al animal y, sin embargo, lo asociamos con él.

La disfunción ejecutiva no es exclusiva del autismo. También se da, por ejemplo, en los trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad, maníaco-depresivos, bipolares, entre otros. Esta función se encuentra directamente relacionada con la capacidad de planificar y desarrollar planes a largo plazo, así como el desenvolvimiento ante situaciones inesperadas: “En autismo, este es un factor desencadenante de muchísima ansiedad”.

Y por último, está la teoría de la mente; la habilidad de anticipar los pensamientos ajenos para, posteriormente, modificar la conducta en función de lo que va a sentir o pensar el otro: “A las personas en el espectro les cuesta hacer esto, razón por la cual a veces parecen egoístas o poco empáticas”. Pero tiene una mayor relación con la anticipación y la dificultad al momento de inferir pensamientos o conocimientos de otras personas, que con la empatía propiamente dicha: “De hecho, incluso se habla de la híper-empatía en la población autista”.

Estos tres pilares son la principal causa de estrés y ansiedad que sienten los autistas al momento de interactuar con un mundo que les resulta extraño.
Si bien es cierto que en el espectro hay diferentes grados de ayuda y afectación, en mayor o menor medida estas personas se ven obligadas a enmascarar sus conflictos internos para alcanzar sus objetivos, tanto académicos, como profesionales e interpersonales.

Autistas en medio de la incertidumbre

El coronavirus se presentó sin aviso ni antelación. La cuarentena no tardó en tomarse como medida, y la incertidumbre que de la situación elevó los niveles de estrés de la sociedad en general. Los autistas se vieron particularmente afectados por el inesperado confinamiento, que tanto les alivió como les perjudicó.

“Estamos hablando de personas que requieren de mucha antelación, planificación y rutina; la covid trajo incertidumbre, cambios inesperados y esperas sin final”, recalcó Daniel Millán López.

La disfunción ejecutiva, aunada al desconocimiento, provocó un auténtico caos dentro de esta comunidad.

Es indispensable resaltar que el estrés es la reacción positiva que tienen los seres humanos al momento de enfrentar una amenaza, mientras que la ansiedad se debe a la anticipación de un peligro que en realidad no existe.

“La mayor causa de ansiedad para las personas en el espectro es la incertidumbre y la falta de control”, advierte el psicólogo.

En los últimos meses, comenzaron a dispararse las estereotipias, movimientos repetitivos que emplean los autistas para autorregular sus niveles de ansiedad. Y otro tanto ha ocurrido con las fobias: “Ahora mismo estoy atendiendo a cantidad de personas por crisis agorafóbicas y claustrofóbicas; a veces una combinación de ambas”.

El confinamiento no solo acarreó incertidumbre y enormes dosis de ansiedad, sino que también implicó una igualmente inesperada tranquilidad para las personas en el espectro: “La ansiedad se da mucho en la interacción con un entorno neurotípico; tener que quedarse en casa, que es como su lugar seguro, también les trajo mucho alivio”.

Por supuesto, Millán resalta que este punto no es del todo positivo, dado que tarde o temprano tendrán que volver a integrarse con el resto del mundo: “Es como un entrenamiento que han venido ejerciendo toda su vida; al aislarse, lo están perdiendo y cada día les resultará más difícil”. Esto se ha hecho evidente en lo que podría ser la nueva normalidad: las clases online o el teletrabajo, por ejemplo.

¿Qué hacer durante el confinamiento?

La sociedad se ha visto en una encrucijada durante esta cuarentena. Por un lado, los autistas se vieron obligados a poner en práctica estrategias que les permitieran mantener un poco más la calma ante una situación inesperada, mientras que sus amigos y familiares activaron formas de ayudarles.

“Planificar, tener rutinas, seguir un calendario puede ayudarles muchísimo, sobre todo ahora que pasan demasiado tiempo en casa”.

Millán resaltó que es imprescindible encontrar momentos para realizar alguna actividad física: “Las salidas para hacer la compra también deben figurar en esa organización, quizás a una hora en que haya poca afluencia de personas e intentar ir con alguien a modo de apoyo”.

Es importante planificar, aunque sea, cuatro o cinco bloques de actividades en el día.

Las personas en el espectro autista se encuentran, en estos momentos, desbordando el vaso continuamente. Están al borde de la crisis y, de hecho, es muy común que las tengan. Por ello, hay que intentar ofrecer apoyo y comprensión, porque están ante una situación que para nada los beneficia: “Cualquier circunstancia que traiga incertidumbre, para una persona en el espectro es un infierno; hay que ser empáticos y ofrecer nuestra ayuda sin agobiarlos”.

Millán advierte que hay que tener especial cuidado con el contacto físico cuando están entrando en crisis, pero intentar brindar apoyo y anticipación siempre que se pueda.

autismo

En búsqueda de una sociedad inclusiva

En la actualidad existe un dilema entre las familias y los profesionales que consideran que un diagnóstico de autismo es nada más que una etiqueta que les va a condicionar de por vida.

“Yo considero que es al contrario”, aclara Millán. Al conocer las dificultades, la persona puede trabajar sobre ello y quizás el entorno también comience a adaptarse a su vez a la neurodivergencia. La visibilización es muy importante, porque es cuando el otro empieza a entender que se necesitan una serie de adaptaciones de acuerdo a la condición de autista.

Muchas veces las adaptaciones curriculares que se le hacen a los individuos en el espectro son sobre contenidos, y no debería ser así: “Esto no significa que deban disminuir los niveles de exigencia; solo que hay que cambiar los métodos”, explica Millán. Por ejemplo, a un niño mudo no se le hace un examen oral, así como a un chico autista no se le deberían hacer preguntas abiertas, porque posiblemente se perderá o las malinterpretado.

“Hay que reivindicar la etiqueta, porque necesitan que la sociedad se adapte, igual que lo hace con otras divergencias o dificultades”.

Para más información sobre el espectro, Daniel Millán recomienda seguir a la comunidad autista por las redes sociales, puesto que mucho de lo que se encuentra en internet no es fidedigno o está desfasado. También hay autores clásicos, como Theo Peeters o Peter Hobson, que pueden ser de utilidad.

A Daniel Millán López lo pueden seguir a través de sus redes sociales. También en los encuentros online que realiza cada semana por YouTube e Instagram, donde responde preguntas de la comunidad autista y neurotípica. Millán resalta que la sociedad neurotípica debe conocer y comprender la realidad de los autistas, y abandonar los clichés que la sociedad tiene de ellos.