Alonso Moleiro

Las razones de la ira

Una de las consecuencias más visibles, y menos comentadas, del resultado electoral de las elecciones parlamentarias, ha sido la renovación casi absoluta de los estamentos dirigentes de la sociedad democrática.

Capriles y su futuro como líder nacional

El futuro político de Henrique Capriles Radonski no está en la Gobernación del Estado Miranda. Va siendo momento de que esta plaza quede cedida a un nuevo aspirante. Si Capriles quiere salvar sus opciones de poder; si quiere preservar su liderazgo, tiene que producir una reinterpretación urgente de este tramo de la crisis.

Los pecados no confesados del 27 de febrero

Los sucesos del Caracazo cambiaron de forma irreversible el metabolismo social del venezolano. Aproximaron, de forma dramática, a los dominios de la caótica realidad y política del país actual. Del 27-F se hicieron muchos análisis sobre sus causas, pero jamás se encararon sus consecuencias. Dos de ellas, el distancimiento de las masas con la Democracia y la consolidación de un moderno movimiento de Derechos Humanos, profesional y especializado

Los cambios anunciados en la MUD

En medio de una grave crisis de opinión, alimentada con mucho por sus propias falencias, se ha concretado en estos días la formación del nuevo equipo dirigente de la Mesa de la Unidad Democrática.

El verdadero reto de Henri Falcón

Por estos días, cada vez que algún parte emanado de la MUD se encarga de documentar “la dificultad de armonizar propósitos y enfoques” que confronta los factores de la coalición opositora, muchos pensamientos, intercalados con suspiros e interrogantes, terminan gravitando en torno a Henri Falcón. Lo que de verdad quiere, y lo que de verdad le interesa, al actual Gobernador del Estado Lara.

El abandono del cargo

Después de un breve silencio en la tregua navideña, consignado el fracaso del Referéndum Revocatorio, la dirigencia de la MUD, con nueva directiva en la Asamblea Nacional, ha decidido concretar la iniciativa para declarar ausente el cargo de la Presidencia de la República.Pasa a ser ésta, al parecer, la nueva bandera, el parámetro a partir de la cual irán serpenteando las ejecutorias de la MUD para darle continuar a la agenda de 2016. Es el fruto de un acuerdo político amplio y labrado, que tuvo como eje a Julio Borges, y que toca a casi todos sus partidos, incluyendo a Un Nuevo Tiempo y a Vente Venezuela. Apenas Avanzada Progresista, la organización de Henri Falcón, ha hecho públicas sus reservas.

No hay tiempo que ganar (I)

Hace un rato ya que este país dejó de estar “dividido en dos partes”. Todos los supuestos que exponían las encuestadoras y alimentaban el mito popular chavista han desaparecido.

Sobre la crisis del diálogo

Las condiciones sobre las cuales obra el tablero de negociaciones de la MUD están impuestas por las circunstancias. Son, como en un secuestro, una obligación perentoria y desagradable. El resultado de un cuadro que configura, por eso mismo, una emergencia nacional. La MUD no se lo trajo todo para la casa en la primera sentada. No sabemos si eso será posible. Con el acompañamiento internacional, la MUD podría andar camino para lograr citas electorales en el mediano plazo, ya más corto que mediano. Los acuerdos políticos que acá se consoliden, si se consolidan, configuran una especie de cuenta de ahorros para encarar los escenarios electorales, pero sobre todo, los restos políticos que se avecinen.

El riesgo no es la guerra: el riesgo es la dictadura

Los oficios del Vaticano, y de algunos de actores de la comunidad internacional, presentes en Venezuela para sentar en una mesa de conversaciones a dirigentes del PSUV y de la MUD, deberían revisar en función de cuáles parámetros fundamentan su cauteloso pesimismo. 

Qué es lo que significa dialogar

Por diversos motivos, comentados con suficiencia en otros episodios, la sola mención de la palabra “diálogo”, en el contexto del debate público actual, es vista de forma tradicional con enorme renuencia en Venezuela.

El regreso de la economía de mercado

Para comenzar a reconstruir a Venezuela, los factores de poder que estén al frente del estado deberán restaurar, y hacer de conocimiento general, los fundamentos, el manejo y el impacto de la economía de mercado. Todo el país debería tener muy claro que el crecimiento exponencial de la inflación, y la generalización de la escasez de este momento, guardan relación directa con la quiebra entre la relación de la oferta y la demanda prescrita en la terapéutica chavista. Con el fin de la economía de mercado, puesto en vigor entre los años 2012 y 2013.

La MUD frente a la Venezuela de facto

Algunas cosas deberían darse,  algún estado de opinión en torno a la inminencia de una emergencia tendrá que terminar de consolidarse, dentro y fuera de Venezuela, para que las fuerzas democráticas puedan imponer la defensa de la legalidad,  salvaguardar la iniciativa del Referéndum Revocatorio y para obligar al gobierno a detener su camino sobre la ruptura constitucional.  Este es un escenario factible, pero claro que presenta su complejidad.  Las condiciones objetivas para que se concreten parecen ya maduras, pero las cosas podrían no darse si se impone el éter de la inmovilización.   

El último trimestre

El pronunciamiento de la MUD convocando al tránsito para firmar por el Referéndum Revocatorio el 26, 27 y 28 de octubre, ha sido muy elogiado por su elocuencia y acierto, y le ha regresado a la Unidad un cierto retoño espiritual que necesitaba para remontar los cuestionamientos del pasado y transitar con el aplomo necesario los complicados cuarto meses que se aproximan.