Toto Aguerrevere

Ser feliz sin dejar Venezuela

Una foto en Instagram inspira este escrito. Cristina, una buena amiga, más anclada en Venezuela que la nave Leander en el Parque del Este, ha montado una foto del asiento vacío de un avión. “Panamá, aquí vamos…” dice la fotoleyenda. Conociéndola desde hace más de quince años, sé que esos serán los tres puntos suspensivos más dolorosos de toda su vida. Cuando alguien no se quiere ir de un sitio, ni que lo empujen

Escoltas: hampones en chaquetas de cuero

Uno de los referentes de la revolución chavista, también símbolo de status, es el uso de escoltas. Los que no tienen sufren los vejámenes de quienes hoy se creen los “dueños” del país

Amor con hambre no dura

Recientemente la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia emitió una sentencia en la que se modifica la edad legal para contraer matrimonio en Venezuela. Antes el Artículo 46 del Código Civil establecía que la edad mínima para casarse era catorce años para las mujeres y dieciséis años para los hombres. Algo totalmente Robin Hood y Lady Marian de parte de nuestros legisladores de antaño y que ni siquiera concuerda con nuestras clasificaciones de censura en el cine. ¿Qué marido va a ir con su esposa a un cine al cual no puede entrar para disfrutar de una película C-16?

Vivir entre basura e infiltrados

Como muchos ciudadanos en Venezuela, usted probablemente vive en un edificio. Quizás sea su morada temporal porque tiene planes de mudarse eventualmente o ya ha hecho del mismo su residencia permanente, en donde espera quedarse para siempre. Su espacio es cómodo, la decoración es a su gusto y lo mejor de todo, es que lo puede llamar hogar. Si no fuera por la inseguridad le quitaría las rejas a las ventanas, pero lo que tiene le contenta

Carta de Toto Aguerrevere al Niño Jesús

Pese a las tribulaciones que aquejan este año —inflación, escasez, inseguridad y falta de dólares—, los venezolanos no pierden las esperanzas. Incluso hacen sus cartas al Niño Jesús

Jesús seria nadie sin Instagram

A veces pienso que Jesús se peló en su momento escogido para venir a la Tierra. ¿Realmente ha podido ser más complicado el Año 0 que el 2014? Al leer las noticias lo dudo. Sabemos que estamos en problemas cuando en un país que se supone no está en guerra hay más homicidios que en uno involucrado en un conflicto bélico. Hay motivos de duda cuando el nuevo enemigo letal es un mosquito y cuando existen 7 mil millones de personas y Kim Kardashian es lo más famoso que hay. La opción de procrear es como para pensársela

El velorio de una casualidad

Cuando las casualidades se cruzan y un supuesto se hace real es imposible no sorprenderse. Pero a veces esas causalidades conllevan a lamentos, problemas o investigaciones judiciales inverosímiles que, como la espada de Damocles, amenazan contra los protagonistas del asombro. Otros pagan las consecuencias de decir cosas en el momento o lugar incorrectos

El chasco de volar en aerolíneas venezolanas

He aquí la crónica de vuelo de un viajero criollo, cualquiera y sin aparente riqueza, que osa tomar un avión de la aerolínea Santa Bárbara. Para salir bien parado es menester un crucifijo y el encendido deseo de llegar a buen término al destino anhelado. Retrasos, mala atención y servicio y el odio irrefrenable a Cheverito son apenas algunas de las penurias de la travesía

Los 15 años de la constitución más violada

Este año, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela cumple sus quince años. Y aunque para algunos son buenas razones para armar una fiesta, la verdad es que para la mayoría de los venezolanos no hay nada que celebrar

De epístolas a pistoladas

La justicia en Venezuela se tapa los ojos no con vendas sino con lentes Gucci. Basta ver el roster de presos que actualmente ven podrir sus derechos en nuestras muy hacinadas cárceles. El juicio a Leopoldo López recién comienza. Las órdenes de captura por el presunto magnicidio del “Pasante Pajarito” persiguen a Miguel Ángel Burelli, Diego Arria y María Corina Machado. Además, hay estudiantes universitarios que hoy se arropan con un periódico del ayer solo porque en febrero enarbolaron el tricolor en defensa de la democracia

Nicolás: cuéntame una de magnicidios

Buen alumno, o más bien hijo adoptivo de Hugo Chávez, Nicolás Maduro heredó hasta las alucinaciones del comandante. Como el finado de Sabaneta cree que en cualquier esquina o plaza hay conspiradores que, en contubernio, traman su muerte