Alicia Hernández: memoria gustativa de Andalucía

Alicia Hernández es una periodista española nacida en la costa de Almería en Andalucía, que tiene ya un par de años trabajando en Venezuela como corresponsal de varios medios. Para ella, Andalucía es una tierra de varios sabores en los que las tradiciones españolas se combinan con la influencia árabe y el sabor de los frutos de marSabores de casa

La comida en Andalucía varía de acuerdo a la zona. Alicia por ser de Almería creció en la playa y, en este tipo de geografías, se suelen salar los alimentos para conservarlos, algo que heredaron de los árabes. Unos de los productos que no le gustaban de niña, pero que con el tiempo fue agarrándole el gusto, eran los que provenían del mar, algo que su abuelo no cambiaría por nada del mundo, ni siquiera por el mejor filete de carne.
En Almería se comen muchas sardinas, que son más grandes que las que se consiguen en Venezuela y es muy típico degustarlas asadas en la playa. Algo que tampoco le gustaba de pequeña pero que ahora sí lo disfruta es la mojama de atún: atún curado y seco; muy típico en días de lluvia. “En mi casa se comen con almendras fritas y vino palo cortao. También el escabeche, por ejemplo en mi casa en vez de carne se hace con sardinas. Y en días de lluvia se comen habas con bacalao y vino”, comparte.
En su casa también se preparan anchoas: su madre compra el boquerón pequeño, lo coloca en un recipiente con sal gruesa y hace una fila de sal y otra de boquerón, y así lo repite hasta el tope. Luego le pone algo que haga peso encima y lo deja curándose en sal durante un mes. Luego, lo saca, lo lava, lo limpia, abre los filetes, los lava y luego los pone en aceite de oliva.
La gastronomía de todo Andalucía es muy rica y variada. Cambia dependiendo de la zona e incluso el mismo plato puede tener variaciones. En esta zona se consumen muchas sopas, garbanzos, ajoblanco en salsa o sopa, y suelen servirlo en los bares junto a una cerveza. En Almería se comen migas en días lluviosos, que consiste en sémola de trigo, arenque acompañado de aceitunas partidas y tocino. Otro plato son las acelgas esparragadas, el “pescaito” frito en Cádiz, en Córdoba el salmorejo y el plato andaluz por excelencia es el gazpacho andaluz que suele estar acompañado por trocitos de pan frito.
Los postres típicos se comen en Semana Santa como los roscos o los pestiños que consisten en una masa dura que se fríe y luego es rociada con canela y azúcar. De hecho, en Almería hay muchas dulcerías árabes debido a la gran inmigración marroquí. También se come arroz con leche, naranjas que son típicas de Almería, tocino de cielo, milhojas, flanes y varios postres hechos de hojaldre.
Bares y tapas
Alicia prefiere ir a bares a tapear que ir a restaurantes. Tiene sus predilectos como La Herradura, El Ajolín, El Entremare y uno con un nombre terrible que es el 18 de Julio. Lleva ese nombre porque ese día hubo un golpe de Estado en España que dio paso a la Guerra Civil y luego a la dictadura de Franco, por lo que sospecha que el dueño es franquista.
Cada uno de estos lugares tiene una especialidad y en casi todos se puede encontrar lomo en un bollito de pan o hamburguesas pequeñas. Cuando se va de tapas, siempre pide primero una cerveza. Si hay la que quiere, pide la marca Alhambra, específicamente la 1935.
Alicia recomienda:

  • En el 18 de Julio se encuentran pinchos
  • En La Herradura vale la pena pedir la milanesa con papas fritas
  • En el Ajolín la papa asada
  • En El Entremare vale la pena pedir los pescados y productos del mar preparados de diferentes maneras.

 
Recetas de Andalucía por Alicia Hernández SANGRÍA:

  • 1 litro de vino
  • 1 litro de refresco tipo chinotto o seven up
  • 1 vaso de jugo de naranja natural
  • Azúcar al gusto
  • Canela en polvo al gusto
  • Manzana, mango, melocotón… Frutas al gusto

PREPARACIÓN: 1.  Mezclar el vino con el refresco en un recipiente grande.
2. En un bowl, mezclar el azúcar y la canela y añadirle el jugo de naranja natural.
3. Mezclar con cuidado para que el azúcar se disuelva.
4. Un truco es calentar un poco el jugo de naranja para que así la mezcla sea más sencilla.
5. Verter el contenido en el recipiente con el vino y el refresco.
6. Añadir la fruta cortada en trozos -de un tamaño que quepa fácilmente en un vaso y luego en la boca-, y verter en la sangría.
7. Poner hielo al gusto.


 ]]>