<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La mística de la alimentación Kosher

La religión judía tiene una innegable conexión entre lo que consume, cómo lo consume y cuándo lo consume. Explicamos los preceptos de la alimentación Kosher

La mística de la alimentación Kosher

 

Una de las religiones monoteístas más antiguas es el judaísmo. Y la mística de la alimentación Kosher, la forma en que se nutren, es una de sus características principales desde hace siglos.

Samuel Truzman, teólogo y judío graduado del Rabbinical College of America, explica que en la mayoría de las corrientes judías, se concibe al humano como una dualidad entre cuerpo y alma, por lo que equilibrar esta dupla a través de la alimentación, es una de las razones más importantes de la existencia de cualquier humano:

«El cuerpo jala hacia la tierra y el alma hacia el cielo. El alimento es particularmente importante porque es lo que mantiene a ambas unidas. Es por esto que todo lo que se ingiere en el judaísmo es alimentación Kosher».  

Kosher, en pocas palabras, se refiere a aquella comida que es permitida consumir, pero curiosamente, esta palabra proviene de kesher que en hebreo significa conexión, a propósito de la importancia de mantener unidos el alma y el cuerpo, comenta Samuel:

«Para que la comida, que proviene de los animales sea considerado alimentación Kosher, el animal debe ser cuidado de una forma que no transgreda la prohibición de hacer sufrir a los animales. Así, también, se busca que los maten con el mínimo sufrimiento posible y con el mayor cuidado».

pan kosher

 

Preceptos de la alimentación Kosher

Después de asegurarse que el animal no haya sido tratado fuera de estos preceptos, bendecir los alimentos antes y después de comer también forma parte de las creencias de esta religión, comenta Truzman:

«Bendecimos a modo de agradecimiento. El tener comida, el reconocer que hay gente que no la tiene, el agradecer y no dar por sentado las cosas.

También existe una explicación mística que habla sobre los niveles espirituales en cada ser vivo. Estos niveles ubican al ser humano en la cúspide de dichos niveles, en cambio, los animales solo son animales y los vegetales también.

La diferencia radica en que estos pueden ser elevados si se consumen por los humanos, ya que utilizaríamos esta energía para ser mejores personas, meditar o hacer una buena acción.

Sin embargo, al no seguir estos preceptos, el ser humano puede caer en su propia inferioridad ya que desperdicia su potencial porque la energía que se adquiere de la comida también debería ser tratada con respeto.

Adán era vegetariano

Otros de los pensamientos que aparece en los libros sagrados está el que afirma que el ser humano, en su estado ideal, es vegetariano y que no debería depender de la vida de otros animales ya que Adán, el primer hombre, no consumía animales.

Comer animales se ha convertido más que en una premiación o un regocijo de la humanidad, en un estado y es la forma en que ahora se compone el mundo, ya que hay una cadena y hay niveles. Y las energías pueden ser elevadas a lugares donde nunca habían estado y transformadas, nos comenta Samuel:

«Comer animales es algo que viene después del diluvio, después del Arca de Noé. Y es algo que, de hecho, se menciona más a modo de transformación necesaria que de premiación».

Con respecto a las festividades, en el judaísmo casi todos estos eventos vienen acompañados de comida y se concibe como una forma de celebración. En el Shabat, así como en otras festividades, se bendice el vino para entrar en la santidad del día.

En estos casos no se ritualiza el vino como tal, simplemente se utiliza como forma de recibir el día que estamos a punto de vivir.

shabat3

Alimentos prohibidos

Tanto para las festividades como para todos los días del año, existen alimentos que están permitidos y otros que se encuentran prohibidos:

«Están permitidos los animales rumiantes y con pezuña hendida. De los pescados, aquellos que tienen aletas y escamas. Esto excluye al cerdo y los mariscos, entre otros animales».

Y recuerda que los alimentos no son benditos sino permitidos o prohibidos. La bendición depende de las personas.