<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Mujeres en la alta cocina: Yeczabel Molina

El 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer. Por eso, Bienmesabe ofrecerá, cada domingo de este mes, una entrevista con una mujer que se desempeña en la alta cocina venezolana. Hoy presentamos a la chef Yeczabel Molina, de SantoBokado

Mujeres en la alta cocina: Yeczabel Molina

Yeczabel Molina es la chef pastelera de SantoBokado. Estudió cocina en la Academia de Artes Culinarias de Caracas, AACC. «Mi trabajo es el mejor del mundo, amo comer y amo cocinar. Ver la reacción de la gente cuando come algo que creaste es una de las mejores cosas que pasan en la vida».

Todo comenzó desde muy pequeña

«En la escuela donde estudié había una materia que se llamaba ‘hogar’ y allí nos enseñaban a tejer, planchar, dibujar y cocinar. En esas clases nos enseñaron a hacer ‘pompones de galleta maría’. Básicamente eran trufas de galleta triturada con mucha leche condensada, pasadas por chispas de chocolate».

«Me enamoré de esa receta y obligué a mi papá a comprar las cosas para prepararlas en la casa. A esa edad no entendía mucho el tema del orden y la limpieza, la cocina quedó hecha un desastre, pero mis pompones quedaron deliciosos. Ese fue el primer plato que preparé y del que me sentí orgullosa porque lo hice yo solita».

Trayectoria profesional 

«Cuando inicié clases en la Academia de Artes Culinarias de Caracas, desde la primera semana sabía que estudiar cocina era lo mejor que me estaba pasando en la vida.

Las clases, los profesores, las tareas, todo era un nuevo mundo demasiado interesante y el ansia de saber más y descubrir que todo en la cocina tenía una razón de ser fue increíble».

Yeczabel Molina

Con tan solo 4 meses estudiando, Yeczabel comenzó a hacer pasantías en Tríptico Restaurante de La Cuadra Gastronómica.

«Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado, porque el aprendizaje fue infinito».

«Las jornadas eran largas, llegaba entre 9 y 10 am para salir a las 2 am. Todo el día de pie, con una sola comida y muchas horas de movimiento. Cualquiera diría que es una locura, pero no me importaba, de hecho, llegaba todas las noches a contarle las anécdotas a mi abuela y a mi tía, emocionada por el día siguiente».

«Decidí retirarme luego de un año y medio, para comenzar con mi emprendimiento de dulces Alohomora dessert (@alohomoradessert), que vendía profiteroles, tortas de profiteroles y tartaletas. Era un proyecto que me encantaba, pero por situación país no duró mucho.

En esa época recibí la llamada de una de mis profesoras en la AACC para ofrecerme el puesto de instructora de pastelería en la escuela, y obviamente, acepté.

Fue un año loquísimo, daba clases de pastelería y de técnicas básicas y terminé siendo coordinadora académica de la escuela. Aprendí mucho sobre el manejo de presión, porque ser instructora de personas mayores que tú es muy difícil».

SantoBokado

Un día, sonó el teléfono de Yeczabel con una llamada de Luis Gómez: «Hay una vacante para pastelería en SantoBokado ¿Quieres venir a hacer la entrevista?». Gritó de la emoción y al día siguiente estaba allí, entrevistándose con el sous chef. Dos semanas después, entraba a las 9 am y salía a las 3 am y ella se sentía en ¡la gloria!

«Ya tengo dos años y medio siendo cocinera y pastelera de este restaurante, formando parte del equipo de creatividad y coordinando el servicio de catering.

En resumen, son 6 años siendo una cocinera feliz, creando platos salados y postres que se parecen a mí, delicados, irreverentes y que traen un recuerdo o añoranza».

Yeczabel Molina

Trayectoria

Una de las cosas más difíciles, pero increíbles, que hizo Yeczabel como cocinera, fue participar en el segundo aniversario de SantoBokado.

En un mes se celebraron cuatro cenas con cuatro chefs distintos, en las que cada uno tenía un menú de 14 tiempos y 50 comandas que recibir.

En esa oportunidad, Yeczabel trabajó con Carlos García, Johanna De Freitas, Mauricio Morales, Iván García, José Antonio Casanova, Yugleimis Gonzalez y Elisa Bermúdez.

Ese mes fue la locura. El cansancio, las horas sin dormir, no tener días libres. Pero la gratificación de trabajar con esos grandes, de diseñar junto a Beto Puerta y de aprender todos los días con Iván y Ana Puerta, de la gerencia de Santo Bokado, es sin duda alguna de las cosas que repetiría 100 veces de ser necesario.

«Hace poco descubrí que me encanta la fotografía de alimentos y la producción que eso requiere».

Yeczabel Molina

«Hacer settings o styling es súper divertido. He tenido la oportunidad de probar y experimentar diferentes maneras de ponerlo en práctica con Eliézer, mejor conocido como Hershey, Gustavo Aristeguieta y Alejandra Useche.

En algún momento me gustaría aprender con Patricia Carmona y Samuel Kaufman, que son una referencia en ese tema».

¿Por qué sigue en Venezuela?

La pregunta con la respuesta más difícil de entender para muchas personas es por qué talentos como Yeczabel siguen en Venezuela.

«No me quiero ir porque hay demasiado trabajo por hacer, hay demasiados platos y postres que crear», dice. Y remata con una certera frase:

«Mientras unos botan el pan duro, otros hacemos torta de pan».

Coordenadas

Instagram @yeczabelmb