Joseth Ramírez: el lado femenino del tabaco

Si alguna vez viste artistas como La Lupe, Chavela Vargas o María Félix y pensaste que solo ellas podían disfrutar de un buen puro, te equivocaste. Las mujeres tienen una larga trayectoria en lo que se ha convertido en el pasatiempo o el oficio para muchas que disfrutan de un buen tabaco e incluso saben armonizarlo En general, los puros, son elaborados con una importante técnica de producción que se intensifica de acuerdo a su origen, hojas y clima. Son elaborados como un envoltorio que tiene por dentro tabaco secado y fermentado. Sin embargo, el habano es aquel que se produce en todas sus facetas en Cuba y que su técnica permanece celosa del conocimiento común.

Joseth Ramírez: el lado femenino del tabaco

Las hojas con las que se realizan los puros son de tabaco y se consiguen con gran facilidad en las regiones tropicales de América como México, Cuba, República Dominicana, Brasil, Venezuela, Estados Unidos, Honduras, Nicaragua y en otros países fuera del continente como Camerún, Indonesia y Canarias. El tabaco contiene nicotina, una droga de uso legal en la actualidad y su uso es para fines recreativos aunque se ha considerado en la historia como el pasatiempo por excelencia del sexo masculino.
Esta última perspectiva ha cambiado de forma significativa durante los últimos diez años en muchas partes del mundo, especialmente en países del occidente. En la actualidad, se podría decir que las mujeres podrían estar influyendo en el mercado de este producto. Una verdad que crece día a día y esto se hace evidente cuando la industria del puro decide navegar en el imaginario femenino.
Fumar un habano, puro o tabaco, trae consigo una carga tradicional que se expresa y materializa a la hora de probarlos, y para Joseth Ramírez, una venezolana con una interesante propuesta, esta no es exclusividad masculina. Incluso afirma que por haber dejado a un lado a gran parte del género femenino sobre este oficio, se han perdido ideas increíbles, todas relacionadas con productos locales y espacios perdidos dentro de la economía nacional. Es así como coincidimos con una mujer que no cree en requisitos de género.
Joseth Ramírez, una venezolana que reconoce el sabor del tabaco sin ser amante del cigarrillo y que, admite:  “Yo nunca fumo cigarrillo. A mi el cigarrillo me produce náuseas y vómito pero, por donde yo pasara y oliera el tabaco, era como oler (en el mundo del habano) un risotto o una pasta. Era una cosa súper deliciosa, pero jamás me imaginé y no tenía ni idea de que eso se estudiaba o que había una movida, más que el hecho de saber que fumar habanos era cosa de hombres.”
Aunque tuvo muchos encuentros con esta afición,  su primera y verdadera cita con el amor de su vida (el tabaco) fue durante una salida con un grupo de amigos donde Joseth cuenta: “En ese grupo había un cubano que estaba fumando y que comenzó a hablarme del tema mientras me invitaba a probar uno de los habanos y me enseñaba a fumar. Hacia muchísimo tiempo que yo estaba persiguiendo la idea de ser sommelier y en el 2011 comencé a estudiar en la escuela de sommelier aquí en Venezuela, que luego para mi suerte tenían habanos en el pensum”.  
tabaco,entrevista,mujeres,habano,sommelier
Joseth admite que aunque es un hobbie de los hombres, siempre ha estado al tanto de otras mujeres fumadoras de tabaco y esto la retrotrae a momentos en su juventud donde fantaseaba con ser una mujer sexy, y sobre todo, una mujer que sabe de tabacos. “La verdad es que yo desde niña he recordado a María Félix como un gran ícono de la mujer, súper sexy con un tabaco. La verdad es que lo veía como algo muy lejano, maravillosa y hermosa. Yo quiero verme como ella y quiero ser como ella”, comparte.
Mientras explicaba como había sido su primer encuentro, Joseth prende su puro y con mucha seriedad y mística empieza a hablar de cambiar la forma y la actitud con la que se pretende seguir manejando la industria tabacalera con respecto a las mujeres.
Por muy poco tiempo estudió en el High Training Educational Institute de Caracas, para el año 1998 y en un principio quería ser cocinera, por lo que reconoce la importancia de un buen producto, y dice, que en Venezuela tenemos gran potencial para exportar, en este caso no solo el ron sino también el cocuy, como el destilado perfecto para armonizar con el tabaco, y comenta: «La vía segura para armonizar los tabacos son los destilados como el ron, el whisky y el coñac. Esa es la asociación eterna. Sin embargo, ha habido una apertura bien interesante y hace dos años en el Festival del Habano en Cuba, se hizo una cata con Vodka Absolut y habanos, y entonces pensé: bueno pero si el cocuy es destilado ¿por qué no usar el cocuy?».
Es por ello que esta experta se está preparando para concursar en el próximo Festival del Habano ha realizarse en Cuba y eso es en lo que ha estado trabajando, para crear una bebida a base de cocuy, más allá del hecho de que los rones venezolanos sean maravillosos con los tabacos.
Una vez que logre su objetivo, busca posicionar también el tabaco venezolano como planta, como producto, como recurso en Venezuela y que se dé a conocer en el exterior, ya que según ella, tiene gran potencial no solo como tabaco, sino como acompañante de destilados de origen venezolano.
Los puros tienen personalidad, y es por ello, que deben casarse no solo con una buena bebida o chocolate, sino también con la persona que lo va a probar. Sobre todo si es por primera vez; de hecho cuenta que, hombre o mujer, la primera vez que se fuma un puro, debe ser con cuidado. “Para los principiantes, se comienzan con los sabores suaves, porque evidentemente si a la primera les das uno fuerte, pues más nunca querrán probar uno. Entonces para los principiantes las marcas como Cohiba, Romeo y Julieta y Hoyo de Monterrey todos ellos tienen sabores suaves”.
Para ella, el mejor tabaco venezolano es Patiño y su habano preferido es Vegueros, una marca cubana. “Ese me lo fumo, y me lo fumo con todo el placer del mundo, acompañado con ron añejo Santa Teresa 1796 y por supuesto no puede faltar un chocolate Franceschi, oscuro al 80%”.
Finalmente Joseth cuenta que quisiera abrir en Venezuela un club de fumadoras, tal como lo hicieron en Argentina y está segura de que muchas féminas querrán asociarse al club, lo que moverá una hebra importante dentro de la cultura tabacalera en nuestro país.
Agradecimientos especiales para: vitolas,tienda,habanos,tabacos,puros


 ]]>