6 trucos para quienes no les gusta tomar agua

¿Quién puede con el reto de los ocho vasos de agua al día? Es difícil e incluso aburrido. Pero es que este preciado recurso de la naturaleza, a pesar de su característica incolora e insabora, brinda un sinfín de beneficios para tu salud, tu bienestar y para la estética de tu cuerpo

6 trucos para quienes no les gusta tomar agua

Sabemos que para mantenerse saludable hay que tomar ocho vasos de agua al día. Este es un calculo estimado porque a diferencia de otro nutrientes necesarios, el agua no tiene una dosis diaria porque cada cuerpo lo requiere de acuerdo a sus necesidades. Factores como el género, edad, peso, clima, sudoración, niveles de entrenamiento y estado de salud (enfermos o embarazadas) influyen en dicha cantidad.

Pero, si pensabas que los famosos ocho vasos eran demasiado, seguro te sorprenderás con los resultados de un estudio del Instituto de Medicina de Estados Unidos en el que se concluyó que las mujeres deberían ingerir 2.7 litros aproximadamente que se traducen en 11 vasos al día mientras que los hombres requieren una ingesta mayor de alrededor 3.7 litros que son más de 15 vasos.

Sin embargo, esta cantidad de litros no es meramente en agua, recuerda que los alimentos que consumes también aportan líquido a tu cuerpo. Por ejemplo, el café que tomas al levantarte o la manzana o naranja que comes a media mañana. Se calcula que 80% del agua necesaria para tu cuerpo proviene de bebidas y el 20% restante proviene de frutas, vegetales, leche o jugos.

Alternativas para motivarte a hidratar tu cuerpo

– Las frutas como fresas, piña, patilla, kiwi, melón, naranja, durazno, uvas y toronja que son jugosas aportan una cantidad considerable de agua al organismo disminuyendo la dosis de vasos al día. Es una opción para incluir en los desayunos o para las meriendas entre comidas.

– Los vegetales no solo deben estar presente en tu plato por sus beneficios nutricionales sino también porque contienen más de 90% de agua. Los más recomendados son el brócoli, pepino, calabacín, lechuga, céleri, repollo y espinaca.

– Agua saborizada: pica rodajas de las frutas que más te gusten (si son de las antes mencionadas mejor) y agrégalas a un termo con agua. Déjalas reposar y si necesitas hacerla más apetitosa añade stevia para endulzar. Si te agrada la idea de conseguir los pedacitos de fruta, trocéalos en tamaños pequeños y así también ayudarás a disminuir tu ansiedad al distraerte al masticarlos.

5-Reasons-why-You-Should-Drink-Infused-Water2

– Invierte en un termo que sea práctico de cargar en la cartera, llevar y traer pero además que sea bonito y te motive a tomar agua. Otra opción es marcarlo y ponerte metas como se muestra en la foto a continuación:

termo2

– Agua aromatizada: hojas de yerbabuena o menta le dan a tu agua un toque que te anime a ingerirla más seguido. Es una idea para variar y que no te fastidie la rutina para huir en el primer intento.

– Agrega a tu termo una o dos cuacharadas de semillas de chía, al hidratarse se recubren por una capa gelatinosa que te hará diferente la experiencia de tomar agua. Así mantendrás ocupada tu mente mientras intentas morder y triturarlas con los dientes. Además este ingrediente que sumas potencia los beneficios a tu cuerpo.

¡No tienes excusa! Solo te recomendamos empezar poco a poco e ir aumentando la cantidad con los días. Sé precavido porque al comienzo te darán muchas ganas de ir al baño hasta que tu cuerpo se acostumbre.