Khroma: Una sanduchería con sello caraqueño

Khroma es una sanduchería con propuestas innovadoras: con panes de batata, maíz, ají dulce y pesto y rellenos como asado negro,o pulled pork con mojito

“Empezamos en febrero del 2019. Tuve la idea de armar una sanduchería, Khroma, porque fue lo que más me gustó de la carrera”.

Lo dice Francisco Mastrocesare, fundador y chef de Khroma Sanducherie. Es joven como su producto y un entusiasta de innovar cocinando. Estudió en el CVCG de Chuao y además tiene un curso de cocina realizado en Florencia, Italia.

El concepto es sencillo, por supuesto: son sándwiches o sánduches, como prefiere llamarlos. Pero son sándwiches como nunca los has probado en Caracas.

Khroma

“Creo mucho en el sánduche, porque es algo sencillo, pero puede llegar a ser muy gourmet, que a eso estamos apuntando. Elaborado, pero no deja de ser un plato fácil y amigable”.

Y así es. Puede ser desayuno, almuerzo o cena.

Lo interesante de este trabajo es que preparan sus panes. Cuentan con 4 de ellos, al igual que 4 tipos de sándwiches, por el momento: Un pan de pesto, un pan de batata, un pan de ají dulce y un pan de maíz.

La oferta

El americano. El pan es de batata, la proteína es costilla deshuesada, lleva salsa barbecue y ensalada de repollo.

El cubano. Pan de ají dulce, con pulled pork, mojito (básicamente cilantro en salsa) y salsa de maíz, que es maíz con un poquito de mayonesa.

 

El italiano. Es pan de pesto, pollo en salsa marinara, tomate deshidratado y queso mozzarella.

El venezolano. Con pan de maíz, tiene un sabor que recuerda a la cachapa, lleva asado negro y cebolla caramelizada.

Khroma

Este último sándwich nace de Ricardo Mastrocesare, hermano del chef. Él, junto a Marcelo Alarcón, llevan la parte económica y logística del negocio (igual de importante que la cocina, pero a los artistas no les gusta “sacar números”).

El nombre Khroma viene de los colores que le atribuyeron a cada pan. Así seguirán ideando más colores y más nacionalidades.

khroma

Foto: Pablo Hernández

“Queremos que cada persona tenga su sánduche favorito. Este año tenemos planeado crear más nacionalidades de sánduches y crear en el futuro uno  vegetariano, del cual hemos tenido mucha demanda”

Como todo proyecto culinario, es un reto en el país. El padre de los Mastrocesare (asesor honorario del negocio) siempre les aconsejó que era mejor vender bajito y en cantidad, que vender caro y vender poco.

“Ese es el reto mayor. Mantenerse baratos, porque los proveedores aumentan cada vez más. Empezamos comprando la costilla en 3 dólares el kilo y ya está en 6 dólares el kilo”, cuenta.

Dos ingenierios, un chef y un negocio de sándwiches delivery (sí, lo llevan a donde tú quieras). Los pedidos se aceptan jueves y viernes hasta las 12 del mediodía, también trabajan para eventos. Cuentan con un bolso térmico en su delivery para asegurar la frescura del producto.