<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La famosa heladería cubana &quot;Coppelia&quot; reabre sus puertas

Este martes reabrió la famosa heladería cubana Coppelia. Sin embargo, los habitantes de La Habana han tenido que durar horas en fila bajo un fuerte sol para poder adquirir alguno de los 10 sabores disponibles en el menú. 

La famosa heladería cubana &quot;Coppelia&quot; reabre sus puertas

Sin importar las altas temperaturas que azotan a la isla por la llegada del verano, miles de pobladores de La Habana han madrugado y esperado horas para entrar a Coppelia, mejor conocida como la «Catedral del Helado» de La Habana, que reabrió con altas expectativas y con sus espacios remozados y más de 10 sabores disponibles.
Las autoridades han hecho énfasis en la cantidad de sabores que se ofrecerá en este momento (cuando cerró apenas ofrecían dos o tres) y precisamente esto es lo que ha llamado la atención de los comensales.

heladeria coppelia

Créditos: Agencia EFE


Las filas rodeaban casi todos los costados  del emblemático edificio, situado en el corazón del Vedado habanero, donde las temperaturas han superado estos días los 35 grados.
Abierta en junio de 1966, Coppelia es una de las heladerías más grandes del mundo y su edificio fue diseñado por el arquitecto cubano Mario Girona, con notables influencias del modernismo italiano y suramericano.
La concepción socialista inspiró el uso común de sus espacios y aún hoy se mantiene la costumbre de compartir mesa con completos extraños aunque haya mesas libres.
heladería-coppelia

Créditos: Agencia EFE


La instalación se hizo famosa alrededor del mundo por ser el escenario de las primeras escenas del cine cubano «Fresa y Chocolate».
En abril pasado se anunció el cierre temporal de la heladería, muy criticada por la escasez de las raciones y las condiciones -la prensa estatal cubana ha publicado duros reportajes sobre las «bolas huecas» y la pobre higiene-, cuestiones que sin embargo no han hecho mella en la afluencia de público.
Las «bolas huecas» y raciones menguadas se deben, supuestamente, a que los empleados desvían el apreciado helado al mercado negro para «redondear» sus exiguos salarios.
Frente a las crecientes ofertas privadas, en su mayoría muy alejadas del bolsillo del cubano medio, cuyo salario no llega a los 30 dólares mensuales, Coppelia continúa como la opción más asequible para hacer una pausa y refrescar en el eterno verano cubano.
heladeria coppelia

Créditos: Agencia EFE


Dentro, los vendedores se afanan por atender las mesas repletas, que no permanecían vacías por más de cinco minutos, un ajetreo que contrasta con la tranquilidad del vacío salón «Cuatro Joyas», el único espacio climatizado y con precios en CUC (equivalente al dólar), cuya existencia pasa desapercibida en el bullicio.
Las paredes recién pintadas y la abundancia de sabores hacen surgir «esperanzas de mejora, pero es solo el primer día».]]>