<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El poder insospechado de los gorgojos

Hasta donde los conocíamos, eran esos animalitos molestos que aparecían en las harinas, las pastas y el arroz que habían permanecido almacenados por algún tiempo y que nos ponían los nervios de punta al pensar que envenenarían nuestros alimentos. Hoy se sabe algo más de ellos, algo que no cruzó nuestra mente cuando decidimos deshacernos de todo lo que había entrado en contacto con ellos: fortalecen nuestro sistema inmunológico. Tanto así, que, incluso, se está hablando de su rol en la cura del cáncer

El poder insospechado de los gorgojos

No hay estudios científicos que avalen su efectividad y esto parece no importarle a las personas que se han beneficiado del poder curativo de los gorgojos, quienes, más que verlo como una moda más en el mundo de la medicina alternativa, lo asumen como una verdad que, finalmente, les ha sido revelada, pues parece que algunos lo conocían desde hace años y se dedicaron a difundirlo de boca en boca hasta que llegaron las redes sociales que, obviamente, facilitaron la tarea de dar a conocer a los gorgojos como fuente de salud a muchas personas en poco tiempo en todo el mundo.

Hay que ingerirlos vivos
Sí, hay que ingerirlos vivos (mejor salimos de la cruda verdad al principio, para evitar decepciones) y no puede ser cualquier gorgojo. Los usuarios de la coleoterapia, nombre que recibe el tratamiento para enfermedades crónicas y degenerativas basada en el consumo de coleópteros vivos, indican que todo comienza con la creación de una colonia en un frasco de vidrio, en la que se colocan gorgojos donados por las diferentes redes de cultivadores alrededor del mundo. En el frasco, que debe estar tapado por una malla o una tapa agujereada para permitir la entrada de oxígeno y evitar el escape de los animalitos, se coloca una base de avena y se introducen alimentos como conchas de plátano o lechuga y se rocía con agua.

Los gorgojos se reproducen de manera muy rápida y hay que estar atento a las defunciones. Los animales muertos deben retirarse inmediatamente del frasco para preservar la pureza de la colonia y esperar a contar con una cantidad suficiente de individuos adultos para comenzar el tratamiento.

cultivo-de-gorgojos

El tratamiento
Rubén Dieminger, de nacionalidad argentina, se encargó de popularizar el uso de gorgojos vivos para sanar enfermedades y mejorar la calidad de vida de los enfermos en Latinoamérica. El fundador de la Cadena de Gorgojos, organización que se encarga de la donación de coleópteros a quien los necesite, afirma que la coleoterapia es una vía alternativa a la sanación y hace énfasis en que no se trata de una terapia sustitutiva a la ofrecida por la medicina tradicional, por lo que aconseja consultar con el equipo médico antes de comenzar este tipo de tratamiento.

La coleoterapia consiste en ingerir gorgojos vivos diariamente de manera gradual hasta llegar a un día límite y luego comenzar a retirarlos también de forma gradual, para facilitar tanto la adaptación como la desintoxicación del organismo.

Es decir, para el tratamiento del cáncer, por ejemplo, el día 1 se ingiere 1 gorgojo, el día 2, 2 y así sucesivamente hasta llegar al día 70. El día 71 se consumen 69, el 70, 68 y así sucesivamente hasta llegar al día cero. Así, se completa un ciclo de 140 días con un consumo total de 4.900 gorgojos. Las enfermedades menos agresivas requieren menos días de tratamiento y se recomienda no excederse en su consumo porque se puede sufrir gastritis y colitis.

Algunas consideraciones:
• Se recomienda el tratamiento para personas mayores de 18 años.
• Los gorgojos deben llegar vivos al estómago, por lo que no deben masticarse.
• Para facilitar la recolección, se recomienda colocar una paleta de madera tipo médica o de helado limpia dentro de la colonia.
• Los gorgojos deben estar en etapa adulta, reconocibles por su color negruzco, forma oval y de 5 milímetros de largo aproximadamente.
• Pueden consumirse en varias dosis al día hasta llegar al número requerido y pueden tomarse con agua, mezclados con yogurt, leche, helados, gelatinas o dentro de cápsulas vacías.

gorgojos
Los efectos
La hipótesis que se maneja es que los gorgojos al morir expelen una sustancia llamada coleotoxina que parece potenciar las funciones del sistema inmune, lo cual se traduce en una sensación de bienestar casi inmediata.

La coleoterapia está siendo aplicada para combatir diversas dolencias como el asma, la diabetes, el Parkinson, problemas gastrointestinales, SIDA y cáncer en diferentes tejidos y estadios.

Los estudios que se han llevado a cabo para conocer más de cerca la coleotoxina constituyen aproximaciones válidas para abrir un camino hacia la verificación científica de sus efectos en el organismo humano. Por ejemplo, en una tesis presentada en la Universidad Veracruzana de México, en la Unidad de Ingeniería y Ciencias Químicas, la autora estudió los componentes químicos de esta sustancia y cuáles podrían ser sus efectos en el cuerpo. Encontró que algunos de sus componentes son antiinflamatorios, antioxidantes, tienen propiedades antibacterianas y antifúngicas, pueden ayudar a disminuir los lípidos en la sangre (controlar el colesterol), impide la acumulación de grasa que produce hígado graso, mientras ayuda a la prevención de la resistencia a la insulina (diabetes). También describió el efecto ansiolítico de esta sustancia en el sistema nervioso. De hecho, una investigación de la Universidad de Antioquia en Colombia demostró que el consumo de gorgojos producía efectos similares a los de medicamentos antidepresivos (incluso los adictivos).

Pero, sin duda lo que más parece llamar la atención de la comunidad científica es el papel de la coleotoxina (sobre todo de uno de sus componentes llamado limoneno) en la prevención y tratamiento del cáncer, ya que no solo ayuda al hígado en su función desintoxicante, evitando que las toxinas generen daño en el ADN, sino también que es capaz de entrar en los tumores e influir en la señalización celular y ayudar a matar a las células malignas mediante la producción de radicales libres dentro de ellas. Otro compuesto de la coleotoxina (el ácido linoleico) es un ácido graso esencial polinsaturado, de la familia Omega 6, que parece tener efectos en la potenciación del sistema inmune.

De acuerdo con esto, Bert Vogelstein de la Escuela de Medicina Jonhs Hopkins de Baltimore, en Estados Unidos, afirma que uno de las limitaciones de la quimio y la radioterapia para erradicar el cáncer es que estos tratamientos atacan la parte externa de la célula maligna y tras aplicar coleoterapia de manera experimental en animales, demostró que la célula es vencida desde adentro, lo que reduce las probabilidades de reaparición y metástasis. Concluye que la combinación de la terapia tradicional con esta terapia alternativa podría significar un avance significativo en la cura del cáncer. Este estudio, que ya recibió elogios de los investigadores de la Universidad de Harvard, está siendo analizado por la institución Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.
Experiencia en Venezuela

El grupo de Facebook Gorgojos de Venezuela no solo es la red de donación de coleópteros en el país, allí se recogen experiencias, testimonios y se publican informaciones de interés para quienes quieran adentrarse en el tema. Uno de los testimonios recomendados es el de una enfermera que realizó sus pasantías en el Hospital Militar, donde las madres de los niños recluidos en pediatría oncológica mantenían sus cultivos de gorgojos para complementar el tratamiento químico. Indica en sus comentarios que los resultados eran muy esperanzadores y alentadores. Se sabe de donaciones de gorgojos en otras instituciones como el oncológico Padre Machado (por requerimiento de los pacientes y con la ayuda de las enfermeras) y de otras instituciones en las que no se ha podido introducir la idea, como el hospital Domingo Luciani, porque tal como se comenta en el grupo “hay personas incrédulas”.

¿Te atreverías a usar la coleoterapia?, ¿conoces otras vías alternativas para combatir al cáncer? Comparte tu opinión y tus conocimientos con nosotros abajo en los comentarios, aún nos queda mucho por saber.