<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La pícara cocina de Carúpano se sirve en un comedor secreto

La cocina de Carúpano encontró mesa en Caracas. Se trata de Casablanco Comedor, donde la chef Helena Moreno Blanco la sirve con guiños de otros países

La amplia costa de la Península de Paria mira hacia Trinidad y Tobago. Como buena vecina, esta isla compartió sus secretos culinarios y la cocina sucrense hizo se llenó de especias y sabores fuertes, que combinó con el gusto autóctono. Es así como ahora disfrutamos de la pícara cocina de Carúpano, de Río Caribe o de Güiria, entre otras zonas.

Con esta sazón creció la chef Helena Moreno Blanco, en Carúpano, pero la vida la aventuró por más sabores pues la llevó a vivir a Inglaterra y Caracas. Así que antes de graduarse en el Centro Venezolano de Capacitación Gastronómica, Helena ya contaba con un pentagrama gustativo variado y colorido.

chef Helena Moreno Casablanco

Ahora presenta esa cocina de Carúpano a su manera, en un comedor privado que, además, simboliza sus afectos. Casablanco Comedor funciona en lo que era la casa de su abuela, una quinta de hermosos muebles y espejos muy bien conservada. La comida se sirve en vajillas de colección.

 

Brunch y almuerzos

Casablanco Comedor ofrece brunchs y almuerzos en los que es posible escoger entre 15 propuestas distintas. En el brunch de estreno de Casablanco Comedor -que estuvo acompañado de los vinos de la bodega italiana Vignarosa y de los quesos Bufalinda- se sirvió un menú de degustación de 7 platos, todos con acento en la cocina del Oriente venezolano y guiños de otras latitudes, además de algunos obsequios adicionales por parte de la chef.

Una de estos detalles es el «pan chino» con el que Helena abre el apetito de sus comensales. Elaborado por el maestro panadero de Casablanco, Otoniel Morales, transporta a la infancia de todos los venezolanos, cuando en los restaurantes chinos servían generosamente servían generosamente esos bollitos redondos y que desaparecieron con la crisis actual.

pan chino

Otros panes que sirven son los muffins de cebollín y de aceituna negra, que se acompaña con crema de parmesano riggiano.

casablanco comedor

Entre los platos del menú de degustación se ofrecieron empanadas de cazón ahumado, queso y/o carne mechada; siu mai dim sum de pabellón y costillitas de cerdo al horno, cocinadas pacientemente a fuego lento, con salsa thai.

costillitas

También salmón ahumado en casa, servido en láminas, con huevos poché y polvo de tocineta; tiradito de curvina con arepa de morcilla carupanera; omelette con chorizo carupanero y ramen de olleta de cordero y vituallas entre los que se cuenta huevo duro, noodles, vegetales y hongos shitake.

Los postres, que elabora la chef repostera Claudia Valoz, se sirven en delicadas porciones individuales y suelen ser tartaletas de fresas, coco, chocolate o manzana, además de frutas.

postres casablanco

El equipo de cocina de Casablanco Comedor lo completa el sous chef Leonardo Sánchez.

Esas empanadas traviesas

La picardía de la cocina de Carúpano queda clara desde las entradas, especialmente en las empanadas de cazón ahumado. Pareciera que la chef encerrara su infancia entera en esos dorados sobres.

El cazón se ahuma en los altos de Casablanco y se combina con especias algo picantes que hacen un contraste explosivo con la  masa endulzada con papelón: Salado-dulce-picante, todo combinado en un mordisco.

 

empnadas de cocina de carupano

 

Con el mismo formato sirve también empanadas de carne mechada y queso blanco, para aquellos que prefieren los sabores de siempre. Es posible pedirlas combinadas.

¿Cómo se dice pabellón en chino?

Una auténtica propuesta de fusión son los siu mai de pabellón, una creación de Helena. Los siu mai, o shaomai entre tantas otras formas de llamarlos, son los bocaditos más populares de China y se preparan de distintas maneras según la región.

Por la técnica empleada, los siu mai que prepara Helena se asemejan a los cantoneses, pues son hechos de una fina lámina de masa al vapor. Lo diferente está en el relleno.

Cada plato contiene tres siu mai y, adentro, lo que podríamos llamar un pabellón con toques asiáticos y deconstruido.

cocina de carupano

Una de las empanadillas contiene plátano dulce cortado en microcuadritos y otro, preparación de caraotas. El tercero lleva la proteína pero, en vez de ser carne mechada, es un guiso de cerdo y camarón.

La piña como polizón del ceviche

A simple vista, el tiradito de Casablanco Comedor se parece a otros bien preparados y bien servidos. El toque sorpresa llega al probarlo.

El cítrico se dulcifica con un sabor que no es fácil de identificar en el primer bocado pero luego el retrogusto lo va desvelando: piña.

tiradito casablanco comedor

Con una emulsión de piña combinada con la tradicional leche de tigre -la marinada del ceviche, hecha básicamente de limón, cebolla y el sabor que suelta el pescado- y cilantro, la chef logra un tiradito amable que se acompaña con una conchita de arepa de morcilla.

Todo el menú está concebido para disfrutar sin apuros de esa cocina de Carúpano, de manera de poder percibir las variadas notas gustativas del pentagrama de fusión carupanera que creó Helena.

Coordenadas

Dónde. Casablanco Comedor está ubicado en una calle privada de El Cafetal. La dirección se comparte al reservar.

Horario. Viernes de 4 a 12 pm, sábados de 12 a 5 pm y domingos de 11 a 4 am a partir de las 10 am.

Qué ofrece. Brunchs y almuerzos. El espacio también se presta para almuerzos privados como bautizos, cumpleaños y primeras comuniones. Se puede servir un menú fijo en esos casos.

Reservación. Indispensable reservar cupo por el Whatsapp 0412-958.6863.

Precio. Entrada, principal y postre, seleccionados por el propio comensal, más tres copas de vino, 42 dólares por adulto.

Instagram. @Casablancocomedor 

Todas las fotos de este trabajo son de Raymar Velásquez, @menucallejero